Firmas

article title

¿Qué esperar del Napoli en la temporada 2014-15?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Enrique JULIÁN GÓMEZ – Cuenta la leyenda que, cuando Ulises evitó ser atraído por sus irresistibles cantos atándose al mástil de su barco, la bellísima sirena Parténope, afligida, se dejó morir y arrastrar hasta la costa. Fue enterrada en el islote de Megaride, donde actualmente se encuentra el icónico Castel dell'Ovo, y a su alrededor creció una ciudad que los griegos llamarían “Nueva Ciudad”, es decir, Néapolis.

La actual Napoli creció de este modo bajo la protección de Parténope, a las faldas del Vesubio y asomada al mar Mediterráneo como una ciudad de grandes riquezas naturales, talante comercial, histriónica y temperamental, caliente, extrovertida y excesiva. Y digno hijo de su tierra es Aurelio De Laurentiis, el productor de cine que tomó las riendas del equipo cuando quebró en 2004 y lo devolvió desde la Serie C a la élite italiana y a los estadios europeos.

Tras la marcha de Mazzarri, De Laurentiis confió la dirección técnica del equipo a Rafa Benítez, un entrenador cuyas características son antagónicas a las que la bella Parténope otorgó a sus conciudadanos. Sin embargo, el binomio de personalidades opuestas que forman presidente y entrenador ha funcionado a la perfección desde el inicio, mostrándose exitosa ya en su primer año con la victoria en la Coppa Italia y una nueva clasificación para Champions League. Y en base a ello, al bloque y el estilo creado y trabajado desde el verano pasado, el Napoli tratará de dar un paso más en sus objetivos y luchar esta temporada por el Scudetto.

PUNTOS FUERTES
Línea de mediapuntas
Las llegadas de Callejón y Mertens supusieron la incorporación de dos puñales en las bandas, máquinas hacer y repartir goles. Encajaron a la perfección en el esquema fijo de Benítez, adaptándose a su rol que combina el desequilibrio en ataque con el intenso trabajo defensivo y de presión. Junto a ellos, la recuperación de Hamsik, que al máximo es el mejor jugador de la plantilla en el enganche y la explosión definitiva de Insigne, que se estancó algo la pasada temporada, convierten la mediapunta en el motor partenopeo. La combinación perfecta de talento, magia, trabajo y gol.

Bloque reforzado
La columna vertebral del equipo se mantiene, lo cual es noticia en un club acostumbrado a vender a su estrella en los últimos tiempos: Albiol en defensa, Inler en la medular, los mediapuntas ya mencionados e Higuaín en ataque. A ellos se añaden Michu y Koulibaly, para dar profundidad al ataque y a la defensa, a lo que se une la recuperación de los laterales tras sus lesiones, especialmente Zúñiga, además de Maggio y Mesto. El único pero, la marcha de Behrami, de quien se echará en falta su valor como 'stopper' de mediocampo. El liderazgo de Inler, si no se duerme en los laureles, la explosión del talentoso Jorginho y la versatilidad de Dzemaili deberían hacerle olvidar.

PUNTOS DÉBILES
Dudas en portería
La llegada de Reina, exceptuando fallos puntuales, reforzó la portería napolitana aportando seguridad bajo palos. El meta español fue indiscutible y se convirtió en uno de los mejores porteros del campeonato italiano. Sin embargo, su marcha -volvió a Liverpool tras su cesión y hace poco fichó por el Bayern- ha dejado huérfana la meta. El brasileño Rafael es uno de los más prometedores guardametas brasileños, pero dejó muchas dudas en las oportunidades de las que disfrutó la pasada temporada. El suplente debería ser Mariano Andújar, un portero ya curtido y experimentado -llegó a Italia en 2005- pero que nunca ha sido un seguro de vida.

Falta de tensión competitiva
La temporada pasada, el equipo compitió a la perfección en la mayoría de los grandes eventos y ante los mejores equipos. Sin embargo, perdió numerosos puntos en partidos menores y por fallos puntuales pero evitables con una mayor concentración y tensión. Dejarse tanto por el camino será un lastre si quiere seguir la senda de Juventus y Roma.

ALTAS
Kalidou Koulibaly (Genk, 7M€)
Michu (Swansea City, cedido, 1,25M€)
Mariano Andújar (Catania, 2M€)

BAJAS
Valon Behrami (Hamburgo, 3,5M€)
Pepe Reina (Liverpool, vuelve tras cesión)
Anthony Reveillere (Libre)
Toni Doblas (HJK Helsinki, libre)
Alessandro Gamberini (Chievo, 0,3M€)
Paolo Cannavaro (Sassuolo, 0,1M€)

PLANTILLA / XI TIPO

                       

Benítez tiene una idea muy clara de lo que quiere de su equipo, funcionó el año pasado, mantiene el mismo bloque y no lo va a cambiar. 4-2-3-1 clásico, centrales posicionales, laterales con una calculada proyección ofensiva, equilibrio en el doble pivote -Inler más táctico, Jorginho más creativo-, libertad en la mediapunta y un goleador como Higuaín en punta. La intensidad desde el portero hasta el delantero en el trabajo defensivo y en la presión es clave para su buen funcionamiento, especialmente con la dedicación de los extremos. En ataque, la claridad de Jorginho, la magia de Hamsik e Insigne, el oportunismo de Mertens y Callejón y el olfato de Higuaín bastan.

ENTRENADOR: Rafa Benítez (Madrid, España, 54 años)
Se lanzó de nuevo a la aventura italiana tras su sonado fracaso hace un tiempo en el Inter. Frío, metódico y calculador, representa lo contrario de las características de su nueva ciudad, del club partenopeo y de su histriónico presidente, pero se ha adaptado a la perfección. Mentalidad ganadora, ha vencido títulos en Valencia, Liverpool, también en el mismo Inter y en el Chelsea. También tocó trofeo en su primer año napolitano. Estudia cada mínimo detalle, lleva la preparación al milímetro y saca el máximo de cada uno de sus jugadores, potenciando las virtudes de la plantilla. El proyecto De Laurentiis-Benítez funciona a la perfección hasta ahora.

OBJETIVOS Y PREVISIÓN
La lucha por el Scudetto es el objetivo principal del Napoli para este año. Todavía marchan algún peldaño por debajo de la Juventus, vencedor de los últimos tres, pero en el segundo año del proyecto y con la marcha de Conte de la Juventus, los partenopeos deberían ser, junto a la Roma, la principal alternativa. Si evitan los fallos de concentración y Hamsik recupera su mejor nivel, con el bloque asentado el salto competitivo puede ser factible.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados