Athletic

article title

Raúl García y Atlético de Madrid: historia de un idilio especial

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El domingo a las 16:15 el actual jugador del Athletic Club, Raúl García, volverá a enfrentarse a un equipo que no sólo tuvo la suerte de disfrutar durante siete temporadas de un magnífico futbolista, sino que también marcó una etapa muy importante en la vida del jugador navarro. Y es que el Atlético de Madrid no sólo fue testigo del crecimiento a nivel futbolístico de Raúl García, sino que el hecho de llegar prácticamente siendo casi un niño al club colchonero le sirvió para madurar también como persona. Todo en parte relacionado con la especial conexión que poco a poco, en especial a partir de la llegada del ‘Cholo’, fue experimentando un hombre cuyos valores inculcados por sus padres de pequeño, se verían identificados con la principal seña de identidad del equipo de Simeone : trabajo, esfuerzo y que si se cree se pueden conseguir las cosas.

Virtudes que quedan reflejadas en esa progresión como futbolista a la que aludíamos, porque en un principio nadie regaló nada a un Raúl García que empezaba su carrera de rojiblanco en el año 2007 con el rol de mediocentro organizador. Una posición desde la que contribuyó como titular a levantar la Europa League de la temporada 2009-2010 ante el Fulham y la Supercopa de Europa de la campaña siguiente frente al Inter de Milán. Campaña en la que, sin embargo, el no disfrutar de muchos minutos en Liga le hizo regresar cedido al año siguiente a su club de procedencia, el Osasuna.

Sería ya en la temporada 2012-2013 cuando, ya con Simeone en el banquillo, Raúl García volvería a formar parte de la plantilla del Atlético con un papel más acorde a sus características como el de centrocampista llegador. El inicio de una segunda etapa como colchonero en la que en un principio no llegó a ser titular indiscutible, pero que empezaría con la conquista de una nueva Supercopa de Europa ante el Chelsea y de la Copa del Rey frente al Real Madrid en el Santiago Bernabéu. Éxitos con los que afrontaba, ya como uno de los capitanes, una campaña 2013-2014 de inolvidable recuerdo para los atléticos, pues se ganó la Liga 18 años después, con una destacada aportación goleadora del navarro, y se perdió la final de Champions frente al eterno rival en Lisboa.

Sin duda, Raúl García pertenece a este escudo | Getty

Sensación amarga que quedó algo aliviada al conquistar, de nuevo ante el Madrid, la Supercopa de España del curso siguiente con gol incluido de un titular Raúl García en el partido de ida. Temporada que sería la última en el Atlético de Madrid de un hombre que se marcharía como el jugador colchonero con más partidos en la Champions League por delante de Luis Aragonés, y con más participaciones en competición internacional por delante de Adelardo.

Un historial sin duda brillante de un jugador que superó los 300 partidos con la camiseta del Atlético de Madrid y que se ha convertido gracias a su carisma y profesionalidad en historia reciente de un club al que nunca llegó a sacar de su corazón. Un club al que quiso acompañar en San Siro en la final de Champions para sufrir con él, y del que se llevó consigo a jugadores, cuerpo técnico, directiva y afición. Un club donde, en definitiva, se ganó el respeto de todos haciendo lo que mejor sabe y lo que este domingo volverá a repetir en San Mamés en favor del Athletic, trabajar para ganar.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados