Se habla de:

Más Fútbol

article title

¿Qué pasaría si Martinica y Guadalupe se jugaran el pase al Mundial?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

No era un partido cualquiera en el Estadio Pierre Aliker de Fort-de-France.  “Todo vendido”, decía un cartel tras la cristalera de las taquillas del estadio. Por primera vez,  18.000 almas animarían a su selección nacional. Martinica, una isla de las pequeñas Antillas, acogería un partido de la FIFA, un clasificatorio para el Mundial. La selección de Patrick Cavelan, con el defensa Raphaël Varane a la cabeza, llegaba al partido confiado, sabiendo que su rival, que también se jugaba la vida, pelearía el partido hasta el último minuto. Se jugaban algo único: disputar su primera vez una gran competición internacional.

La selección nacional de Guadalupe se había preparado bien para el encuentro. Anthony Martial se había recuperado a tiempo de su lesión y apuntaba al once titular. El entrenador del equipo, Steve Bizacen, tenía claro cual sería su pareja de delanteros: una pareja rápida, con potencia. Para ello, contar con Martial era clave para el partido. Alexandre Lacazatte necesitaba a su compañero de batallas.

La pequeña isla de Guadalupe se vestía de gala. Su equipo, pese a que no jugaba en casa, contaba con el apoyo de su afición. Se habilitó una pantalla gigante en el Estadio René Serge Nabajoth, en Les Abymes,  y cerca de dos mil guadalupeños viajaban a Fort-de-France para animar a su país. Solo se hablaba de eso: en los bares, en las casas, en la escuela,… Era un día grande para ellos.

Seis de la tarde. Todo el mundo en sus asientos. Salen los onces al campo. Sin sorpresas. Martinica sale con todo su arsenal: Modeste, Varane, Briand o Witsel salen dispuestos a demostrar su valía delante de un estadio que no para de animar. Sus rivales no se quedan atrás, además de la pareja formada por Lacazette y Martial, jugadores como Coman, Lemar, Capoue o Foulquier, están sobre el campo esperando conseguir una de las mayores gestas deportivas de la historia de la isla de Guadalupe. Los himnos, cantados a capela por sus respectivas aficiones, mostraban el gran ambiente del partido. Suena el pitido inicial. Llegó la hora de hacer historia.

Lacazette, francés con orígenes en Guadalupe | JEFF PACHOUD/AFP/Getty Images

Un campo plagado de estrellas y dos selecciones que no formaban parte de la FIFA, aglutinaban cerca de 240 millones de euros sobre el terreno de juego. Guadalupe era la que contaba con mejores jugadores y su valoración de 141 millones le permitía estar entre los onces más caros del mundo. De todas formas, Martinica no se quedaba atrás, con jugadores con experiencia en la grandes ligas como RemyModeste.  Su selección, valorada en 97 millones, tampoco pondría las cosas fáciles.

El partido empezó trabado. Los equipos estaban nerviosos. Se notaba lo que se estaban jugando. En partidos así, compensa esperar el error del rival. Martinica lo sabía. La selección de Patrick Cavelan aprovechó un clamoroso error del lateral del Granada Dimitri Foulquier en la salida de balón. Loic Remy le robó la cartera y dejó el gol en bandeja a Jimmy Briand. El estadio entero empezaba a corear el nombre de sus jugadores. Estaban más cerca de la gloria.

Guadalupe solo podía tirar de épica. Había que arriesgar. La mejor oportunidad la tuvo Wylan Cyprien con un disparo de falta que pegó en el travesaño. La portería de Joan Hartock parecía infranqueable. Ya lo dice el refrán: si fallas, lo acabas pagando. A la contra llegó el segundo tanto de Martinica. Axel Witsel aprovechó un córner mal sacado por Lemar para empezar la jugada. Pase a Clichy que se recorre el campo entero, aprovechando su velocidad. Tres para dos. En el centro espera la pareja de delanteros. Centro al área. Corta Roussillon pero su despeje le cae a Modeste que no falla. Guadalupe, hundida.

En el fútbol nunca hay que rendirse. Por eso Capoue, le pidió a su equipo que jugara con cabeza. Quedaba tiempo. Era el minuto 34 de partido. Antes del descanso, un gol del jugador de Coman acercaba a los guadalupeños en el marcador. Aún se podía hacer historia.

Para el segundo tiempo, el seleccionador Steve Bizacen decidió arriesgar. Sacó del campo a Roussillon y pasó a jugar con defensa de tres. También salió del equipo Thomas Lemar, que no había jugado un buen partido. En su lugar entraron dos velocistas, el extremo interista Jonathan Biabiany y el delantero del Bastia Allan Saint-Maximin.

Los orígenes de Varane están en la isla de Martinica | GERARD JULIEN/AFP/Getty Images

El partido transcurrió con tranquilidad. Aunque Guadalupe lo intentaba, no conseguía perforar la portería rival. Hasta que algo pasó. Un error de Varane, le obligó a cometer una falta siendo el último hombre. Expulsado. Martinica tendría que jugar cerca de media hora con un hombre menos.

El partido cambio por completo y unos minutos después, en el 75, llegaba el empate. Una buena jugada de combinación, acababa con un gran disparó de Martial que entraba pegado a la cepa del poste. Partido nuevo.

Martinica viendo que se le podía escapar una oportunidad única tenía que arriesgar. Se marchó Loïc Remy y entro en su lugar el delantero Emmanuel Rivière. Pero de poco sirvió. Jonathan Biabiany, que acababa de entrar en la segunda parte, sacaba un tremendo disparo desde fuera del área y daba la victoria a su equipo a falta de cinco minutos. Una isla entera celebraba la victoria. Ante el silencio de un estadio, una pequeño grupo de aficionados, que había vaiajado a animar a su selección, arropaba a los suyos en una de las esquinas del recinto. Habían alcanzado la gloria, Guadalupe jugaría su primer Mundial.

Esta relato es ficción pero podría ser una historia real. Todos los jugadores citados, cuentan con la doble nacionalidad y podrían ser seleccionables en caso de que Martinica y Guadalupe pasaran a formar parte de la FIFA. Hace unos días os contaba los casos de Kosovo, Cabo Verde o la República Democrática del Congo y las selecciones que podrían tener en la actualidad. Martinica y Guadalupe son dos nuevos casos que, al ser colonias francesas, contarían con grandes jugadores.

Estos serían los onces de un partido para la historia:

Guadalupe

Martinica

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR