Eibar

article title

Pedro León y el ecosistema perfecto

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

“Habláis de Pedro León como si fuera Zidane, Di Stéfano o Maradona y es un buen jugador que hace dos días jugaba en el Getafe”

Con esta frase, que ya ha quedado para la posteridad, José Mourinho respondió en una rueda de prensa a las reiteradas preguntas de los periodistas por la no convocatoria de Pedro León para jugar un partido de la fase de grupos de la Liga de Campeones frente al Auxerre.

Desgraciadamente en el mundo del deporte, en especial el fútbol, un aspecto extradeportivo y ajeno a un jugador puede permanecer más en la memoria de los aficionados que sus méritos deportivos. A Pedro León le ocurre algo parecido. Cuando se habla del futbolista murciano se vienen a la cabeza las frases del ex técnico luso del Real Madrid, Mourinho, sobre él.

Es cierto que el paso de Pedro León por el equipo blanco, fue uno de los peores momentos de su carrera. En esa temporada, la 2010/2011, sólo jugó ocho partidos entre liga y Champions y únicamente marcó un gol. Una campaña para olvidar.

Al año siguiente, el jugador nacido en Mula, Murcia, volvió al equipo donde despuntó. Retornó al Getafe. Estuvo cinco campañas allí. A pesar de que hizo buenas estadísticas, no volvió a demostrar su gran nivel de forma regular. Dejó destellos, pero su rendimiento fue a rachas.

En la vida de todo futbolista hay decisiones que cambian una trayectoria por completo, puede que para bien, puede que para mal. El Getafe, en la temporada pasada descendió a Segunda División, y Pedro León decidió abandonar al club. Un conjunto en el cual había militado durante seis campañas en dos periodos distintos.

LEER MÁS: Una cuadrilla de amigos

El verano pasado decidió fichar por el Eibar. Llegó a coste cero. De forma libre, ya que terminaba contrato. Podía parecer que la trayectoria del jugador murciano iba en sentido descendente. Estaba a punto de cumplir 30 años y fichaba por un conjunto pequeño. Cuando se dice pequeño, en el caso del Eibar se refiere a todos los sentidos. Es un club de una localidad de pocas dimensiones, 27.000 habitantes aproximadamente, con un estadio con una capacidad para sólo 6.285 personas,  y que encaraba su tercera temporada en Primera División en toda su historia.

Un destino que podía parecer poco competitivo y de inferior nivel para un jugador de la calidad de Pedro León. Una decisión del futbolista que a priori parecía desacertada.

En una entrevista reciente al jugador murciano ha declarado que le “hablaron muy bien del Eibar. Me siento muy querido. Es un club fenomenal para jugar a fútbol. Mi familia vive aquí de maravilla”. Pero lo más importante para Pedro León es sin duda la figura del entrenador. “Yo estoy en el Eibar por José Luís Mendilibar. Mi relación con él va más allá de lo futbolístico y deportivo”.

Mendilibar ha sabido sacar todo el potencial que tiene Pedro León. Le ha dado confianza y le ha hecho uno de los líderes del equipo. El murciano se siente querido por su entrenador. Sus declaraciones profesan una gran admiración al técnico.

En los esquemas del entrenador vasco, un jugador como Pedro León es básico. Mendilibar es un firme defensor del juego por las bandas. Apuesta la mayoría de veces por iniciar las jugadas de peligro siempre por los laterales del terreno de juego. Al murciano le va como anillo al dedo este estilo de fútbol. Su posición de extremo por ambas bandas, sobre todo por la derecha, le hace ser un jugador clave. Por eso Mendilibar vio, en el ex futbolista de Getafe y Real Madrid entre otros, alguien con quién poder desplegar su idea de juego.

Básicamente Pedro León ha encontrado el ecosistema perfecto. Él es feliz jugando para el Eibar. Muchas veces buscamos la felicidad en los sitios donde tengamos más flashes, donde los demás hablen más de nosotros. Creemos que para triunfar hay que ser alguien en un sitio importante. Pero el fútbol no es así.

Ser feliz en el balompié es jugar en un equipo donde te quieran y te valoran. El Eibar y Mendilibar así lo han hecho con Pedro León. Al murciano nadie le ha regalado nada. Todo se lo ha trabajado con el sudor de su frente. A muchos, después del paso frustrado por un equipo como el Madrid, no recuperarían nunca su nivel de antaño. El jugador nacido en Mula se ha sobreimpuesto y en el Eibar vuelve a demostrar el gran futbolista que es.

Las estadísticas no engañan. Pedro León, en la presenta liga, ya suma ocho goles. Ha superado su récord anotador en una sola temporada en el campeonato doméstico, que fueron siete dianas en la campaña 2013/2014 con el Getafe. Y lo mejor es que aún quedan encuentros por disputarse. Así que el murciano puede dejar el listón más alto todavía.

En el apartado de las sensaciones se le ve liberado. Trata el balón de una forma exquisita, que pocos futbolistas pueden. Sin duda, el rendimiento del jugador está haciendo disfrutar a los aficionados que amamos el fútbol. E incluso, se podría argumentar que el murciano está viviendo su mejor momento como profesional, en plena madurez, a los 30 años.

Ser feliz es la clave para jugar mejor al fútbol. Lo difícil es encontrar el club adecuado con el entrenador idóneo. Hay jugadores que se pasan su trayectoria buscando. Pero a veces, esta situación llega en el equipo menos esperado. Pedro León le debe mucho al Eibar, pero sobre todo, le debe mucho a Mendilibar.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados