Psicología deportiva

article title

Psicología y deporte: el entrenador más cerca del lesionado

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Una etapa por la que pasa casi todo el que es deportista y a la vez la más temida, es la lesión. Proceso para el cual no se está nunca preparado y ante el que se suele carecer de herramientas de afrontamiento que pueden facilitar la evolución en el momento que aparece. Tanto si se padece, como si se está cerca de quien la sufre, como entrenador o como parte del equipo multidisciplinar que rodea al deportista, se tiene un papel fundamental en el acompañamiento y en el refuerzo de la rehabilitación.

En este caso quería destacar la importancia que el entrenador tiene en esta fase y de la que muchas veces no se es consciente. Ignorar al deportista lesionado porque no se puede contar con él, es un grave error. En ocasiones los entrenadores al no tener unos conocimientos específicos sobre las lesiones, delegan y se olvidan del deportista, dejándolo solo en este largo y complicado camino.

Hay algunas estrategias que pueden ayudar al entrenador a ser participe en esta etapa:

Papel activo: Adoptar un papel de implicación y participación con acciones concretas en el proceso. A veces con “estar” es suficiente.

Ser empático: Mantener una actitud de cercanía que favorezca la comunicación de sus sentimientos y pueda influir directa o indirectamente en su proceso de recuperación siendo capaz de leer emocionalmente a su deportista.

Refuerzo sincero: Siendo receptivos y dialogantes, mostrando una actitud positiva de ayuda e interés que le ofrezca al deportista seguridad y confianza en el entrenador. Es importante si es posible, estar presente junto al deportista cuando a éste se le diagnostique la lesión.

Cada deportista es un mundo: Entender que no todos los deportistas son iguales, por lo que la manera que tendrán de afrontar la lesión será distinta y por ello tampoco van a expresar las emociones del mismo modo.

Educar al deportista: Darle información sobre la lesión junto al médico lo más clara y sincera posible, además de informar sobre la evolución que vaya teniendo su recuperación.

Establecer objetivos deportivos: Con la participación del deportista. Es necesario que éste los perciba realistas y como algo positivo que le ayudará a mejorar cuando tenga superada la lesión y vuelva a su actividad normal. Le ayudará a ganar confianza.

Apoyo del grupo: Vital que el deportista se sienta respaldado y acompañado para que se sienta seguro y con fuerzas. Evitar separarlo del equipo contando con él en aquellas actividades en las que se pueda implicar. Eso le permite estar en contacto con el resto de compañeros y con los objetivos del equipo. Sentimiento de pertenencia.

Cuidar lo que se dice: Evitar el hacer mención constante a la lesión, o hacer continuas referencias a las lesiones sufridas. Desviar la atención a otros temas.

Ayudar en la reaparición: Mayor participación. En estas primeras reapariciones, es importante que el entrenador establezca objetivos de realización para ir ganando confianza poco a poco en su rendimiento.

Ser paciente: Con el deportista y su proceso de recuperación. Importante tener unas expectativas realistas sobre el deportista, aspecto clave para ayudar a reducir el estrés y la ansiedad que puede provocarle la vuelta de nuevo a la competición.

Pedir ayuda: Buscar asesoramiento profesional o inducirle al deportista a pedirlo si te ves desbordado y consideras que el deportista necesita un refuerzo.

Todos los profesionales que rodean al deportista son responsables, cada uno desde su área, de hacer un trabajo psicológico con el deportista. El trabajo multidisciplinar cobra una importancia vital para el correcto funcionamiento psicológico del lesionado. Las variables personales jugarán un importante papel, pero el resto de personas pueden adoptar estrategias que sumaran mucho en la recuperación del deportista.

Fomentar el apoyo social en este camino es imprescindible, cumplen un rol fundamental el equipo, la familia, los amigos y el equipo de trabajo que lo acompaña en este proceso de recuperación, algunas veces muy largo y que por ello se convierten en un refuerzo positivo muy importante y necesario.

En la lesión todos somos importantes y todos sumamos en su recuperación.

Lorena Cos es psicóloga deportiva y profesora de la escuela aragonesa de entrenadores FAF. Ex-psicóloga del (Liga Adelante).

 

Más sobre PSICOLOGÍA DEPORTIVA

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados