Mercato

article title

Pellè, el italiano más afortunado

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Alemania fue el encargado de enviar a Italia a la casa del diablo después de no haberlo conseguido en toda su historia, tras una horrenda tanda de penalties, Italia falló más y lo pagó. Fue Pellè, uno de los villanos de la noche, tras previo vacile a Neuer, quién cuando contactó con el balón, derrumbó a su propia país y Selección.

 

Tras aquella fatídica noche, nada volvió a ser igual. El país tenía nombre, apellidos y rostro, de los hombres que compraron el billete de vuelta antes de hora. Junto a Zaza, estaba él. Habiendo hecho una temporada aceptable pero sin alardes en el Southampton inglés, el seleccionador Antonio Conte confió en él como uno de los hombres referencia en punta de ataque junto a su compañero de selección, Éder. Después de haber anotado la puntilla ante Bélgica y España, todo se vino abajo desde los once metros. No volvió a ser Pellè, aquel hombre que apuntalaba el trabajo de los pretorianos, tampoco el hombre del tupé. Graziano se conformó con ser el hombre más afortunado de todos los italianos. El Shandong Luneng llamaba a su puerta.

CnNBvghWcAElqym

 

Después de brindar con Parolo y subirlo a los redes, poco tiempo después de aquella maravillosa ejecución, quien sabe el porqué del festejo. Graziano Pellè abandonaba el fútbol de primer nivel. No es que estuviera arrepentido de semejante atrocidad, para nada. El internacional italiano hacia las maletas rumbo a China. ¿El motivo? 40 millones en dos años. Cobrando 15 en su primera temporada y siendo el mejor italiano pagado de todos los tiempos. A día de hoy, mucho mejor que el segundo y el tercer clasificado, cobrando Giovinco y De Rossi una cifra superior a los 6M por temporada. Con estas cifras, el italiano se sitúa como el cuarto jugador mejor pagado del mundo, solo por detrás de Ronaldo, Messi y Hulk, otro emigrante a la Super Liga China. No tuvo fortuna desde los once metros pero dentro de unos años, tendrá la mayor fortuna. 

CnGL1GMWEAAfEhW

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados