Espanyol

article title

Partido Vintage: Barcelona 2-2 Espanyol

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El derbi catalán pocas veces defrauda a alguien. El honor en juego, hay veces hasta que el reglamento se amplia a la ligera. A falta de dos jornadas para el final y con el Barça líder por la mínima, muchos culés, pericos y madridistas no pueden olvidar la noche del 9 de junio de 2007 donde Raul Tamudo atestaba un golpe casi definitivo a la Liga en uno de los partidos más recordados de aquella temporada y de la historia.

raul-tamudo

Con horario unificado, los transistores adquirieron otra dimensión aquella noche en los estadios de la Liga y alrededores, como mandan los cánones. La Liga se decidiría en escasos segundos del final. Era la penúltima jornada de campeonato, y 90.695 espectadores se sumaron a una fiesta donde el RCD Espanyol -sobradamente a salvo, 12º clasificado, con 49 puntos- comparecía en el papel de acompañante de lujo, sin nada en juego más que el orgullo tras una temporada gris. Con el Barça empatado a 73 puntos con el Real Madrid, pero con los de Fabio Capello en ventaja gracias al gol average, la antesala de la última jornada liguera se presentaba como un todo o nada.

Raul Tamudo adelantaba a los pericos en el Camp Nou en el preludio de lo que se avecinaba mientras que en la Romareda donde el Madrid también debía ganar, empezaba abajo en el marcador tras unas manos de Helguera y la posterior transformación desde los 11 metros de Diego Milito. En el Zaragoza por aquel entones jugaba un tal Piqué

El Barça remontó con doblete de Messi, el primero de ellos, rebautizado como la mano de Dios, tras anotar un gol con la mano que no vio el colegiado. Van Nistelrooy puso el empate en Zaragoza con un gran testarazo, y Diego Milito puso un hilo de esperanza al ridiculizar a la zaga blanca antes de batir entre las piernas a Iker Casillas. En ese momento, el Camp Nou era pura felicidad, remontando el derbi catalán, con el Madrid perdiendo y líder con 3 puntos de ventaja.

En el minuto 89, en pleno éxtasis azulgrana, cuando todo parecía quedar así, Van Nistelrooy al rechace tras disparo de Higuaín situó el 2-2 y tan solo 18 segundos después llegó el gran golpe. En una rápida contra, con un balón al hueco, donde duele, Tamudo enfrentó a Valdés mano a mano para después decidir. Eran las tablas en el marcador. El ‘Tamudazo’ sacudió al Camp Nou y a la Liga, puesto que el Madrid dependía de si mismo en la última jornada (vs Mallorca) para ser campeón. 90.695 experimentaron en el Camp Nou la sensación de ver como se escapaba una Liga en 18 segundos.

El escenario se repite esta jornada, en una Liga que parecía resuelta, con el Barça dejando puntos en el desfiladero y Atlético y Real al acecho. La visita del Espanyol al Camp Nou, es traer al recuerdo los viejos y malos fantasmas. Tamudo ya se ha pronunciado: “Ojalá se repita el Tamudazo”. El Barça tiene tiempo para tomarse la revancha, el Espanyol; el orgullo y la oportunidad.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados