Tenis

article title

Pliskova: potencia y templanza en busca del número uno

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La vida da muchas vueltas o, como dice el nuevo spot de una agencia de viajes, “las vueltas dan mucha vida”. Si no que se lo pregunten a la checa Karolina Pliskova, una jugadora que ha visto cómo las vueltas de una pelota de tenis han conseguido poner su mundo patas arriba en menos de un año.

Un período de tiempo en el que se ha destapado, por fin, el gran talento de una tenista que, a día de hoy, puede plantar cara a cualquier jugadora del circuito sin sentirse inferior y, mucho menos, sin inmutarse. Así es Karolina Pliskova, de carácter impertérrito pero con un potencial que ya ha salido a relucir. Tanto es así que hace tiempo que dejó de ser ‘la gran esperanza’ para convertirse en la principal baza del tenis checo.

Ante la ausencia de su compatriota Petra Kvitova, que se recupera de las lesiones sufridas en el asalto a su casa, Pliskova asumió el papel de líder en la pasada eliminatoria de Copa Federación ante España. Venció en sus dos partidos y mantuvo, sin despeinarse, la gran línea de actuación con la que ha comenzado este espectacular 2017.

Un inicio de año inmejorable

Y es que la checa lleva un balance de victorias – derrotas, en este 2017, muy favorable: 15-1. Un pequeño borrón en los cuartos del Open de Australia que, sin embargo, no ha empañado este inmejorable inicio de temporada en el que ya sobresalen dos títulos, Brisbane y Doha – acumula ocho en su carrera –.

Dos semanas increíbles en las que Pliskova ha demostrado que es más que un potente saque, el cual parece incluso mejorar en cada partido. A ello se suma, en este último tramo de su carrera, la evolución en los golpes de fondo, potentes y más controlados, los desplazamientos y, sobre todo, el aspecto mental. Quizás el valor más importante en un tenista de élite. Y es que cuando falla la cabeza, el resto no sirve de nada.

Pliskova levanta el trofeo tras su triunfo en Doha | KARIM JAAFAR/AFP/Getty Images

Una premisa que la checa parece haberse marcado a fuego en la mente puesto que muestra una templanza y un saber en la pista envidiables. Puntos, estos últimos, que le han valido para saber esperar su momento y lograr, en 2016, alzarse campeona en un torneo tan importante como Cincinnati, ser finalista en el Abierto de Estados Unidos y participar en el prestigioso Torneo de Maestras de final de año.

Actuaciones que, como no podía ser de otra manera, le han catapultado hasta los primeros puestos de la clasificación WTA. Actualmente, tras su triunfo en Doha, se consolida en la tercera plaza del ranking y en el segundo puesto de la carrera a Singapur tras la gran Serena Williams.

Próximo objetivo: ¿el número uno?

De esta forma, ¿a qué puede aspirar Pliskova en este 2017? La respuesta es bien sencilla: a lograr un Grand Slam y, por qué no, al número uno del mundo. Grandes metas que la checa podría, perfectamente, conseguir si mantiene el nivel mostrado hasta ahora.

Ya sabe lo que es llegar a una final de Grand Slam y también tiene claro cómo ganar a jugadoras de la talla de Serena Williams y Angelique Kerber, actuales número uno y dos del mundo, porque ya lo ha hecho. Así pues, lo único que debe hacer Pliskova es seguir con ese gran ritmo de juego y tener paciencia. Porque todo consiste en dejar que la vida y la pelota sigan dando vueltas…

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados