Fútbol Europeo

article title

Pasquale Bruno, salvajismo animal

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

En la historia del fútbol, siempre se ha dicho que Italia es la cuna de los jugadores más duros que los terrenos de juego han dado vida. Quizás por el fútbol poco vistoso que se ofreció durante muchos años o quizás por otras razones, en el país transalpino, los jugadores encargados de las labores menos vistosas (algunos no), heredan la fama de ‘carniceros’ como si de un apellido se tratase, y de dicha fama, rara vez consiguen desprenderse de ella. Es su carta de presentación, es un sobrenombre que queda impregnado en su DNI animal.

Pero no solo Italia forma esta clase de jugadores. Desde las ligas del Reino Unido hasta los torneos menos conocidos del panorama futbolístico, pasando por la ya mencionada Italia, muchos son los que han dejado huella en las páginas de los jugadores más sucios del fútbol. Marco Materazzi, Roy Keane, Andoni Goikotxea, Vinnie Jones y una larga lista, quien sabe sin con fin. Una lista en la que, curiosamente, la mayoría de integrantes son jugadores británicos.

Vinnie Jones encarándose con un árbitro

Vinnie Jones encarándose con un árbitro durante un partido | Foto: DailyMail

Y sin embargo, no haremos mella en eso. En quien nos centramos es en un ya ex-jugador italiano, para variar, que ha vuelto a ser noticia por otro episodio violento, esta vez fuera de los terrenos de juego. Se trata de Pasquale Bruno, natural de Lecce, que desarrolló los años más prolíficos de su carrera en la década de los 90 en la Juventus, Torino y Fiorentina, con un paso también por el país anglosajón. Un jugador que durante sus años como futbolista era conocido como ‘El Animal’ por sus acciones temerarias y violentas, que no pasaron inadvertidas para nadie. Un apodo que recuerda al del jefe de la Camorra napolitana Pasquale Barra.

Se trataba de un jugador no muy dotado técnicamente, de ahí que sus entrenadores le situaran en posiciones defensivas. Y es que su capacidad de sacrificio por defender a muerte los colores que vestía le convirtieron en, para muchos, el futbolista más sucio y violento de la historia del calcio. Episodios para el recuerdo hay muchos, como el codazo a Pierluigi Casiraghi en un Derby della Mole, en el que defendía los intereses del Torino. En aquel partido (expulsado por dicha acción) tuvo que salir a empujones por parte de sus compañeros porque estuvo a punto de agredir al árbitro.

Por esa y alguna acción de ese estilo, terminó ganándose a los hinchas granata, que llegaron a cantarle “Bruno, pégales por nosotros”. Y vaya que si lo hacía. El puñetazo a Franco Lerda mientras jugaba en la Fiorentina o la pelea contra Florin Răducioiu (quien terminó con 9 puntos de sutura) también son recordados. Nefastos sucesos para el mundo del fútbol para los que es necesario tirar de archivo. Y pese a ello, “no fue un violento, sino un exhibicionista de la violencia”, como dijo el periodista Adalberto Bortolotti.

Pasquale_Bruno,_1991,_derby_di_Torino

Pasquale Bruno, sujetado por el cuerpo técnico del Torino, al ser expulsado en el Derby della Mole del noviembre de 1991

Pasquale Bruno ha vuelto

Y cuando el bueno de Pasquale colgó las botas en el Cowdenbeath escocés parecía que dejaba atrás su impronta de codo y rodilla que el mundo del fútbol tanto se condena. Pero no, ha vuelto a ser noticia, esta vez por las palabras que ha dedicado al defensa de la Juventus, Leonardo Bonucci, en una reciente entrevista: “Es insoportable. Volvería a jugar al fútbol para esperarle en el túnel de vestuarios, darle un puñetazo, romperle el labio y que no hable en 5 meses”. Unas declaraciones fuera de lugar de una persona que usó la violencia en los terrenos de juego para jugar en la élite y dar el salto a la fama. Lo peor es que ahora es comentarista de fútbol de una televisión italiana. A saber como expresa esa rabia contenida con un micrófono.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados