Se habla de:

Multideporte

article title

Pentacampeones de invierno

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Los deportes de invierno han acabado su temporada a excepción del patinaje artístico que tiene su Mundial en los próximos días y de los Mundiales masculino y femenino de curling. La semana pasada dos hombres acabaron un año histórico, Marcel Hirscher (foto cabecera) en esquí alpino y Martin Fourcade en biatlón, al lograr su quinto título consecutivo en la general de la Copa del Mundo, algo sin precedentes en sus especialidades pero conseguido en otras modalidades olímpicas especialmente por mujeres.


Biatlón

El biatlón es un deporte de extrema igualdad y eso está reflejado en el palmarés de la Copa del Mundo femenina donde ninguna mujer fue capaz de llegar a tres títulos consecutivos hasta la irrupción de la sueca Magdalena Forsberg que, entre 1997 y 2002, ganó seis seguidas.

Forsberg, con un discreto palmarés olímpico (dos bronces en Salt Lake City 2002) y uno mucho más extenso a nivel mundial (seis oros, una plata y cinco bronces), brilló en la Copa del Mundo donde logró 36 victorias (16 en persecución, 13 en sprint, 5 en la prueba individual y 2 en salida en masa), al menos un triunfo en ocho temporadas consecutivas y los seis títulos seguidos ya mencionados.


Bobsleigh

El bobsleigh sólo tiene una modalidad femenina, el bob a dos, aunque ahora en bob a cuatro también pueden participar mujeres y en un futuro no muy lejano tendrá su versión femenina. Y la mejor de la historia es la alemana Sandra Kiriasis, siete veces campeona mundial (incluyendo los cuatro oros en la prueba mixta bobsleigh/skeleton), seis veces campeona de Europa y oro olímpico en Turín 2006.

Kiriasis cimentó su leyenda en la Copa del Mundo, que ganó ininterrumpidamente entre 2003 y 2011 y donde consiguió 45 victorias (40 en bob a dos y 5 por equipos), 79 podios y al menos un triunfo en doce temporadas consecutivas (de la 2002/2003 hasta la 2013/2014).


Esquí alpino

Annemarie Pröll fue la primera gran estrella femenina del esquí alpino. Cuatro veces campeona del mundo entre combinada (1972 y 1978) y descenso (1974 y 1978), no consiguió el oro olímpico hasta los 27 años en el descenso de Lake Placid, semanas antes de su retirada.

En la Copa del Mundo Pröll logró su primer triunfo en Maribor en 1970 y en los cinco años siguientes se impuso en la general. La austriaca sumó multitud de triunfos en todas las temporadas, excepto en la 1975/1976, hasta dejar el esquí con 62 victorias: 36 en descenso, 16 en slalom gigante, 7 en combinada y 3 en slalom (el supergigante no existía por aquel entonces). El récord de victorias en el gigante no cayó hasta 1991 y hubo que esperar hasta 2015 para que Lindsey Vonn superase sus 62 victorias (y a 2016 para que sobrepasase las 36 en descenso).


Esquí estilo libre

La tardía creación del mundial de esquí estilo libre (1986) y su aún más postrero estreno olímpico (1992) redujo el palmarés de la suiza Conny Kissling que en los JJOO sólo pudo ser 13ª en baches en 1992 y en los Mundiales sólo consiguió cuatro medallas. Una cifra pequeña para ella porque entre 1983 y 1992 ganó diez veces seguidas la Copa del Mundo, récord histórico en cualquier deporte olímpico invernal.

Kissling compitió en todas las disciplinas de estilo libre existente por aquel entonces y se llevó triunfos en todas ellas: 66 en combinada, 34 en acrobacias, 3 en aerials y 3 en baches para totalizar 106 victorias y 204 podiums. Además posee 22 Globos de Cristal (10 en la general, 9 en combinada y 3 en acrobacias) más del doble que sus inmediatos perseguidores.


Luge

El luge es el único deporte olímpico invernal con más de un pentacampeón consecutivo de Copa del Mundo. Y los tiene por partida quintuple. Los primeros en lograrlo fueron los italianos Hansjörg Raffl y Norbert Huber en parejas con cinco títulos entre 1989 y 1993. Les siguieron dos hombres, el austriaco Markus Prock con siete títulos entre 1991 y 1997 y el italiano Armin Zöggeler con seis (2006-2011), al que tomó el relevo Felix Loch que ha ganado las cinco últimas ediciones. Y a nivel femenino hay otro caso con la alemana Tatjana Hüfner (2008-2012).


Los cinco magníficos de 2016

En 2016 los pentacampeones se han reproducido. Hasta el año pasado solo existían ocho entre las Copas del Mundo de cualquier deporte olímpico invernal y en esta temporada se han añadido cinco más, aunque uno de ellos ya era pentacampeón desde 2014.

El austriaco Marcel Hirscher, campeón de la Copa del Mundo de esquí alpino desde 2012, logró el quinto título consecutivo batiendo su récord personal de podios (19) y consiguiendo ocho victorias entre tres disciplinas (tres en slalom, cuatro en slalom gigante y una en supergigante).

En biatlón Martin Fourcade también consiguió su quinta Copa del Mundo consecutiva con siete victorias individuales y tres títulos en el Mundial. Además el francés lleva cuatro años seguidos ganando al menos una prueba en cada una de las cuatro modalidades individuales (sprint, persecución, 20 Km y salida en masa).

En esquí estilo libre el pentacampeón es Mikaël Kingsbury. Con cinco victorias esta temporada (tres en dual moguls y dos en moguls) Kingsbury tiene en su palmarés diez Globos de Cristal (cinco en la general y cinco en baches, ambos de manera consecutiva), récord histórico masculino.

Con siete victorias consecutivas, igualando el récord histórico de la Copa del Mundo de luge de Georg Hackl, el alemán Felix Loch obtuvo su quinta victoria seguida en la general a la que hay que añadir su triple corona mundial.

El último pentacampeonato es en realidad un heptacampeonato porque el letón Martin Dukurs lleva siete años seguidos ganando la Copa del Mundo de skeleton donde lleva 44 victorias parciales en total. Dukurs se impuso en todas las carreras menos una (7 de 8) igual que hizo en 2012 (7 de 8) y 2013 (8 de 9).

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados