Argentina

article title

Ricardo Gareca, de héroe a villano en 32 años

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

A falta de dos partidos para la conclusión de la fase de clasificación al Mundial 2018 de Rusia, la selección argentina es quinta, en posición de una repesca que le enfrentaría a Nueva Zelanda. Por detrás tiene a Chile, solo un punto por debajo, y Paraguay, tan solo tres. Una derrota en el próximo choque podría dejarle al borde del precipicio, pero con una victoria tendría el billete a la Copa del Mundo en el bolsillo.

Su rival, Perú, marcha cuarto en la tabla. Hacía mucho que no estaba tan cerca de una cita mundialista. Los triunfos frente a Bolivia y Ecuador (histórica victoria en Quito) permiten soñar a un combinado que no juega este torneo desde 1982 (España). Las bajas de André Carrillo, Christian Cueva, Paolo Hurtado y Christian Ramos (todas por amonestaciones) no minan la ilusión de un país que cree ciegamente en ganar a la Albiceleste.

En la Bombonera, estadio que dicen que late cuando los hinchas de Boca saltan (la propia federación peruana pidió a la FIFA que se jugara en otro campo por falta de seguridad), Ricardo Gareca tratará de lograr una machada para Perú, 32 años después de la conseguida para su propio país. Y es que el entonces delantero argentino, internacional en 20 ocasiones con la Albiceleste, anotó un gol salvador para, precisamente, clasificar a Argentina al Mundial de 1986. El rival… Perú.

Fue un 30 de junio de 1985, en un abarrotado Monumental. Argentina perdía 2-1 a falta de diez minutos y la repesca era segura ante Chile. La derrota colocaba a Perú en primera posición de su grupo y le daba el pase directo a México. Gareca, suplente, entró al campo y en el 80′ aprovechó un rechazo del palo tras disparo de Passarella desde la derecha para meterse con el balón en la portería y desatar la locura en Buenos Aires. Argentina, en México. Perú, fuera del Mundial tras caer ante Chile en la repesca.

 

 

Gareca no fue convocado para la Copa del Mundo, en el que la Albiceleste se coronó campeona. “No estaba bien anímicamente, tenía expectativas muy importantes en la Selección y no se me cumplieron, fue un golpe muy duro no ir al Mundial“, recuerda el ahora técnico. Nunca estuvo en una cita mundialista, pero 32 años después lo puede conseguir con el país al que dejó fuera. Entonces, destrozó toda esperanza peruana. Hoy, puede decir que ha recuperado la fe.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados