Se habla de:

Fútbol Europeo

article title

¿Qué tal les ha ido la vida a los ganadores del Golden Boy?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Renato Sanches ha sido galardonado con el premio Golden Boy 2016 que entrega el diario italiano Tuttosport al mejor jugador menor de 21 años del mundo. El portugués se ha impuesto a Kingsley Coman (2º) y Marcus Rashford (3º).

El futbolista del Bayern tiene un futuro esperanzador por delante y todo jugador que gana este premio ambiciona con el más importante: el Balón de Oro. No sabemos si Renato lo logrará algún día pero, ¿qué fue del resto de ganadores de este premio? ¿Cumplieron con las expectativas? Analizamos a todos los ganadores del mini Balón de Oro desde la creación del premio en el año 2003:

2003: Rafael Van der Vaart (Ajax)

El centrocampista holandés por aquel entonces militaba en el Ajax y su zurda enamoraba a toda Europa. Fichó por el Hamburgo, donde se hizo indiscutible y capitán del conjunto alemán hasta que le llegó su gran oportunidad. En 2008 firmó su contrato con el Real Madrid pero nunca llegó a rendir al nivel que auguraba su espléndida etapa en Holanda. Actualmente juega en el Midtjylland.

2004: Wayne Rooney (Manchester United)

La irrupción de Rooney en el Everton con 16 años fue vista en Inglaterra como la esperanza en la que basar sus deseos y aspiraciones de ser campeones del mundo. Aquel chico pecoso y descarado parecía la solución y la pieza clave para que la selección de los Beckham, Gerrard, Lampard y Owen reconquistase el cetro del deporte que inventaron. Pero nunca fue así. Con el Manchester United ha logrado todos los títulos posibles, se erigió capitán y figura de Old Trafford pero actualmente no pasa por un buen momento y está siendo muy cuestionado.

2005: Lionel Messi (Barcelona)

Este chico argentino no ha cumplido con las expectativas. En 2005 se esperaba mucho del pequeño Lionel y de todo lo que escondía su zurda. Podría llegar a ser un futbolista de talla mundial pero su menudo físico era un lastre. Lo que nadie se esperaba es que se convirtiese en uno de los mejores, sino el mejor, jugadores de la historia del fútbol. Más de 30 títulos, 500 goles, una infinidad de récords, 5 Balones de Oro… una verdadera locura. Y lo que le queda, que no ha cumplido la treintena todavía.

2006: Cesc Fàbregas (Arsenal)

El centrocampista catalán se echó al Arsenal a sus espaldas hasta llegar a ser el capitán y el pilar fundamental del equipo de Arsene Wenger. Cuando más lo amaban en Londres, en el mejor momento de su carrera futbolística, fichó por el club de su infancia: el Barça. Su intención era crecer como futbolista y ganar títulos pero desde que abandonó el Emirates no ha vuelto a ser el mismo. Actualmente pasa por un mal momento en el Chelsea y se rumorea con su salida de Stamford Bridge.

2007: Sergio Agüero (Atlético de Madrid)

El joven delantero argentino maravilló en sus primeros años en España. En el Atleti se convirtió en uno de los mejores jugadores del mundo y se marchó al Manchester City para dar el paso definitivo y pasar del gran grupo de los muy buenos al de los pocos elegidos. Su carrera parece haberse estancado después de tantos años en el Etihad Stadium y nunca llegó a sentarse cerca de la mesa de Cristiano Ronaldo y Leo Messi, como parecía que podía cosneguir.

2008: Anderson (Manchester United)

La peor trayectoria profesional de un ganador del Golden Boy la ha firmado Anderson, sin duda. Su fichaje le costó una millonada al Manchester United de Sir Alex Ferguson y nunca llegó a ser ni la mitad de la mitad de lo que prometía en el Oporto. Suplente habitual, fue cedido a la Fiorentina sin éxito y en la actualidad milita en las filas del Internacional de Porto Alegre.

2009: Alexandre Pato (Milan)

El curioso caso de Alexandre Pato. Destacó en el Inter de Porto Alegre siendo muy joven y el Milan lo fichó aprovechando ese boom. Se adaptó al fútbol europeo de forma brillante y era la estrella de un club histórico habiendo superado levemente la veintena pero entonces todo se fue a pique. Las lesiones le impidieron ser regular, minaron su confianza y tuvo que volver a Brasil en lo que muchos calificaban como retirada prematura. Una verdadera lástima, pero ha regresado a Europa, al Villarreal, y se encuentra ante una gran oportunidad de renacer y demostrar que aquel potencial no está olvidado.

LEER MÁS: 5 Balones de Oro que marcaron la historia del premio

2010: Mario Balotelli (Manchester City)

Balotelli, un hombre peculiar. Amado u odiado. Ha malgastado muchos años de carrera en clubes importantes como Inter de Milán, Manchester City o Liverpool y a sus 26 años parece haber encontrado en Niza la estabilidad que necesitaba. Mucha calidad pero muy poca cabeza, la eterna frase que atormenta a Mario, sus fans y su entrenador. ¿Estaremos ante su asentamiento definitivo? ¿Se centrará únicamente en jugar al fútbol?

2011: Mario Götze (Borussia Dortmund)

El mediapunta alemán explotó gracias a Jürgen Klopp y en el mejor momento de su carrera fichó por el Bayern Múnich en un movimiento visto como una traición. Allí nunca rindió al nivel del Dortmund y por supuesto tampoco mejoró sus actuaciones por lo que ha tenido que regresar al Signal Iduna Park para reencontrar viejas sensaciones. Mientras tanto, ha marcado un gol que ha valido un Mundial en un estadio mágico como Maracaná.

2012: Isco (Málaga)

El malagueño deslumbró a toda Europa con el Málaga de Manuel Pellegrini que estuvo a un minuto de distancia de unas semifinales de Champions. Isco era la estrella de aquel equipo y eso le valió su fichaje por el Real Madrid. A pesar de que tiene calidad en grandes dosis para repartir no ha contado con mucha regularidad ni confianza de sus entrenadores por lo que aún no hemos podido disfrutar, desgraciadamente, del mejor Isco Alarcón. ¿Lo hará en Madrid o buscará una salida?

2013: Paul Pogba (Juventus)

El francés se fue de Manchester a Turín para alzarse como uno de los mejores centrocampistas, más mediáticos y más codiciados del planeta. Su juventud y su potencial provocaron que el propio Manchester United, de donde salió a coste cero, lo convirtiese en el fichaje más caro de la historia del fútbol para traerlo de vuelta a casa. Las esperanzas estaban en todo lo alto pero de momento no ha mejorado al Pogba de la Juventus ni tampoco lo ha igualado siquiera.

2014: Raheem Sterling (Liverpool)

La magnífica campaña del Liverpool en la que casi se proclama campeón de la Premier sirvió para que muchos de sus jugadores se revalorizasen y otros, como Raheem Sterling, se diesen a conocer de forma espectacular. El inglés de origen jamaicano asumió el papel de estrella tras la marcha de Luis Suárez y Gerrard y eso hizo que el Manchester City dejase una ingente cantidad de millones en Anfield para ficharlo. Su primera temporada no fue buena pero con Pep Guardiola como técnico ha recuperado la sonrisa.

2015: Anthony Martial (Manchester United)

Su fichaje por los Red Devils puede rondar los 80 millones de euros cuando sus actuaciones en el Mónaco habían sido ilusionantes, pero no una maravilla. Fue un traspaso duramente criticado pero su año como rookie en el Manchester United no fue nada malo. Ahora, con los fichajes que José Mourinho ha realizado para su nuevo proyecto se ha visto relegado a un rol secundario.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados