Fútbol alemán

article title

RB Leipzig, ¿un Goliat disfrazado de David?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Cuando se habla del RB Leipzig, a buen seguro que la palabra “revelación” va en la misma frase. Y es que con tan solo siete años de historia, el club es una de las sensaciones de Alemania y del fútbol europeo. Desde su nacimiento en 2009, el club germano ha logrado cuatro ascensos, hasta llegar a la máxima categoría del fútbol alemán en 2016: la Bundesliga. Un club que comenzó compitiendo en la quinta división del país (Oberliga) y que actualmente es colíder de una de las grandes ligas europeas junto al todopoderoso Bayern Munich. Sin embargo, pese a que muchos ven en este conjunto al ‘nuevo Leicester City‘, la realidad es que no despierta, ni mucho menos, la misma simpatía que el club inglés. Sobre todo en Alemania.

Lejos de tratarse de un club modesto que ha ido escalando hasta la cima, el RB Leipzig es más bien un proyecto multimillonario de la marca Red Bull. Así pues, en 2009, Dietrich Mateschitz, fundador de la compañía Red Bull GmbH, aconsejado por su amigo Franz Beckembauer, decidió invertir en el fútbol alemán. Para ello, crearon un club nuevo que, por motivos legales, tuvo que empezar compitiendo en la quinta división alemana. Previamente tuvieron que comprar la plaza del SSV Markranstädt por 350.000 euros. El proyecto comenzaba a andar en la 2009/2010.

Los objetivos eran claros: llegar a la máxima categoría en ocho años e invertir una cantidad cercana a los 100 millones en diez años. El RB Leipzig empezaba así a competir bajo el nombre de RassenBallsport Leipzig (“deporte de pelota en césped”), simplificado en RB Leipzig, en referencia a la marca propietaria. Esto se debe a que en Alemania existe una prohibición sobre la aparición de marcas comerciales en los nombres de los equipos. En una jugada maestra, Red Bull consiguió colocar sus iniciales hábilmente en el nombre del club.

Desde sus inicios, el RB Leipzig ya supo lo que iba a ser su andadura en Alemania. En un país con una tradición futbolística tan arraigada, la idea de que una gran marca ‘se inventara’ un equipo era el ejemplo perfecto de mercantilización del fútbol. Sin embargo, pese al rechazo que generaba -boicot inicial del resto de equipos de la ciudad incluido-, el club logró asentarse como un equipo competitivo.

En su primera temporada logró el primer ascenso de categoría. Hubo que esperar hasta 2013 para ver al RB Leipzig en la tercera división alemana. Dos ascensos en tres años le llevaron en 2016 a la Bundesliga. El primer objetivo del equipo estaba más que cumplido: habían logrado llegar a la máxima categoría en menos de ocho años. Pero, ¿qué hay del dinero?

En el verano de 2014, cuando el club acababa de aterrizar en la segunda división, el conjunto se gastó 23 millones en fichajes. Al año siguiente, tras no lograr el ascenso, desembolsó otros 26 ‘kilos’. Estas cifras fueron un récord para la categoría. Finalmente, el verano pasado, certificada ya su llegada a la Bundesliga, el gasto en jugadores fue de 50 millones, unas cifras al nivel de los grandes clubes del país. Su inesperada irrupción y su política de fichajes acrecentaron el recelo de las aficiones rivales.

Timo Werner, estrella del RB Leipzig | Getty

Estreno inmejorable en la Bundesliga

Esta temporada no ha podido empezar de mejor manera para el RB Leipzig. Lejos de mostrar un nivel propio de un equipo recién ascendido, hemos tenido que esperar hasta la jornada 14 para ver su primera derrota. El tropiezo frente al colista Ingolstadt le sitúa en el segundo puesto de la tabla igualado a puntos con el Bayern Munich. Su racha de trece partidos invicto y las ocho victorias consecutivas son un hito para un club que se estrena en la categoría. El espectacular inicio le ha convertido en el mejor debutante de la historia de la Bundesliga.

Así pues, con casi media temporada disputada, el RB Leipzig parece el equipo mejor situado para disputarle el título al equipo de Carlo Ancelotti. De resultar campeón, el club de Sajonia igualará la gesta del Kaiserslautern, que en 1998 ganó la Bundesliga en el año de su ascenso. De ser así, el fútbol podría ser testigo de un nuevo episodio de ‘un David venciendo a un Goliat’. ¿O no?

Pese a que las semejanzas con equipos como el Leicester City puedan parecer obvias, el RB Leipzig no está encontrando en el resto de clubes la admiración que sí logró el conjunto de Claudio Ranieri. Sus importantes desembolsos le alejan de esa imagen de club modesto y su corta historia parece ser contraria a la tradición alemana en torno al fútbol. Muchos ven en el equipo de Red Bull la ejemplificación de ese ‘fútbol moderno’ que tanto rechazo crea.

No obstante, con una política basada en apostar por jugadores jóvenes, el RB Leipzig está luchando de tú a tú frente al Bayern Munich, dueño y señor de la competición los últimos años. Además, su irrupción ha vuelto a poner al fútbol de la antigua Alemania del Este cerca de la élite, una zona castigada en este sentido tras la caída del Muro de Berlín. En mayo tocará valorar el balance de este conjunto, aunque de primeras, lejos de las críticas que despierta, ya logra el reconocimiento que supone estar aguantando el pulso al Bayern de Ancelotti con la plantilla más joven de la competición.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados