Fútbol inglés

article title

Premier League, la lucha por el título se comprime

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Javier MERCADAL De vez en cuando, la Premier League realiza un regalo a todos sus seguidores. Al menos un par de veces por temporada, el campeonato inglés elige dos de sus partidos más importantes y los programa en una doble sesión continua que clava a los aficionados del balompié británico al sofá durante algo más de 180 minutos. Generalmente, lo suelen reservar para el domingo -el día tradicional para el fútbol en las Islas es el sábado-, y lo coronan con el nombre de 'Super Sunday'. Esta jornada, el menú fue insuperable. De entrante, el gran clásico entre los dos equipos más laureados; Manchester United – Liverpool. Como segundo plato, el gran derbi del norte de Londres; Tottenham Hotspur – Arsenal. Seguramente, los dos encuentros que más seguidores movilizan en todo el campeonato. Hace no mucho, Roy Keane dijo que “la Premier no es la mejor liga de Europa, aunque quizá sí sea la mejor marca”. Desde luego, el envoltorio, en papel de colores y con lazo incluido, es inmejorable. Aunque, en esta ocasión, contradiciendo la visión del legendario centrocampista irlandés, lo que había dentro del paquete superó su presentación.

Lo vivido el domingo fue el broche de gala a una jornada frenética. Casi trascendental. Pese a que la lucha por el título está más abierta que nunca, los resultados acaecidos sí que dejaron a las claras que, salvo giro inesperado, Chelsea, Liverpool, Manchester City y Arsenal serán los representantes ingleses en la próxima Champions League. Los cuatro, además, permanecen con las opciones intactas para terminar levantando el prestigioso trofeo de campeón.


Mourniho nunca ha ganado en la casa del Aston VIlla | Getty Images

INESPERADA DERROTA DEL LÍDER
En gran parte, por el sorprendente tropiezo que sufrió el Chelsea en su visita a Villa Park (1-0). El todavía líder de la Premier, aunque de manera virtual pues de ganar los tres partidos que posee menos el Manchester City le pasaría en la clasificación, cayó contra pronóstico en un partido trabado y repleto de polémica. William, Ramires y José Mourinho fueron expulsados, si bien es cierto que solo la primera pudo tener verdadera incidencia en el desarrollo del partido. Además, los londinenses vieron como en el colegiado, Chris Foy, les anulaba un gol por mano de Matic. En sala de prensa, el técnico de los azules cargó duramente contra el árbitro: “Tenemos que tener mucha, mucha mala suerte para que nos toque otra actuación arbitral como la de hoy. No se trata de una decisión puntual, ha sido toda su actuación. Desde el minuto uno al 94”.

Sin embargo, el ruido generado tras la polémica arbitral no debe enmascarar que el Chelsea no pudo contra un ordenado Aston Villa. Los de Birmingham, situados en tierra de nadie en la clasificación, se mostraron como un conjunto sólido y, a través de las botas de Benteke, contaron con varias oportunidades de gol. Finalmente, éste llegaría en el minuto 82, gracias a una jugada individual de Fabian Delph. El centrocampista inglés arrancó, prácticamente, desde su campo y, tras sortear a dos rivales, se apoyó en Agbonlahor, que le devolvió el balón para que terminara la jugada con un precioso tanto de espuela.

EL REGRESO DEL GRAN LIVERPOOL
El pinchazo del Chelsea da alas al resto de perseguidores, que no fallaron en sus diferentes compromisos. Algunos, de una importancia casi histórica. Es el caso, sobre todo, de la brillante victoria obtenida por el Liverpool en Old Trafford, el hogar de sus más encarnizados rivales. Un triunfo, por un incontestable 0-3, de una dimensión colosal. Los tres puntos conseguidos en Manchester no sólo mantienen al conjunto dirigido por Brendan Rodgers en la pugna por el título. Además, después de mucho tiempo, confirma a los de Merseyside que están por encima de aquellos con los que históricamente han rivalizados por la supremacía del fútbol inglés. Se trata, por tanto, de mucho más que un partido. De mucho más que una victoria para los 'Reds'. Y, por supuesto, de mucho más que una simple derrota para el desnortado Manchester United de David Moyes.
 

 

Get Adobe Flash player

 

De principio a fin, el partido fue un monólogo de los visitantes. Toda una clase práctica de cómo dominar un encuentro. El Liverpool anuló por completo los pocos argumentos que poseen los diablos rojos y materializó los tres puntos desde el punto de penalti. Hasta tres penas máximas señaló el cuestionado Mark Clattenburg en el área del United. Steven Gerrard anotó las dos primeras, minutos 34 y 46, y falló la tercera. Luis Suárez se encargó de redondear la cuenta, tras aprovechar una fenomenal asistencia de Daniel Sturridge en el 84'. Lo cierto es que los 'Reds' no necesitaron mucho más de su estrella. Ganaron como bloque y se posicionan en el segundo puesto, a cuatro puntos del Chelsea, aunque con un partido menos. Todo parece indicar que volverán a la Liga de Campeones la próxima campaña, principal objetivo del curso, aunque vista su trayectoria conformarse con ello sabe a poco. Apenas quedan dudas ya de que el Liverpool, el gran Liverpool, ha regresado.

EL ARSENAL SE ANOTA EL DERBI
De manera casi paralela, el otro equipo que parece haber alzado la voz esta campaña después de un largo periodo de silencio es el Arsenal. Los de Arsene Wenger se impusieron por 0-1 en White Hart Lane y, una jornada más, permanecen en la pelea por el campeonato. Lo hacen, además, a costa de su gran rival vecinal, al que ya sacan nueve puntos de diferencia -contando, los 'Gunners', con un partido menos-. De manera velada, el partido se presentaba como un ultimátum a Tim Sherwood. Después de caer por 4-0 ante el Chelsea y por 1-3 ante el Benfica, los 'Spurs' afrontaban su última opción de reconducir su trayectoria enganchándose a los puestos de cabeza. Una presión que todavía se hizo más cuesta arriba cuando, al minuto y medio de partido, Rosicky finalizaba una gran jugada batiendo de fuerte disparo a Lloris.

Con el viento a favor que suponía el 0-1 en el marcador, el Arsenal se sintió cómodo para llevar a cabo en el encuentro el guión que perseguía. Igual que había hecho el Benfica tres días antes, los de Islington salieron al Lane con la intención de jugar a la contra. Cediendo la pelota a un Tottenham que, con Sandro y Bentaleb en la medular, se mostró demasiado plano. Así llegaron las mejores oportunidades de los visitantes, que sin embargo ya no marcarían más. Tampoco recibirían ningún tanto, pese a que los locales apretaron, y mucho, durante la segunda parte. Con más corazón que cabeza, los 'Spurs' rondaron la meta de un, por momentos, dubitativo Szczesny. Wenger movió el banquillo y sacó a Flamini, Monreal y Vermaelen por Rosicky, Podolski y Oxlade-Chamberlain. Toda una declaración de intenciones que tuvo su fruto, pues los seguidores rojiblancos pudieron volver a cantar con orgullo aquello de “One-nil to the Arsenal” en casa del eterno rival.


David Silva fue el gran protagonista del City | Getty Images

CITY Y EVERTON, LOS OTROS GRANDES GANADORES
La pelea por el título la cierra el Manchester City. Los de Pellegrini, son, realmente, aquellos que poseen más posibilidades de llevarse el trofeo pues, si ganan todo lo que les queda por jugar, incluidos tres partidos aplazados, acabarían primeros. Claro que, con lo que queda por jugarse, por ejemplo tienen que viajar todavía a Old Trafford, Emirates Stadium o Anfield Road, ese supuesto no deja de resultar una versión actualizada de las célebres cuentas de la lechera. De momento, los de azul celeste cumplieron en su complicada visita al Hull City en el partido que abrió la jornada en la Premier League. A pesar de sufrir la temprana expulsión de Vincent Kompany, el conjunto 'citizen' se repuso y acabó apuntándose la victoria por 0-2 gracias a los tantos de Silva (14') y Dzeko (90'). 

También le sonrió el fin de semana al Everton. El cuadro entrenado por Roberto Martínez logró una agónica victoria sobre el Cardiff City por 2-1 y refuerza su candidatura a jugar la próxima edición de la Europa League. Tuvieron que sufrir para ello, eso sí. Concretamente, hasta el minuto 90, cuando Coleman logró el tanto de la victoria para los 'Toffees'. Antes, Deulofeu había realizado el primero de la tarde (59') y Torres Ruiz (68') había puesto el empate. De momento, los de Liverpool se colocan en sexta posición con 51 puntos, dos menos que el Tottenham aunque, eso sí, con un partido menos. Peor pintan las cosas para los galeses, que permanecen, una semana más, en puestos de descenso.

[Sigue toda la actualidad de la Premier League @SpheraPremier]
 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados