Granada

article title

¿Qué se puede esperar del Granada en el curso 2014-15?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Que en el ADN del Granada CF está tatuada la palabra sufrimiento lo saben en la ciudad de la Alhambra sin ningún género de dudas. No fue una sorpresa terminar la temporada, una vez más, con el agua al cuello y agarrándose a la permanencia en la última jornada, cual Kate Winslet a la tabla en el naufragio del Titanic. Y, a pesar de eso, por el bien de unos y otro, Lucas Alcaraz se bajó del barco tras escuchar durante meses la misma melodía de pitos y reproches del graderío de Los Cármenes.

En la cuarta temporada consecutiva de los rojiblancos en Primera, Quique Pina ha seducido a su quinto entrenador para hacerse cargo de un proyecto difícil de asumir y poco agradecido. Joaquín Caparrós tendrá la batuta de un vestuario cuya aspiración, sobre el papel, es mantenerse en la máxima categoría. Su reto está en conseguir que sus músicos suenen como una orquesta: la diferencia entre ser una filarmónica o tocar en cubierta hasta que el barco se termine hundiendo es lo que puede marcar su éxito o fracaso en el club nazarí.

.:: PUNTOS FUERTES Y VIRTUDES DEL EQUIPO:

– Equilibrio. A pesar de las bajas, el Granada siempre trata de reforzarse en todas las líneas. Funciona como engranaje y asimila el concepto de equipo, con una clase media sin individualidades de renombre. El mono de trabajo se lo ponen, en teoría, del primero al último. La calidad individual brilla gracias al conjunto. No hay lugar para egos que enturbien el trabajo común.

– Polivalencia. Cuenta con muchos jugadores que pueden dar rendimiento en varias facetas del juego. Es un punto a favor a la hora de variar esquemas, suplir bajas o refrescar al equipo. Una misma posición la pueden cubrir varios futbolistas y eso ofrece posibilidades de sobra a Caparrós para componer su once base.

– Ofensivo. Solucionar carencias como la falta olfato goleador es una de las prioridades del equipo esta temporada. Un centro del campo fuerte unido a la calidad de los hombres más ofensivos, a los cuales se suman nuevos fichajes, puede ser un punto a favor para superar esa barrera que impedía completar el último pase y generar ocasiones de gol. Consolidar la seriedad como grupo y conseguir un punto de alegría en ataque sería ideal para no pasar apuros.

.:: PUNTOS DÉBILES, HANDICAPS Y DUDAS:

– Bajas. Dos de los mejores futbolistas rojiblancos del curso pasado, Brahimi y Brayan Angulo, abandonaron las filas granadinistas. El lateral izquierdo, después también de la venta definitiva de Siqueira, parece perder puntos de calidad. Sin embargo, es la teoría. Lo mismo se creyó tras la marcha del ahora jugador atlético al Benfica y la carencia no fue tal. Con la baja del argelino, en cambio, la preocupación debería ser menor si se tienen en cuenta los fichajes y los futbolistas que ya estaban. La duda es que sean capaces de sacar la varita mágica y dotar de rapidez y desborde al grupo.

– Proyecto novedoso. Con la llegada de Caparrós, un nuevo cambio de equipo técnico podría suponer otro paso atrás. Empezar de nuevo a asimilar lo que quiere el entrenador o los cambios naturales en la forma de trabajar podrían ser un obstáculo. No parece que sea la mayor preocupación, pues la mayoría ya se conocen de sobra.

– Falta de gol. Es la gran pregunta: ¿serán capaces de dejar atrás el mayor problema de su andadura en Primera? Hacer ocasiones y materializarlas se ha convertido en una obsesión para los nazaríes. Si logran solucionar esta carencia goleadora, pasarán muchas menos penurias. Incluso podrían alcanzar el objetivo con holgura.

.:: ALTAS (fichajes):
Sissoko – Udinese (cesión)
Babin – Alcorcón
Larsson – Real Valladolid
Héctor Yuste – Hércules (vuelta de cesión)
Juan Carlos – SC Braga (cesión)
Javi Márquez – Mallorca
Oier – FC Barcelona
Rochina – Blackburn Rovers
John Córdoba – Club Querétaro

.:: BAJAS (salidas):
Coeff – Udinese (estaba cedido)
Brayan Angulo – Ludogorets
Guilherme Siqueira – Atlético de Madrid
Ighalo – Udinese (estaba cedido) / Watford
Pereira – Mallorca (estaba cedido)
Karnezis – Udinese (estaba cedido)
Recio – Málaga (estaba cedido)
Ilori – Liverpool (estaba cedido)
Brahimi – Oporto

.:: XI TIPO 

4-4-2 es el más que probable esquema que emplee Caparrós. Alcaraz apostaba por un solo delantero, que al final resultaba una isla a la que apenas se le concedían ocasiones de gol. Este sistema trata de unir más las líneas, favorecer el nexo entre el centro del campo y el ataque y lograr la solidaridad conjunta en tareas defensivas.
Sissoko actuaría como lateral izquierdo por exigencias del guión. El doble pivote Iturra-Javi Márquez dotaría de consistencia al centro del campo, donde el cerebro no puede ser otro que Fran Rico. Rochina es el heredero natural del extremo izquierdo que ha dejado huérfano Brahimi, así que se le exigirán velocidad, desborde y centros precisos al área, donde este curso se espera que jueguen dos delanteros. Piti, que sería el segundo punta, parece fijo. El delantero centro se decidirá entre Jhon Córdoba y El Arabi, que la pasada campaña cumplió con doce tantos y no quiere perder el sitio.

.:: ENTRENADOR Joaquín Caparrós (Utrera, 58 años)
De sobra conocedor del fútbol desde la base, observador, metódico y motivador, el utrerano llega a Granada con la ambición como carta de presentación. Sucede a Lucas Alcaraz y sabe que su objetivo es salvar a los rojiblancos, pero no descarta aspirar a algo más. En eso trabaja: formar un grupo compacto y capaz que no se desinfle a las primeras de cambio. Su currículum le avala. Tras dejar décimo en Liga al Levante, tratará de imprimir al Granada el carisma que caracteriza a sus equipos. Sevilla, Deportivo de La Coruña, Athletic Club, Mallorca, Levante… De todos ellos logró sacar partido individual y colectivo de sus plantillas. Pone la vista en un proyecto a largo plazo con el que haga progresar a una entidad acomodada en el sufrimiento. Si consigue hacer explotar el potencial de los suyos, será el mejor fichaje del Granada para esta temporada.

.:: OBJETIVOS Y PREVISIÓN
Hablar de una meta que vaya más allá de conseguir la permanencia es casi un chiste malo para un club como el Granada. La experiencia nos evidencia que en el conjunto rojiblanco las cosas deben ir piano a piano. Sonaría muy melódico convertirse en la revelación de la Liga, pero para eso debe afinar mucho el equipo. ¿Es posible? Desde luego que sí. Hay calidad en la plantilla para caminar con holgura esta temporada, sin agobios, con un pie (o los dos) en la mitad de la tabla. Pero la cautela es la mejor consejera en este caso. No consiste en revelarse (con uve) o morir, sino en conseguir llegar al final con los deberes bien hechos. Todo lo que supere salvar el pellejo será como subir nota en un examen. El Granada se enfrenta a una evaluación continua.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados