Se habla de:

Fútbol Europeo

article title

Permiso para sueños europeos en el St. Mary’s Stadium

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Muchas veces los planes inesperados, esos que llegan de la nada, de repente, suelen ser los que mejor salen. Salir a tomar algo, tranquilamente, sin arreglar, y llegar a las 7 de la mañana con la sensación de haber pasado unas horas fantásticas. Esos planes.

Algo así podría servir de ejemplo para explicar lo que están viviendo en el Sur de Inglaterra. En la ciudad desde donde partió el transatlántico británico más conocido de la Historia, el Titanic, están viviendo una temporada llena de emociones, de sensaciones encontradas, a la vez que inesperadas. En Southampton, a falta de 5 jornadas, sueñan con los ojos abiertos. Con buena letra, con la mejor de las plumas cargada de tintas, pero con el permiso real de soñar.

Ronald Koeman llegaba el pasado verano al fútbol inglés con un proyecto que debió convencerle, pero que no pintaba realmente bien. Tras la gran temporada realizada por Pochettino en el banquillo local del St. Mary’s Stadium, los grandes del fútbol inglés despertaron interés por algunos de sus futbolistas más destacados. El Southampton no pudo resistir la tentativa económica de las potencias, recaudando cifras estratosféricas por jugadores como Lambert, Shaw, Lallana o Lovren, entre otros.

El resultado llegó a ser devastador. El propio Ronald Koeman bromeaba con la situación, publicando en redes sociales imágenes de campos de entrenamientos vacíos, junto al texto “Preparados para entrenar“. La temporada no se presentaba de la mejor de las formas. La ilusión de la afición no era la más elevada de la Premier League probablemente. Y razones había de sobra para que la preocupación se instalara en el seno de los Saints.

Sin embargo, los resultados deportivos han sido más que importantes. El positivismo ha sido la nota predominante en el año deportivo del Southampton, que supo invertir bien el dinero recibido en el pasado mercado veraniego, y le permiten ahora, en la recta final de temporada, de aspirar, por qué no, a disputar torneo europeo la próxima temporada.

Y el contexto no llamaba a ello. En una clasificación de salarios por plantillas en Inglaterra, el Southampton aparece en le 16ª posición (de 20 clubes). Es decir, los Saints son el 16º equipo que menos dinero invierte en la Premier League destinado a los salarios de sus futbolistas. Una limitación, o gestión rentable, que no les priva de estar peleando por objetivos continentales hasta las últimas jornadas del torneo británico.

La competencia es alta, y la Champions League (pese a haber estado muchas jornadas dentro de las primeras cuatro plazas) parece descartada, pero sin embargo sí tienen opciones matemáticas, y accesibles, de aspirar a llevarse una de las posiciones de Europa League. A falta de 5 jornadas para el final de la presente temporada de Premier League son séptimos, fuera del objetivo, pero la distancia respecto al sexto (Tottenham) y quinto (Liverpool) les permiten soñar con bases sólidas.

La distancia respecto al Liverpool, quinto, es de sólo 1 punto, pero los Reds tienen un partido aplazado que deberá disputar, por lo que la distancia podría ser realmente de 4 puntos. Una distancia accesible, aunque a contrarreloj por lo poco que resta en juego. Sin embargo, la competencia con respecto al Tottenham coge fuerza. Ambos conjuntos están a sólo un punto, pero los Spurs tienen los mismos partidos. Una situación que coge todavía más fuerza, más posibilidades, ya que el próximo sábado la Premier League abrirá su 34ª jornada con un duelo entre Southampton y Tottenham que tiene mucho más en juego de lo que pueda parecer.

La oportunidad perfecta para el Southampton para seguir soñando con la ilusión innata del que está enamorado. La oportunidad perfecta para que los Saints mantengan lógicas esperanzas de jugar la Europa League la próxima temporada. Al mismo tiempo, el Tottenham tendrá una oportunidad única de quitarse un rival, o al menos de abrir brecha en la tabla clasificatoria. Una auténtica final para ambos, que pelearán de tú a tú por un objetivo común.

Una temporada llena de méritos. El horizonte pintaba negro en verano. En el horizonte se presencia el intranquilo aura que desprende Mordor, pero todo ha salido bien, mejor de lo esperado. Ronald Koeman y los suyos sueñan con los ojos despiertos con el deseo de viajar al viejo continente la próxima temporada defendiendo al fútbol inglés por Europa.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados