Italia

article title

Prandelli en busca del goleador perdido

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Enrique JULIÁN GÓMEZ – Desde que Cesare Prandelli tomó el mando de la Nazionale hace casi tres años, tras el desastroso Mundial de Sudáfrica, llegó con unos principios muy claros. Hacer olvidar el catenaccio que se ha venido relacionando histórica e inevitablemente con la selección italiana, y proponer un juego de más posesión, más toque y menos directo, siguiendo de lejos el modelo de la selección española.

Sin embargo, a la hora de ponerlo en práctica se ha encontrado con las dificultades propias de un equipo que, por mucho que insista, sufre mucho con ese estilo, puesto que no tiene los jugadores adecuados para jugar de ese modo, especialmente en defensa. Numerosos cambios de sistema, de jugadores, futbolistas fuera de posición… En muchas ocasiones da la impresión de que Prandelli pierde el rumbo. Y paradójicamente en un equipo que debería funcionar ofensivamente, quienes más han sufrido esta inestabilidad han sido los delanteros italianos.

Hasta once goleadores diferentes, once nueves puros han jugado con Italia bajo el mando de Prandelli: Amauri, Giuseppe Rossi, Giampaolo Pazzini, Marco Borriello, Alberto Gilardino, Fabio Quagliarella, Alessandro Matri, Mario Balotelli, Antonio Di Natale, Pablo Osvaldo y Mattia Destro.

Hasta la explosión de Balotelli en 2013, tras su fichaje por el Milan, ningún delantero había gozado de un mínimo de continuidad con Prandelli. De hecho, el potente delantero de 23 años es el máximo goleador en esta época, con diez goles. En la presente Copa Confederaciones partía como titular, pero su inoportuna lesión le ha obligado a volver a casa y se tendrá que echar mano del otro goleador presente, el veterano Gilardino, ya que Pablo Osvaldo, inicialmente convocado, fue excluido por el código ético interno.

El segundo máximo goleador con Prandelli no es ninguno de ellos, sino Antonio Cassano. El preparador lombardo le devolvió la confianza, este se la "pagó" con siete goles. Incluso Cassano formó parejas relativamente estables, primero con Giuseppe Rossi, hasta su grave lesión, y en la Eurocopa 2012 junto a Mario Balotelli, una delantera tan talentosa como volcánica que alcanzó la final. Sin embargo, tras el campeonato europeo disputado en Polonia y Ucrania, Cassano desapareció definitivamente de las convocatorias.

Curiosamente, el mejor goleador italiano durante el último lustro, Antonio Di Natale, apenas ha contado con opciones en la selección. Solamente fue convocado a la Eurocopa 2012, más por presión popular que por decisión propia del seleccionador, donde jugó un partido como titular y anotó el gol del empate frente a España en el partido inaugural.

En definitiva, una amalgama de delanteros volcánicos (Balotelli, Osvaldo), desafortunados (Rossi), oscurecidos (Pazzini, Matri), demasiado “verdes” (Destro) o directamente sin nivel (Borriello, Amauri). Todo ello unido a la indecisión constante de Prandelli, incapaz de formar un equipo con continuidad. Balotelli, un goleador inestable en sí mismo, debería ser el futuro. Pero ni Balotelli ni ningún otro “nueve” rendirá hasta que el resto del equipo, y el propio Prandelli, tengan las ideas claras.

[Sigue toda la actualidad del fútbol italiano en @CalcioSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados