Real Oviedo

article title

Ramón Folch, el timón de Anquela hacia la consecución de un sueño

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Trabajo, humildad y perseverancia, aunque no son cualidades meramente futbolísticas. Como jugador, diría que bien técnicamente y bueno tácticamente”. Así de definía Ramón Folch Frígola hace tan sólo tres meses, cuando concedía una extensa entrevista a Sphera Sports como uno de los jugadores más destacados de la temporada que recientemente ha llegado a su fin en la categoría de plata. Nadie como uno mismo para reconocer sus virtudes, el jugador tarraconense encontró en tres palabras la perfecta definición de su estilo de juego.

En el día de hoy, Ramón Folch se ha convertido oficialmente en jugador del Real Oviedo, hoy el centrocampista total que ha deslumbrado en Reus llega el Principado de Asturias para tomar la manija del timón de un barco cuyo destino es la consecución de un sueño: el retorno a Primera División. No ha debido resultar una decisión sencilla para el jugador abandonar el club de su vida, el de su ciudad, con el que vivió una relación intermitente para culminar triunfando y demostrando que no sólo era válido para el equipo, sino que era capaz de dirigirlo desde la sala de máquinas con maestría.

cfreusdeportiu.com

Porque efectivamente, las tres cualidades con las que se define no son aspectos exclusivamente futbolísticos. Sin embargo, son vitales, fundamentales para lograr destacar, y más en una categoría de un nivel de exigencia tan elevado. Tal vez superar un momento duro a la temprana edad de 12 años, cuando se rompió tibia y peroné y el doctor que le operó vaticinó que no podría continuar practicando el deporte que llenaba su vida, le ayudó a comprender la importancia de mantener los pies en el suelo. En el suelo y en el césped, su hábitat natural, en el que mejor se desenvuelve, donde muestra un repertorio que le permite convertirse en un líder silencioso.

Relatábamos la dificultad de decidir que llegó la hora de abandonar el hogar. Mas si quien llama a la puerta es un histórico como el Real Oviedo, la oportunidad no se ha de escapar. A buen seguro, que éste fue uno de los motivos fundamentales que llevó al capitán del Reus a apostar por una salida, y es que el destino está lleno de atractivos. Llega Folch a un club que ha sufrido una larga espera para volver a Segunda División y que da la sensación de que no desea alargar durante tanto tiempo un nuevo ascenso, en esta ocasión a su lugar natural, esta vez a Primera División.

El reto es de aquellos que ilusionan en igual medida que infunden respeto. Pero no es Ramón de aquellos que se arrugan ante los desafíos. Un jugador que, como continúa definiéndose, es rico técnicamente, con capacidad más que sobrada para dirigir al equipo, buen desplazamiento de balón tanto en corto como en largo, capaz de leer las necesidades del juego en cada momento del partido, en cada jugada, minimizando el riesgo de error en la construcción al mínimo. Pero sobre todo, bueno tácticamente. Él mismo, en su definición, deja entrever que su mayor virtud futbolística es su capacidad táctica. Colocación, lectura del juego, rigor táctico y liderazgo. La del Real Oviedo con Ramón Folch es una apuesta segura, rédito obtenido de antemano. Un centrocampista total, capaz de liderar sobre el campo el proyecto que Anquela debe dirigir hacia la cima. Los aficionados del Real Oviedo deben estar tranquilos, incluso ilusionados. Porque Folch representa la ilusión, la capacidad para dirigir al bloque hacia la magia del ascenso.

Imágenes | cfreusdeportiu.com

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados