Tenerife

article title

¿Qué fue del CD Tenerife semifinalista de la UEFA?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Habían pasado tres temporadas desde el debut del CD Tenerife en competición europea, año en la que se quedó en tercera ronda, cayendo eliminados ante la Juventus, pero ganando el partido de vuelta. Era la década de los noventa, la mejor en la historia del club canario.

Al mando del barco, Javier Pérez, el hombre que cogió al equipo estando en Segunda B y lo subió a Primera División en tres temporadas. Por aquel entonces, todos querían venir a Tenerife. Era un club alegre en una isla en la que predominaba el buen tiempo. Un caramelo.

Y la temporada no empezó nada mal. Líder de Primera durante las dos primeras jornadas tras vencer al Compostela (6-0) y al Logroñés (0-1). Luego, la temporada se fue haciendo larga, hasta quedar en la novena posición, un puesto más que aceptable. Pero lo mejor estaba por llegar. Era la segunda vez que los canarios jugaban tres competiciones en una misma temporada. El techo en Copa del Rey llegó hasta octavos. El Betis se llevó la eliminatoria con un contundente 5-0 en el global. Pero el rendimiento del Tenerife en las competiciones nacionales no sería lo que quedaría para la posteridad en aquella temporada 1996/1997.

Lo importante llegaría fuera de las fronteras. Era la segunda oportunidad que el club del Heliodoro Rodríguez López jugaba competición europea. La anterior, también en los noventa, acabó muy pronto. En esta ocasión, se alargó hasta el mes de abril. El Maccabi Tel-Aviv fue el primer rival. Para la segunda ronda, uno difícil, la Lazio. En el Olímpico de Roma sufrió la primera derrota europea, por la mínima. En la vuelta tocó remontar, y vaya si se consiguió. El resultado final fue de 5-3. El Heliodoro estaba eufórico.

Leer más: 1997, el bautizo europeo del Schalke

El fútbol español se enamoró de un club pequeño que conquistaba el difícil terreno romano. Tocó después el Feyenoord, primero en casa. No hubo goles, la eliminatoria quedaría decidida en De Kuip. El Tenerife vencía por 2-4 en feudo enemigo, en otra de las noches inolvidables de la historia blanquiazul. Ante el Brondby danés, en cuartos, hubo que remontar, pero la vuelta se jugaba fuera. Se consiguió superar la eliminatoria y, en semifinales esperaba el que, a la postre, sería el campeón, el Schalke 04. Ese fue el último escalón que el CD Tenerife ha subido en Europa: semifinalistas en su segunda participación en la competición. No está nada mal. Pero, ¿qué fue de aquel equipo?

Heynckes con sus jugadores en un entrenamiento del Tenerife

ENTRENADORES 

Jupp Heynckes fichó por el Real Madrid y ganó la Champions League en su única temporada en el conjunto blanco. De ahí, al Benfica, Athletic Club (en una segunda etapa), Schalke 04 y Gladbach. Hasta que, en 2011 llegó al Bayern de Múnich y consiguió el triplete. Actualmente está retirado, pero es uno de los entrenadores más importantes del fútbol europeo en las últimas décadas.

El ayudante de Heynckes, Ewald Lienen, pasó por varios clubes alemanes tras dejar el club canario y tuvo un paso por la isla como primer entrenador, pero más corto de lo deseado. Además entrenó en Rumanía o Grecia. Es el actual técnico del St. Pauli de la 2.Bundesliga. Al contrario que su colega, Lienen no ha tenido demasiada trascendencia en los banquillos.

JUGADORES

Porteros

El guardameta titular de aquel equipo, el argentino, Marcelo Ojeda, estuvo vinculado al club tinerfeño durante seis temporadas y se retiró tras llegar a Argentinos Juniors en 2001. Tras la retirada no se desvinculó totalmente del fútbol, sino que se incorporó a un pequeño equipo de la provincia de Buenos Aires llamado Tres Algarrobos FC.

El sueco Bengt Andersson, fichaje del Tenerife aquella temporada, pasó por su país y por Noruega a lo largo de su carrera, además de los dos años que estuvo en la isla. El internacional sueco tenía fama de ser bueno parando penaltis y lo demostró con los canarios. En 2008 colgó las botas mientras jugaba cedido en el Moss FK, pero un año después volvió a jugar, en las filas del Örgryte IS, club del que llegó al fútbol español. En 2012 pasó del césped al banquillo.

Defensas

En la zona defensiva encontramos al único de los futbolistas de aquella plantilla que actualmente está vinculado al club. No es otro que el argentino Pablo Paz, que entrena a uno de los equipos de la cantera blanquiazul. Tras dejar el Tenerife y pasar por el Real Valladolid, donde jugó unos pocos partidos, Paz jugó en equipos de la Segunda B y la Tercera División española, como el Castillo, el Vera, el Cerro Reyes o el Motril. Sergio Ballesteros dejó el fútbol en 2013, con 38 años, siendo jugador del Levante, club del que fue canterano y con el que debutó a nivel profesional. Tras dejar Tenerife pasó por varios clubes del fútbol español.

Julio Llorente dejó el club cuando descendió a Segunda y se retiró después de un año en la UD Salamanca. En la actualidad se dedica a la representación de futbolistas. César Gómez marchó a la Roma tras llegar a semifinales de la UEFA con el Tenerife, pero en Italia no tuvo mucha suerte. El que fuera defensa central intentó acceder a la presidencia del Tenerife con la ayuda de un grupo empresarial extranjero, pero no llegó a más. Alexis Suárez pasó casi una década en el club tinerfeño después de haber salido de la cantera de la UD Las Palmas. Antonio Mata, uno de los héroes de las noches europeas del Tenerife, se retiró en 2001, tras pasar su última temporada en el fútbol regional tinerfeño, en las filas de la UD Orotava.

En aquella temporada dos sudafricanos llegaron a la plantilla del conjunto tinerfeño. Uno, David Nyathi, pasó desapercibido en el equipo y luego jugó por Suiza, Italia y Turquía, retirándose en el año 2000. Ha formado parte del cuerpo técnico del Ajax de Ciudad del Cabo durante varios años. Su compatriota, Sizwe Motaung, que llegó aquel año en el mercado invernal y también fue internacional por los Bafana Bafana, falleció en 2001 a causa de una enfermedad rara, mientras pertenecía a la plantilla del Orlando Pirates.

Gol de Antonio Mata de falta al Brondby en la prórroga de cuartos

Centrocampistas

Hay mucha variedad entre los que ocupaban esta zona del campo. Felipe Miñambres, por ejemplo, formó parte del conjunto blanquiazul desde el ascenso en 1989 hasta el descenso de 1999. Luego se pasó al banquillo, dirigiendo a varios clubes españoles, incluido el Rayo Vallecano, en donde pasó de ser el entrenador a ser el director deportivo. Desde el verano de 2016 ocupa el mismo puesto, pero en el Celta.

Tanto Sebastián Cruzado “Chano”, como Slavisa Jokanovic ejercen de entrenadores, uno en la cantera del Real Betis y otro en el Fulham, de la Championship. El centrocampista onubense fue internacional en una ocasión, en un partido que España jugó en Tenerife. Se retiró en el Benfica tras ocho años como blanquiazul, habiendo sido capitán. El serbio fue campeón de liga con el Deportivo de la Coruña y luego estuvo un par de temporadas en el Chelsea. Como entrenador, Jokanovic ha dirigido a clubes en varios países: Partizan, Hércules, Maccabi Tel-Aviv o Levski Sofía.

Ángel Manuel Vivar Dorado fue jugador del Tenerife durante cuatro temporadas, pasando luego a Racing de Santander, Rayo Vallecano o Getafe, club con el que jugó una final de la Copa del Rey, que perdieron por 1-0 en el Santiago Bernabéu, con gol de Kanouté. Tras dejar el fútbol estuvo un tiempo como comentarista televisivo. Otro de los internacionales de la plantilla tinerfeña, Pavel Hapal, estuvo en blanco aquel año por culpa de las lesiones. Tras acabar su carrera en 2002, se pasó a los banquillos, donde ha dirigido a clubes en varios países. Actualmente es el seleccionador sub-21 de la República Checa.

El madrileño Daniel González Sanz se retiró en 2010, siendo jugador del Trival Valderas. Pasó a formar parte del cuerpo técnico de la cantera del Atlético de Madrid, siendo, a la vez, docente en el INEF, en la capital. Por último, uno de los canarios que el Tenerife tenía en el equipo en la temporada 1996/97, el grancanario Toni Robaina, se marchó del Tenerife con el descenso a Segunda y regresó a la UD Las Palmas, para luego jugar en varios equipos de Segunda B. Reside en la Península y su hijo es jugador de la cantera del Real Betis. Antonio Conte, como Pablo Paz y algún otro de sus compañeros, decidió también dar sus últimos pasos como futbolista en la isla, en el AD Laguna, que en aquella ocasión era club de Tercera.

Juanele disputando un balón con Thomas Linke, del Schalke 04

Delanteros

Muy sonados fueron los problemas que tuvo Juanele tras retirarse: depresión, adicciones… Tras salir del Tenerife marchó al Zaragoza y de ahí, a varios clubes del fútbol asturiano, antes de dejar el fútbol definitivamente en 2008. Junto a un excompañero de la cantera de Mareo, Iván Iglesias, abrieron la Escuela de Fútbol Jin, creada para ir formando futbolistas desde pequeños.

Antonio Pinilla llegó al club un año después de ganar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona ’92. Tras salir de la isla marchó a la UD Salamanca y luego al Gimnàstic de Tarragona, donde ocupó el puesto de Director General tras colgar las botas. En 2009 fue relevado de su cargo y pasó a ser comentarista y tertuliano en un canal deportivo de la televisión española.

De los delanteros nacionales pasamos a los internacionales: Oliver Neuville, Meho Kodro y Aurelio Vidmar. El alemán nacido en Suiza, llegó a ser subcampeón de Europa y del mundo con la selección alemana. Fue titular en la final de la Champions que ganó el Real Madrid al Bayer Leverkusen, en Glasgow. Se retiró a los 37 años, siendo jugador del Arminia Bielefeld. Al colgar las botas se incorporó a la cantera del Borussia Mönchengladbach como entrenador asistente.

Meho Kodro, por su parte, dejó el fútbol en 2001 y en 2006 pasó a formar parte del equipo técnico de la Real Sociedad. Incluso llegó a dirigir a la selección de Bosnia, con la que disputó 13 partidos entre 1996 y 2000. Retornó al conjunto vasco para dirigir en varias categorías y su último trabajo conocido en los banquillos fue el de entrenador del FK Sarajevo durante la temporada 2014/15. Kenan, el hijo de Meho, es jugador de Osasuna.

El más exótico de la plantilla, el australiano Aurelio Vidmar, no dio un rendimiento muy bueno en el equipo. Solamente marcó un gol en veinticinco partidos. Sin embargo, en su país sí era alguien importante. Fue subcampeón de la Copa Confederaciones en el año 1997, elegido entrenador del año en la A-League en la 2008/09 y además, dirigió a Australia en varias categorías, tanto como asistente como primer entrenador. El Bangkok Glass tailandés es, desde agosto de 2016, su club.

Aquella época era dorada para el club canario. Se hizo un nombre no solo en España, donde tenía uno de los presupuestos más altos de la categoría, sino también en Europa. Eso ya queda muy lejos. Hace ya 20 años de aquello y actualmente el club en la Segunda División lucha por regresar a la máxima categoría, pero, de momento, sin éxito, tras pasar un par de temporadas por el infierno de la Segunda B. Ahora toca echar la vista atrás y pensar en la famosa frase que dice “cualquier tiempo pasado fue mejor” y eso, en la historia del CD Tenerife no cabe duda de que es la pura verdad.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados