Se habla de:

Girona

article title

Pere Pons: Camino a Primera, pero con los pies en el suelo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Para los amantes del deporte hay una prueba muy evidente del inalterable paso del tiempo: primero, de adolescente, los deportistas que admiras son mayores que tú. Al cabo de unos años, empiezas a comprobar con asombro que tus nuevos ídolos son de tu generación y que algunos de ellos ya son incluso más jóvenes que tú.

Hace unos días Pere Pons cumplió 24 años. Al verlo, rápidamente me pregunté lo siguiente: ¿puede haber algo mejor que celebrar un aniversario mientras estás en uno de los mejores momentos de tu vida, te dedicas a aquello que más te gusta y, además, te encuentras a un paso de subir a Primera división con el equipo de tu tierra y de tu corazón? Habrá respuestas de todo tipo, pero para mí sí que hay algo mejor: contar historias como la del centrocampista del Girona.

Y es que se puede decir que Pere Pons llegó al fútbol por casualidad. Puede parecer extraño, pero es cierto. Cuando tenía 6 años, Pons jugaba a hándbol en Bordils, uno de los muchos pequeños municipios que hay en las afueras de Girona. Un fin de semana que no tenía partido, fue a ver como Marc Feixas, uno de sus amigos de la infancia, jugaba un partido de fútbol con su equipo, el Celrà. Feixas, que hoy juega con el Banyoles de Segunda Catalana, recuerda lo que pasó aquel día de la siguiente manera: “éramos justos y el entrenador, Andrés Valverde, le dijo si quería probarlo. En cuanto acabó el partido, les dijo a sus padres que le había gustado mucho y que quería jugar a fútbol. A la semana siguiente ya jugó con nosotros”.

El que fue el culpable de que Pere Pons aterrizara en el mundo del fútbol, Andrés Valverde, todavía embellece un poco más la anécdota. Según cuenta, “el primer día tuvimos que dejarle unas botas de fútbol”, “unas de esas que se amontonan en el armario de cosas perdidas”. Sí, igual que tantos otros, Pere se inició en el fútbol en un equipo pequeño y humilde.

Destacó desde el principio. Tanto que después de tan solo media temporada en el Celrà, el Girona intentó ficharles a él y a Marc Feixas para su benjamín A. “Nuestros padres dijeron que no, que se esperaran al año siguiente, que lo primero eran los amigos”, recuerda Feixas. Algo parecido decía el mismo Pere Pons en una entrevista en Ràdio Girona del pasado noviembre en referencia al salto a Primera división: “no hay que tener prisa. Si ahora te quieren, si sigues trabajando igual, el año que viene te querrán igual o más”. Dicho y hecho, el verano siguiente el Girona se volvió a interesar por Pons y Feixas, que entonces sí que aceptaron una oferta para formar parte del equipo alevín de fútbol 11 gerundense.

Pero antes de empezar a vestir la camiseta del Girona, los dos jugadores tuvieron tiempo de completar una última actuación de ensueño con el Celrà, el equipo que los vio nacer como futbolistas. Fue en un partido contra el Porqueres que terminó con victoria por 14 a 0. Pere Pons marcó siete goles y asistió a Marc Feixas en siete ocasiones. Marc Feixas marcó siete tantos y asistió a Pere Pons en los siete goles que éste consiguió. Fue un partido perfecto. Incluso “el árbitro paró el encuentro y le pidió al entrenador que nos cambiara”, rememora Feixas con cierto orgullo.

Así pues, el centrocampista llegó al Girona en edad alevín… y hoy aún sigue allí, luciendo la camiseta número 8 del primer equipo. Por el camino, tan solo una cesión de media temporada al Olot de Segunda división B para disponer de minutos y poder crecer como futbolista.

Antes de marcharse al Olot en el invierno de 2014, Pere Pons ya había debutado con el primer equipo del Girona. Lo hizo el 12 de septiembre de 2012, de la mano de Rubi, en un partido de Copa del Rey en el campo del Sporting de Gijón. Desde entonces, ha jugado un total de 129 partidos oficiales con el equipo gerundense. De éstos, los últimos 107 han sido con Pablo Machín en el banquillo, un técnico que le ha dado confianza absoluta.

En la Liga123 de esta temporada, Pons ha jugado 25 partidos como titular y solo se ha perdido dos encuentros, uno de ellos por sanción. De hecho, en el Girona, Pedro Alcalá es el único que supera los 2.223 minutos que ha estado sobre el terreno de juego. En cuanto a su influencia en el juego, Pere es, de largo, el jugador del Girona que más pases intenta (997), el que más pases completa (766) y el que más balones recupera (187). En definitiva, como dice su primer entrenador, Andrés Valverde, “es un trabajador incansable”, “el jugador que todos los técnicos quieren tener en su equipo”. En otras palabras, es insustituible. Y, aunque Transfermarkt lo tase en 1’8 millones de euros, para Pablo Machín su valor es incalculable.

LEER MÁS: Entrevista a Àlex Granell

Pero Pere Pons no es solo cualidad futbolística a raudales. También hay que destacar su carácter. Y es que, pese a su juventud, es un tipo sencillo, humilde e incluso un poco tímido. Por esto, y por muchos otros motivos, el centrocampista es, sin duda, uno de los jugadores más queridos de este Girona que tan cerca está de hacer historia. ¿Una prueba? El pasado mes de octubre nacía la Penya Pere Pons y el jugador se convertía en el tercero de la historia del club en contar con una peña oficial a su nombre, emulando a dos grandes como Jandro y Eloi Amagat.

El día de la inauguración de su peña, Pere Pons afirmaba que estaba “en una nube” y que era “la persona más feliz del mundo”. Aquel miércoles de octubre, entre otras personas, le acompañaron dos de sus mejores amigos en el vestuario: Eloi Amagat y Àlex Granell, su compañero más inseparable en el centro del campo del Girona.

“He tenido la suerte de verlo llegar al primer equipo. Era un joven de 18 años con un cuerpo de niño. Cuando te hablaba no te miraba ni a los ojos, y hoy hasta se atreve a robarnos el brazalete de capitán”, Eloi Amagat.

“No hay mejor persona para identificar nuestro club. Es un espejo para los que ya estamos en el vestuario y para las generaciones que tienen que venir en los próximos años”, Àlex Granell.

No queda ninguna duda de que Pere es muy querido por compañeros, amigos, familiares y aficionados, pero… ¿cuál es el secreto para sobrellevar tantos elogios? “Es un jugador que nunca ha perdido las raíces, un chico que no ha olvidado de donde salió”, asegura Andrés Valverde.

Y es que, en medio de este fútbol en el que mandan tanto los billetes, es un placer único ver triunfar a un chico normal, el único del año 1993 de su Sant Martí Vell natal, un pequeño pueblo de 250 habitantes que se encuentra a media hora de Girona. Hace unos meses, después de cumplir otra meta al ser convocado por la selección catalana, el 8 del Girona proclamaba: “mi vida está siendo un sueño y estoy muy feliz, pero, como siempre, con los pies en el suelo”. Con los pies en el suelo, pero caminando hacia Primera división.

Foto principal: La Liga

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies