Se habla de:

NFL

article title

Superbowl 50, dos generaciones y un destino

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Eugenio ALONSO | Y llegó el gran momento. La final de la competición deportiva más seguida y con mayor audiencia en los Estados Unidos. El deporte rey de Norteamérica. El próximo domingo 7 de febrero (madrugada del lunes 8 en España a las 00:30) el Levi’s Stadium de Santa Clara en California acogerá la Superbowl 50. Denver Broncos y Carolina Panthers disputarán sus últimos cuatro cuartos de la temporada con la cabeza y el corazón puestos en el ansiado Vince Lombardi.

La Superbowl es más que un partido de fútbol americano. Es uno de los mayores acontecimientos deportivos del año a nivel mundial. Lo dicen las audiencias de televisión, las páginas vistas en Internet, los RT, Fav y Likes en redes sociales, las cifras de la reventa de entradas, las casas de apuestas y las cadenas de supermercados y de comida rápida americanas, entre otras fuentes.

Pero en esta ocasión la Superbowl es especial por dos motivos. Por un lado la competición llega a la edad de oro (50 ediciones desde que en 1967 los Green Bay Packers se alzaran con el primer título), en perfecto estado de salud y creciendo cada año en audiencia y notoriedad mundial. Además en esta edición abandona los números romanos por los arábigos en su título. Y por otro porque se produce el enfrentamiento entre dos generaciones en la NFL. Dos maneras de entender el juego con un mismo objetivo: ganarlo todo.

Dos bestias con el gen campeón

El domingo veremos a Peyton Manning (39 años), posiblemente el mejor Quarterback de la historia de este deporte (por estadísticas y entendimiento del juego), enfrentarse a Cam Newton (26 años), posiblemente el máximo representante de una nueva era en la NFL. Dos bestias con el gen de los campeones.

Manning, siempre correcto, formal y estrella de numerosos anuncios de la tele, ya sabe lo que es ganar una Superbowl (2006 con Indianapolis Colts), así como liderar muchos rankings estadísticos durante años en la NFL. Newton, controvertido, extravagante, arrogante y polémico en sus celebraciones, es un ganador nato. En 2010 se alzó con el título de campeón universitario con Auburn Tigers, el Heisman Trophy como mejor universitario del año y fue elegido número 1 del draft de la NFL, una circunstancia que no se daba en este deporte en el mismo año ha

Cuando Peyton Manning ganaba su primera Superbowl a los 29 años con los Colts, Cam Newton defendía los colores del Westlake High School en Atlanta, Georgia, con 16 años. Queda claro por tanto que la Superbowl 50 enfrenta a dos generaciones distintas de Quarterbacks. Y un dato curioso que les une. Siendo universitario, Cam Newton recibió el Manning Award, premio que se entrega desde 2004 en honor de la saga Manning (Archie Manning, y sus hijos Payton y Eli Manning).

 

Declive y relevo

Una vez hechas las presentaciones, la realidad es que a nadie se le escapa que Peyton Manning, aun siendo una leyenda viva de este deporte, está no sólo al final de su carrera sino en el declive máximo de la misma, y posiblemente el domingo podría disputar su último partido como jugador profesional. Ya al final de la temporada pasada se especuló con su retirada durante meses, y el propio Manning esta misma semana no ha querido desvelar su futuro más allá de la gran cita del domingo. Los números demuestran que su temporada regular con los Broncos (12-4) son los peores de cualquier Quarterback que jamás haya llegado a la Superbowl (se perdió además 6 partidos por lesión). Y en la final de conferencia ante New England Patriots se vio que apenas está para jugar dos cuartos al máximo nivel. La descomunal actuación de la defensa de Denver unida a los errores en la secundaria de New England fueron factores decisivos que explican la nada prevista presencia de Manning y los Broncos en la Superbowl.

Por el contrario Cam Newton y los Panthers (15-1) han tenido una temporada absolutamente imperial, con tan sólo un borrón ante Atlanta Falcons en la semana 16. Newton completará el domingo su quinta temporada en la NFL. En la primera causó un gran impacto en la liga y batió innumerables récords (incluido el de más yardas de pase -422- en su primer partido como profesional, récord que ostentaba hasta la fecha el propio Peyton Manning; y el de yardas de pase en su temporada como rookie -superando las 4.000 yardas-, también en poder de Manning hasta entonces). Sin embargo no fue hasta su tercera temporada cuando pudo disputar su primer partido de post season, aunque San Francisco 49ers se encargó de que la temporada acabara antes de lo que a Newton le habría gustado. A la siguiente consiguió vencer a Arizona Cardinals pero fueron los Seahawks de Seattle los que le despertaron del sueño. Y en la presente campaña, su tercera consecutiva en playoffs, ha llevado a los Panthers a su segunda final de la Superbowl (la primera fue en 2003, resultando ganador New England Patriots). Y ahora está preparado para tomar el relevo de Manning y subir al trono de campeón.

 

Afición muy dividida

Muchos aficionados, exceptuando los de Carolina Panthers y los anti Manning claro está, desean que sean los Broncos los que levanten el trofeo de campeones el domingo. Por un lado porque sería el broche final a la carrera de un jugador excepcional, irrepetible, con un carisma, números y entendimiento del juego absolutamente fuera de lo común. Para muchos el mejor Quarterback de la historia.

También lo desean los detractores de Cam Newton, que son muchísimos, principalmente debido a su carácter extravagante, sus celebraciones ostentosas después de cada Touchdown y su arrogancia extrema. Siempre me ha recordado mucho al personaje interpretado por Jamie Foxx (Willie Beamen) en Un domingo cualquiera: un atleta portentoso con una personalidad difícil, a veces infantil, que exaspera a sus detractores con sus gestos y posturitas. Salvando las distancias, el mismo caso que pueda representar Cristiano Ronaldo en el fútbol.

Pero si finalmente es Newton y Carolina quienes logran levantar el preciado Vince Lombardi, de alguna manera se habrá hecho justicia, pues la realidad es que los Panthers han sido el equipo más explosivo y regular durante toda la temporada. Una circunstancia destaca por encima del resto. Y es que en los primeros dos cuartos del partido marcan una diferencia prácticamente inasumible para el resto. A destacar el partido contra Seattle Seahawks hace 3 semanas en el que en el primer cuarto ganaban 14-0 y al descanso se marcharon con una diferencia de 31-0. Una semana más tarde también colocaron un 17-0 a Arizona Cardinals en el primer cuarto (24-7 en el descanso), ganando finalmente el partido con una diferencia de 34 puntos. Y esto sin analizar experiencias similares contra otros rivales en temporada regular.

Simbolismo

También hay un cierto simbolismo si se da la circunstancia de que son los Panthers quienes ganan el domingo. Y es el relevo generacional. Porque Peyton Manning representa a la vieja NFL y Cam Newton a la nueva. Peyton Manning sabe que estar en la Superbowl 50 es gracias a una suma de circunstancias más cercanas a la suerte que a los méritos propios (al menos esta temporada), y a su enorme defensa. De hecho antes de que empezara el partido de final de conferencia ante New England Patriots saludó a Tom Brady y a Bill Belichick en lo que parecía una despedida ante los dos mayores representantes del equipo que está marcando una época en la NFL.

El propio Manning se ha deshecho en elogios hacia su rival y ha asegurado que Cam Newton será MVP el domingo. Y es que Peyton Manning no tiene nada que demostrar a estas alturas. Estar en la Superbowl es un regalo y todo lo que venga a partir de ahí, bienvenido sea. Las casas de apuestas dan claro vencedor a Carolina. Pero ojo que también otorgaron esta misma condición a New England hace dos semanas. Y es que en football todo puede pasar y cualquier detalle minúsculo puede tener más relevancia de lo que aparentemente se pueda pensar. Y si no que se lo digan a Stephen Gostkowski. Fallar ese extra point hace dos semanas tuvo mucha más incidencia en el devenir del partido de lo que en el momento del fallo se podía pensar.

Otros protagonistas

Más allá de Manning y Newton, lo cierto es que ambos equipos cuentan cada uno con un gran elenco de estrellas de la NFL. En el caso de los Broncos toda la defensa es excepcional -muchos la consideran una de las mejores de la historia- donde destacan dos de los mejores pass rushers de la liga, Von Miller y DeMarcus Ware. La secundaria es también muy potente y cabe destacar al Safety T.J. Ward. En ataque Demaryius Thomas y Emmanuel Sanders son los dos receptores estrellas para Manning.

En Carolina destaca en ataque el Tight End Greg Olsen, que pese a su gran tamaño tiene una gran agilidad, velocidad y seguridad en sus manos. Es muy difícil pararle. Y cuando Cam Newton no sale a correr cabe destacar la labor del Running back Jonathan Stewart. La defensa, sin estar al nivel de la de Denver, está liderada por el Linebacker Luke Kuechly.

Y no querría terminar sin dar cierto protagonismo a los entrenadores. Gary Kubiak ha pasado casi toda su vida como entrenador en los Broncos y los Texans. Tras un breve paso por Baltimore en 2014 este año volvía al equipo de toda su vida, esta vez como entrenador principal (ya estuvo una década entrenando entre 1995 y 2005 como coordinador de ataque y entrenador de Quarterbacks). Kubiak ya sabe lo que es ganar una Superbowl como entrenador (una con San Francisco y dos con Denver en la época de John Elway, ahora General Manager del equipo).

Por su parte Ron Rivera lleva en Carolina como entrenador principal desde 2011, habiendo pasado anteriormente por Chigago, Philadelphia y San Diego. Sin tanta experiencia como Kubiak como Head Coach, en 2013 fue nombrado entrenador del año, en una temporada en la que cambió su estilo predecible por un estilo mucho más agresivo en sus decisiones. También sabe lo que es ganar una Superbowl, esta vez como jugador (en 1986 con Chicago Bears, hace exactamente 30 años).

El domingo asistiremos al partido más esperado del año. Que gane el mejor.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados