Real Madrid

article title

Real Madrid, un alumno peculiar

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La velocidad de un mensaje neuronal suele ser impactante, tan impactante que puede alcanzar hasta los cien metros por segundo. Acorde a esto, el Madrid lo duplica. Esto, ni se compra ni se cambia, valor intangible del equipo, el Madrid nació con ello. Anoche se acusó, se pensaba que con esto se mataba a la cebra y la cebra acabó matando al león. Con el paso de los minutos, la velocidad fue disminuyendo convirtiéndose en una muerte lenta y aciaga.

Cabeza: Por momentos de la primera parte, el Madrid se sintió invulnerable. Se movía el esférico de un lado para otro con ese valor intangible. El calor del público acompañaba, algún rayo aún atrevía a asomarse por los vomitorios del graderío y Kroos y en especial Marcelo parecían tener el depósito más que lleno. Pese al intento de los bianconeros por hacerse con la pelota durante los primeros compases para frenar esa salida en tromba. El Madrid cumplió, estorbó, anotó, cumplió y pudo irse con una ventaja mayor al descanso. En la toma de decisiones, de algunas jugadas individuales no llegó a estar acertado y el cúmulo de centros laterales en el segundo tiempo hicieron que acabara perdiendo la cabeza.

Piernas: Coman o Llorente daban más miedo que todo el banquillo local. No es la primera vez que ocurre. La falta de recursos origina los tardíos cambios de Carletto y con ello la fatiga acumulada. Tras el minuto 58, faltaron piernas, movilidad, desbordes, pases interiores. Chicharito, creyentes hasta el final en todo esto. Intentó generar el bien común y tapar todos esos huecos. Estuvo soberbio en el intento y nefasto en la ejecución, no pudo hacer nada.

Corazón: El marcador anuncia 0-17 a favor de Dallas. Camino a los vestuarios, una reportera le pregunta a McGinty -entrenador de los Sentinels de Washington- por la fórmula que necesita el equipo para remontar a lo que el entrenador le responde “Corazón…millas y millas de corazón”, anoche no hubo nadie que lo pusiera, ni al menos que lo propusiera. No se recuerda una remontada a corto plazo en años y la gente sigue creyendo, Concha Espina sigue siendo un fervor de hinchas expectantes a la llegada del autocar para el previo aliento al comienzo del choque. Anoche en el 85, vi gente marcharse del estadio. Supongo que en el corazón quedaba Lisboa, en la cabeza, visto lo visto, poco más que frustración, nadie creyó.

MADRID, SPAIN - MAY 13:  Cristiano Ronaldo of Real Madrid reacts after a missed chance on goal during the UEFA Champions League Semi Final, second leg match between Real Madrid and Juventus at Estadio Santiago Bernabeu on May 13, 2015 in Madrid, Spain.  (Photo by Gonzalo Arroyo Moreno/Getty Images)

MADRID, SPAIN – MAY 13: Cristiano Ronaldo of Real Madrid reacts after a missed chance on goal during the UEFA Champions League Semi Final, second leg match between Real Madrid and Juventus at Estadio Santiago Bernabeu on May 13, 2015 in Madrid, Spain. (Photo by Gonzalo Arroyo Moreno/Getty Images)

La velocidad inicial disminuyó y el Madrid mostró sus carencias más notorias, la cabeza y las piernas. Un equipo sin un estilo de juego indefinido. “Porteros que no paran, mediapuntas que ejercen de mediocentros, laterales que pasan más tiempo en el área rival que en el campo propio, delanteros que viven del pase o alineaciones sin jugadores que individualmente tengan capacidad de recuperar el balón.” como bien relata Guillermo Valverde para Marcador Internacional. Con esto, se dependió de alguna gesto técnico. Benzema pasó, Bale erró, Chicharito lo intentó y Cristiano no apareció y entonces ahí quedó la cosa. Sin nada en el banquillo, con todo sobre el verde y a falta de ideas, también falló el corazón. Casillas aún haciendo un partido notable, sentó las bases de su tumba desperdiciando la última jugada de ataque transformando erróneamente un saque de banda. El Bernabéu marchó antes de hora y Ramos -el último gran genio- quedó sentado sobre el césped, arrepintiéndose sobre la ocasión perdida.

El Madrid, un alumno peculiar en esto de la Champions se la jugó todo a una carta. Teniendo asignaturas pendientes, centró sus ojos sobre esta, su última bala. La euforia de Chicharito ante el Atlético, el sorteo que deparaba una vuelta en el Bernabéu y una Juve que no permutaba por estos bares desde 2002 hacían a muchos reservar estancia en Berlín. El fútbol que todo lo paga, acabó suspendiendo al alumno. Al que más tiene suele ser el que más se le exige. El Madrid irá a Junio, probablemente por exceso de confianza. Dicho esto, esperemos que reflexione, hinque los codos y saque algo de esto. De lo contrario, subiendo al despacho, no habremos aprendido nada.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados