Real Madrid

article title

Real Madrid y la pólvora mojada

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Lejos de la exuberancia goleadora manifestada durante los últimos años, el Real Madrid se quedó sin pólvora en el comienzo de la presente temporada, una forma de explicar los sorprendentes tropiezos en su estadio y lo que le cuesta ganar partidos.

El Santiago Bernabéu vivió el martes otro “déjà vu”, una historia ya repetida durante las últimas semanas. El Tottenham empató 1-1 en la tercera jornada de la Liga de Campeones de fútbol después de que los blancos realizaran un nuevo ejercicio estéril de puntería para dejarse más puntos en su estadio.

La estadística es curiosa: el Real Madrid cosechó una derrota y tres empates en los siete encuentros jugados en casa esta temporada, pero en cambio cuenta por victorias todos sus partidos disputados en campo contrario.

El conjunto de Zinedine Zidane suma 14 goles menos que los anotados la pasada temporada a estas alturas de campaña. Uno por encuentro, nada menos. Es una cifra demoledora que habla del pobre rendimiento estadístico de sus delanteros, y más teniendo en cuenta que el equipo sigue generando numerosas ocasiones de gol.

Ante el Tottenham fue más de lo mismo y su arquero, Hugo Lloris, salió coronado como la gran figura del encuentro. Igual que antes ocurrió con el portero del Valencia, Neto, el del Levante, Raúl Fernández, o el del Betis, Antonio Adán.

La falta de gol propicia que al Real Madrid le cueste una enormidad no sólo cerrar los encuentros, sino ganar. Siempre deja una posibilidad al adversario. También ocurrió ante el Tottenham, que incluso tuvo ocasiones claras de vencer al final, o incluso el sábado ante el modesto Getafe, al que sólo pudo derrotar por 2-1 gracias a un tanto de Cristiano Ronaldo al límite después de desperdiciar otro saco de ocasiones.

De nuevo, la crítica se posó hoy sobre un delantero como Karim Benzema, recientemente renovado hasta 2021. Ante el Tottenham erró dos oportunidades increíbles que pudieron decantar el triunfo del lado blanco. El francés -autor de un gol ante el Getafe- dio a sus numerosos detractores motivos para la ira.

Mientras, y como suele ser habitual en tiempos de dudas, a la memoria llegan quienes ya no están. Por ejemplo, Álvaro Morata y Mariano, delanteros que abandonaron el Real Madrid al final de la pasada temporada y que triunfan en sus destinos, Chelsea y Olympique de Lyon, respectivamente.

También es cierto que sus delanteros no tuvieron continuidad. Cristiano Ronaldo se perdió los cuatro primeros partidos de la Liga española por una sanción, Benzema acaba de reaparecer tras una lesión muscular y Gareth Bale es inquilino casi permanente de la enfermería.

Entre unas cosas y otras, la famosa “BBC” -Benzema, Bale y Cristiano- no juega junta desde el 23 de abril, cuando perdió 3-2 ante el Barcelona en el Santiago Bernabéu en la Liga española.

Sin embargo, Zidane mantiene la calma y sigue pensando que todo es cuestión de rachas, que el gol llegará si se siguen generando las ocasiones que actualmente se crean.

Lo que tenemos que hacer es insistir. No lo estamos haciendo mal. Hemos tenido un comienzo de Liga complicado en casa. Podemos hacerlo mejor y vamos a intentarlo”, declaró tras el empate ante el Tottenham.

Lo que sucede es que mientras la racha se invierte, el Real Madrid queda a cinco puntos del Barcelona en la Liga española y casi con la obligación de ganar al Tottenham en Wembley en su próximo partido de la Liga de Campeones si quiere asegurar pronto su clasificación para octavos y ser primero en su grupo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados