Fútbol italiano

article title

¿Por qué el Napoli tiene tan pocos abonados?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

No cabe duda de que el Napoli es uno de los equipos más atractivos de Europa. Es el gran aspirante a acabar con la hegemonía de la Juventus en Italia y muchos le presentan como uno de los grandes outsiders de esta edición de la Champions League. Su atrevido y vistoso estilo de juego, liderado por el trabajo desde el banquillo de Maurizio Sarri con un bloque que se mantiene desde hace tres años, ha enamorado a muchos aficionados neutrales, aparte de a los apasionados locales.

Sin embargo, hay un dato que contrasta de manera escandalosa con estas sensaciones: cerradas las campañas de abonados, el Napoli ha vendido menos de 6.000 abonos de temporada. 5.888 es el dato concreto de abonados que publica la Gazzetta dello Sport, un número solo superior en el presente campeonato de Serie A al Sassuolo, con 4.800 abonados.

En el caso del equipo neroverde, el número es entendible: un equipo modesto de una ciudad pequeña, sin tradición y que juega en un estadio a 25 kilómetros. Pero, ¿en el caso del Napoli? Pequeños equipos recién ascendidos como la SPAL o el Benevento ronda los 8.000 abonados; y entre los grandes equipos se manejan cifras muy superiores en la Roma (20.000 abonados), la Juventus (29.900, todo vendido), Milan e Inter (unos 31.000 abonados cada uno).

Abonados en la Serie A 2017/18 [Gazzetta dello Sport]

Este escaso número de abonados en Napoli, que se ha mantenido o incluso reducido ligeramente en las últimas temporadas, contrasta con los datos de afluencia a los partidos en el estadio de San Paolo: la temporada pasada acudieron 36.600 espectadores de media -sobre una capacidad total de unos 50.000- a los encuentros en casa del Napoli en Serie A. Este dato es el cuarto mejor entre los equipos italianos, por detrás de Inter, Milan y Juventus. Y en el primer partido en casa de esta temporada, contra Atalanta, acudieron 35.100 personas al estadio.

Una de las razones del escaso número de abonados se puede encontrar en las malas condiciones del antiguo estadio de San Paolo: vetusto e incómodo, necesita una remodelación que no tendrá lugar y la dirigencia ya ha proyectado, en fase muy inicial, la construcción de un nuevo estadio más pequeño y cómodo en Bagnoli, junto al barrio de Fuorigrotta en el que se encuentra el actual.

Sin embargo, el principal motivo de este dato es puramente económico y promovido principalmente por Aurelio De Laurentiis: el presidente del club nunca ha apostado por realizar una campaña de abonados activa durante el verano y ha declarado en varias ocasiones que los napolitanos prefieren comprar las entradas de partido en partido y que él se adapta a ello.

 

Hasta el punto de que, tomando datos de la temporada pasada, comprar las entradas partido a partido fue mucho más económico que adquirir el abono a principio de temporada, con la ventaja extra de poder elegir los partidos a los que acudir. Exceptuando las curvas, en el resto de sectores del estadio la diferencia es sustancial. Por ejemplo, en la Tribuna Posillipo, el coste del abono fue de 1.500 euros, mientras comprar las entradas de los 19 partidos por separado costó menos de 1.000 euros.

De este modo, la dirigencia del Napoli cree que los ingresos son mayores que con una campaña de abonados normal, adaptada al carácter napolitano e incluso con la opción de reservarse una gran masa de entradas para patrocinadores. Para los abonados, las únicas ventajas son las de disponer de un asiento fijo -si bien esto es relativo en San Paolo- y derecho preferencial para conseguir entradas en Champions League.

Otra característica atípica de un club que se aleja en muchos sentidos de lo normal en el fútbol actual.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados