Se habla de:

Fútbol Español

article title

Pahíño, un futbolista diferente

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Manuel Fernández Fernández, Pahíño, falleció hace algo más de cuatro primaveras, a la edad de 89 años. Sesenta y nueve antes había disputado sus primeros partidos como futbolista de Primera división y que durante casi trece años siempre fue un jugador de conseguir dobles digitos en lo que a goles se refiere, temporada a temporada.

En una España anterior a la Guerra, en 1923 le vio nacer la población viguesa de Navia. Hambruna y las tropas franquistas buscando a su padre fueron algunas de las cosas que tuvo que superar en su niñez y juventud. Fichó por el Celta, tras el rechazo del Salamanca por parte de su madre.

abc.es

Pahiño y Zarra. Fuente: abc.es

Su primera campaña como futbolista de la primera plantilla tuvo lugar en la temporada 1943-44. Desgraciadamente vive un descenso. Quince encuentros esa campaña en los que marca un total de cuatro goles. Sin embargo dos años después ya vuelve a jugar con el club gallego en Primera. Esta vez 22 disputas y quince goles. Ya empieza a verse en él, un goleador a tener en cuenta.

Algunos de los futbolistas que tiene como compañeros son: Mesa, ex-futbolista rojiblanco en el que consiguió dos Ligas y también saboreó la triste sensación del descenso con el mismo equipo, el Atlético. Ocho campañas en el club colchonero con un parón a consecuencia de la Guerra entre los años que tuvo lugar el enfrentamiento, antes de jugar cuatro en el equipo gallego; Aretio que jugó seis como vigués antes de irse al Barcelona y otros antes de disputar su última temporada como profesional en el club de Vigo, Yayo jugando casi diez años en el club celtiña, Hermida que tuvo una vida en el club antes de irse una campaña al Córdoba, Marzá que estuvo muchos años en la entidad previo paso por el Real Madrid, Venancio, o Simón que terminó jugando nueve campañas tras estar otras cuatro en el rival de la comunidad, el Deportivo.

Aretio. fuente: historiacelta-des.blogspot.com.es/

Aretio. fuente: historiacelta-des.blogspot.com.es/

Mitad de tabla es la posición que es la que ocupa el club. La 46-47 es la temporada anterior a la que consiguió despuntar el futbolista gallego en el Celta. Se mantuvo en unos números similares tanto él como el club al que pertenecía. La 47-48 supuso una serie de cambios para el joven jugador. Pichichi, cuarta plaza del Celta, la llamada de la Selección y el Real Madrid. Casualmente salió en dirección de la capital junto a un compañero suyo del equipo y que ingresaría en la historia del Real Madrid al poco tiempo. Miguel Muñoz. Dos campañas del madrileño, que sería primero jugador y luego entrenador de la época dorada del conjunto blanco de los 50, le bastaron para fichar por un Real Madrid que sería historia futbolística.

Fuente: Wikipedia

Miguel Muñoz. Fuente: Wikipedia

Sin embargo como muchas veces sucede, la principal causa de la venta o salida del jugador fue  consecuencia de sentirse maltratado por la directiva del club pontevedrés, siendo apartado varias jornadas en la temporada que estamos hablando. Para él, no eran suficientes los emolumentos económicos que le ofrecían y salió hacia Madrid la campaña siguiente. Eso si a cambio de algo más de un millón de las antiguas pesetas. Ese fue el pago para la salida del dúo. Cinco años con la casaca madridista   ( y un partido como colchonero en la segunda campaña en Chamartín), consiguió una Liga y volvió a ser pichichi. Esta vez con 28 goles en su haber.

“Cojones y españolía” fueron las palabras que causaron una sonrisa sarcástica del futbolista gallego

 

Salió, volviendo a Galicia y cumpliendo el deseo de Santiago Bernabéu de no irse al club colchonero. Esta vez al Deportivo de la Coruña. Casualidades de la vida saldría este enorme futbolista y llegaría una leyenda a ocupar su plaza de delantero, Alfredo Di Stefano.

Tres años en el club coruñés y siendo importante. Sin embargo harto de ‘esos falanguistas asquerosos’, algo que como reconoció: ‘Ser de izquierdas me impidió ir al Mundial de 50’. Sus ideales y sus lecturas no le hicieron ser un futbolista admirado y defendido por el Régimen. Más bien todo lo contrario. Cansado se retiró tras un año en el Granada.

Pahiño ante el Celta. Fuente: La Voz de Galicia

Pahiño ante el Celta. Fuente: La Voz de Galicia

Un futbolista distinto a lo que había por aquel entonces hasta el punto de sonreír sarcásticamente, a un comentario en el que pedía el general Gómez Gamalloa ‘cojones y españolía’. Así era Pahíño, así era el futbolista diferente.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados