Celta

article title

La receta del éxito del Celta de Berizzo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El técnico argentino Eduardo Berizzo creó un ecosistema perfecto en la ciudad de Vigo y hoy el Celta puede presumir de tener un equipo hermanado en torno a una idea que entusiasma a su afición. El éxito de la Copa fue una muestra de cómo funciona este grupo singular de jugadores. Todos ellos fueron recibidos por millares de hinchas a las puertas de Balaídos y el suceso se repitió a la salida, una vez conseguida la eliminación del Real Madrid.

Por segunda vez consecutiva, el modesto conjunto gallego accedió a las semifinales del torneo. Si la pasada temporada eliminó contra todo pronóstico al Atlético de Madrid, esta vez le tocó lograr la idéntica proeza ante el campeón de Europa. Todo un éxito para un equipo que defiende el orgullo de una ciudad de 295.000 habitantes.

Berizzo es hoy uno de los entrenadores más apreciados de La Liga, un técnico capaz de demostrar que se puede luchar contra equipos grandes si se cree en una idea futbolística y se vive ésta con emoción. “El triunfo es de los jugadores. Me alegro muchísimo de lo que han conseguido. Lo ganaron los futbolistas y les felicito”, explicó el preparador argentino tras la eliminación del Real Madrid. Atendió así a uno de los códigos del fútbol que mejor funciona dentro de un plantel: la modestia del técnico y el halago a los jugadores.

Leer más: El lugar en el mundo de Iago Aspas

Todo el plantel se identifica con Berizzo y los jugadores le siguen en su exigente propuesta futbolística, que pide un enorme esfuerzo físico y una inquebrantable fe en una idea: se puede ganar a cualquiera. De hecho, esta misma temporada también derrotó 4-3 al Barcelona en Liga. No sólo eso, sino que el preparador argentino fue capaz en estos años de forjar futbolistas que hoy valen mucho más que hace dos años, jugadores como Iago Aspas, ‘Tucu’ Hernández, Daniel Wass, Marcelo Díaz, Theo Bongonda o John Guidetti.

El chileno Fabián Orellana se salió del redil a comienzos de año al discutir al entrenador y a éste no le tembló el pulso para apartarlo del equipo y asegurar que el delantero no volvería a jugar más con él. Su directiva, lejos de rebatir la opinión del entrenador sobre una de las estrellas del equipo, reforzó plenamente a Berizzo. Esto es hoy el Celta, un equipo admirado por la pasión de su fútbol y una propuesta valiente. Por eso regresa a las semifinales de la Copa del Rey. Y, como pretende Berizzo, no se cree inferior a nadie. Así lo proclamó el lateral Jonny, cuando dijo: “Los otros equipos también nos tienen que tener miedo a nosotros porque somos un quebradero de cabeza para todos”.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados