Fútbol inglés

article title

Rafa Benítez y su aventura en el Tyneside

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El tumultuoso ciclo Pardew se vio bruscamente clausurado el año pasado con la salida del criticado técnico destino Selhurst Park, donde ya jugó en su época de futbolista. El extraño contrato de ocho temporadas que firmó gracias a la bondad de Mike Ashley fue roto por el propio entrenador que necesitaba un cambio de aires, que benefició a todas las partes, al propio Pardew a los aficionados que veían cumplido su petición de ver salir a Alan del Tyneside y a Mike Ashley que evitaba pagar una multimillonaria indemnización en caso del más que probable despido.

Se cerró un ciclo de más de cuatro años con la llegada de John Carver al banquillo de St. Jame’s Park. El ‘hombre de la casa’ no tuvo un mal comienzo, ganó a un rival directo fuera de casa dando una buena imagen. 0-3 al Hull City, y en sus dos partidos posteriores consiguió sendos empates. Pero a partir de ahí, todo fue cuesta abajo y sin frenos. 10 derrotas en 13 partidos consiguiendo solo 7 de los últimos 39 puntos en la Premier League de la temporada 2014/2015.

El horizonte se abrió en verano con la llegada del deseado Steve McClaren, que había fracasado con el Derby County en la tarea de devolver a los rams a la Premier League. Obviamente, la plantilla tuvo mucha culpa de una situación continuada que siempre llevaba al Newcastle a coquetear con los puestos de descenso. Para evitar el descenso, se firmaron jóvenes incorporaciones con el objetivo de potenciar una plantilla veterana. Las firmas de Thauvin, Wijnaldum, Mitrovic o Mbemba venían a aportar ese talento y desparpajo para dar un salto de calidad. Todos los fichajes, excepto el de Wijnaldum, han vuelto a decepcionar una temporada más, y ya deja de ser noticia que las incorporaciones fracasen en el norte, en el periodo de traspasos de invierno llegaron Saivet, Shelvey y Townsend para reforzar el medio del campo y Doumbia la delantera.

Las cosas no funcionaron en el campo, y tampoco en el banquillo, McClaren se vio siempre superado en la dirección de los partidos, no supo encontrar un equilibrio entre ataque y defensa. Solo se le vio cómodo al equipo cuando el equipo se replegaba sobre dos líneas de cuatro, y podía salir a la contra vía conducciones de los extremos o vía balón largo. Al no salir por combinación y precisión, muchas de estas jugadas estaban avocadas al fracaso por la cuantía de metros a recorrer desde la recuperación del balón hasta el área rival.

Defensivamente, McClaren no pudo formar una línea fuerte, y los groseros fallos de marca y tácticos debilitaron partido tras partido a los magpies. Por si fuera poco, la grave lesión en la rodilla de Tim Krul, indiscutible en la portería del Newcastle, perjudicó gravemente al equipo acostumbrado a los milagros en temporadas anteriores del guardameta holandés.

Con todo lo citado anteriormente de forma negativa, el periplo de McClaren no podía acabar bien en Newcastle-upon-Tyne y el día 11 de marzo se confirmó la salida del veterano técnico inglés y la llegada del ex entrenador del Real Madrid, Rafael Benítez al cuadro de las urracas.

Lo que se ha confirmado es que a Rafa le va la marcha, tras salir por la puerta de atrás del Real Madrid, criticado casi desde su llegada, ahora firma por un equipo que huele a Championship por 3 temporadas, si bien es cierto, que si no consigue la permanencia, el entrenador español tiene la opción de resolver su contrato unilateralmente.

La motivación y reactivación de un grupo que languidece tras la llegada de un nuevo método de trabajo puede ser el punto de partida en el que los aficionados al club blanquinegro puedan agarrarse. El esquema utilizado, normalmente, por Benítez en su carrera fue el 1-4-2-3-1 con una presión alta para forzar el robo. Para ello necesita de hombres rápidos y agresivos en el ataque. Un Townsend-Doumbia-Ayoze en el frente del ataque iniciando la presión puede ser una de las fórmulas a utilizar para intentar el robo, o bien abrir el campo para generar espacios que pueda aprovechar la segunda línea utilizando un delantero como Mitrovic que fije a los centrales. Aunque lo más urgente y donde más se tiene que notar el ‘efecto Benítez’ es en la línea defensiva, el fuerte del preparador madrileño, que tiene que ser capaz de convertir a los Elliott, Dummett, Mbemba, Coloccini, Janmaat… en un muro en cuestión de días. La salvación pasa por mantener la puerta a cero y aprovechar las escasas ocasiones que se les presentará en cada partido al Newcastle.

El calendario es difícil, aunque los duelos directos pueden decantar la diferencia entre la vida o el descenso. La parte mala es que deben visitar al líder, el Leicester, Anfield y el St Mary’s de Southampton. Además, llegarán en plena lucha por todo a St. Jame’s Park el Manchester City y el Tottenham por el título de la Premier League y por el descenso, en duelo directo visitarán el norte, el Swansea City, Sunderland y Crystal Palace. La visita a Carrow Road será otro de los duelos cumbre por evitar el trágico final con los dos equipos que a día de hoy acompañan al desahuciado Aston Villa. En total 15 puntos ante rivales directos en los que Benítez y su nuevo club no pueden fallar para remontar su decimonovena plaza en la clasificación de la Premier League. El reto está servido, ¿podrá el Benítez salvar al Newcastle?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados