article title

Portugal, “eran 11 Eusébios contra 11 Secretários”

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Brais TOURIÑOArrancaba el 2014 en Portugal con el punto de mira de los aficionados en la última jornada de la primera vuelta, que se disputaba el pasado fin de semana con el choque entre los dos (más) grandes, Benfica contra Porto en un horario nada habitual, por cierto, las cuatro de la tarde.

Y de repente, conmoción en el país vecino. El día cinco se marchaba para siempre Eusebio da Silva Ferreira.

El mundo del fútbol se volcaba con menciones y recordatorios para uno de los más grandes de todos los tiempos, y un auténtico icono benfiquista. La estatua de la Pantera Negra en las inmediaciones de Da Luz era casi instantaneamente solapada por bufandas (no solo benfiquistas) a modo de homenaje.
Representantes de todos los clubes rendían su merecido homenaje a la figura de Eusebio, historia en si mismo del fúltbol luso. Luis Filipe Vieira, presidente del Benfica empezaba a preparar el merecido tributo benfiquista a su figura de cara al próximo encuentro, que recordemos, era el gran clásico, la visita del FC Porto.

Entonces de repente eran las tres y media del pasado domingo. Jorge Jesus apostaba por un once con cuatro jugadores con clara vocación ofensiva (Rodrigo, Gaitán, Markovic y Lima) y se decantaba por Oblak en lugar de Artur bajo palos. Su homólogo portista, Paulo Fonseca, confiaba en Carlos Eduardo en el mediocampo, a tenor del buen resultado que le había dado en los últimos encuentros y concedía la (sorprendente) titularidad a Licá.

Cuatro menos cinco, salen los jugadores con el himno local de fondo y un Estádio Da Luz a rebosar explota en un increible mosaico en memoria de la Pantera Negra. La imagen de la grada totalmente empapelada con el himno de fondo emociona. Las camisetas de los once jugadores ponen "Eusébio" encima de su dorsal. Once Eusebios recibían al FC Porto en el césped. Miles en la grada. 


Los once jugadores del Benfica lucieron el nombre de Eusébio | Getty Images

Tan solo trece minutos tardó Eusebio en dar la primera estocada a través del pie izquierdo de Rodrigo. El hispano brasileño empaló un zurdazo a la escuadra de Helton tras un gran (gran, gran) pase en profundidad de Markovic. A partir de ahí, posesión para el FC Porto (56% al descanso). Pero posesión en zonas estériles del campo, pues los pupilos de Fonseca eran incapaces de crear un fútbol hilbanado, pues la disposición de Jorge Jesus ahogaba el mediocampo portista. Fernando solo fue una sombra de si mismo y Carlos Eduardo no estuvo al nivel. Las pocas veces que consiguieron llegar al area local, Oblak resolvía sin demasiados apuros. Se terminaban así los primeros 45 minutos.

Con la reanudación, el Benfica salió a por todas, dispuestos a poner tierra de por medio en el luminoso. Minuto 52, tras una mano de Mangala a cabezazo de Matic el balón se va a corner. El colegiado no hace caso de las protestas y ordena que se bote el saque de esquina. El propio Nemanja Matic lo ejecuta y como cuchillo en mantequilla entra Garay al corazón de área para ejecutar un precioso cabezazo que termina en el fondo de la red. Dos a cero. Eusebio feliz viendo a su equipo desde arriba.

A partir de ahí, nervios. Los visitantes quisieron pero no pudieron. Entró y  re-debutó Quaresma, y casi sale antes de tiempo Jackson Martinez, que aparecía allí donde había un conato de rifirrafe. Tampoco fue su día.

El partido terminó (mira los goles aquí) y los jugadores rindieron el merecido homenaje a la leyenda. Los tres puntos se quedaban en casa y el depaso, se colocaban como líderes en solitario de la Liga ZON Sagres justo en su ecuador.

Rescatando un tweet de @omalestafeito: "Eran 11 Eusébios contra 11 Secretários".

El FC Porto, por su parte, se coloca tercero, tras los dos conjuntos de Lisboa. Preocupante debería ser para ellos que en estas quince jornadas hayan perdido más partidos de Liga que en las tres últimas temporadas. Y hayan concedido más puntos que en toda la pasada temporada. Fonseca tiene mucho trabajo con su equipo, y un hipotético traspiés le pondría con pie y medio fuera Do Dragao. Para el que escribe, el Benfica ha por fin demostrado esta temporada que está para ganar la Sagres. Y aún tiene que volver Cardozo a la punta de lanza lisboeta. Queda media liga, empieza la emoción.

[Sigue la actualidad del fútbol portugués en @PortugalSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados