Rayo Vallecano

article title

Rayo Vallecano, ejemplo de humanidad

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El Rayo lo ha vuelto a hacer. Un gesto brillante y humano. Una acción solidaria admirable de la que muchos deberían aprender. Fue hace unos días cuando  el periodista Isaac Fouto hacía pública una terrible noticia: el portero nigeriano y ex rayista,  Wilfred Agbonavbare, padece cáncer en estado avanzado a sus 48 años de edad. Se informaba además que esta leyenda del club madrileño se encontraba hospitalizado, pasando por una situación complicada y sin la compañía de sus seres queridos.

Fue en este momento cuando el Rayo Vallecano volvió a mostrar su cara más solidaria. Una vez conocida la noticia, el club decidió tomar cartas en el asunto y ayudar, en todo lo posible, a Wilfred. El equipo se prestó para pagar el viaje de los tres hijos del portero, que residen en Nigeria, con la única intención de que estén al lado de su padre en estos momentos tan complicados.

Wilfred vivió su etapa más dorada en el fútbol en el estadio del Rayo Vallecano. Su seguridad y coraje bajo palos le hicieron ser una de las mejores figuras del equipo de los años 90. Se metió a la afición en el bolsillo, y le bautizaron como el ‘Gato de Vallecas’. Convertido en toda una leyenda, Wilfred se retiró del fútbol para convertirse en entrenador de porteros, mientras trabajaba simultáneamente en una empresa de paquetería a domicilio y ganándose la vida.

Esta no es la única vez que el equipo que dirige Paco Jémez es noticia por ayudar y tener un gesto solidario con el ser humano. Hace unos meses, el Rayo anunció que ayudaría a Carmen, una mujer de 85 añosque se veía obligada a abandonar su casa por haber avalado a su hijo. El club rayista decidió, encabezado por Paco Jémez, ofrecer la ayuda necesaria a Carmen para pagar todas sus deudas y conseguir detener su desahucio inminente.

El Rayo Vallecano se ha convertido en una ejemplo a seguir, de solidaridad, de empatía y humanidad. Un club modesto, de barrio, sin ningún tipo de lujos, pero con mucho corazón. Una vez más el fútbol nos muestra su mejor cara.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados