FC Barcelona

article title

Oxígeno para Luis Suárez

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Luis Suárez lleva cinco partidos sin marcar. Sin embargo, antes de que se cumplieran estos 450 minutos ya empezó a estar en el punto de mira. Muchos preguntan qué le ocurre, cuál es su estado de ánimo. Algunos tienen claro estar viviendo el declive del uruguayo. Sin embargo, tras los juicios hay algo más, intentar entender qué le ocurre a Suárez y valorar la real magnitud de su sequía goleadora.

Tras el último partido de Liga que enfrentó a FC Barcelona y Sevilla, preguntaron a Valverde sobre el cambio de Paco Alcácer, haciendo alusión a que el de Torrent estaba haciendo un gran partido. Ernesto acusó al cansancio de Alcácer y a los minutos que lleva cada uno en sus piernas durante el tramo de temporada disputado. También indicó que creyó que Suárez seguiría teniendo ocasiones. Y así fue.

(Getty)

Luis sigue generando ocasiones de gol y el rompecabezas del charrúa radica en la definición. Al fin y al cabo, el principal objetivo de un delantero como Suárez es el acierto. Esa falta de efectividad hace sombra a todas sus participaciones. Quizás, cinco partidos no tengan tanta longitud. El mal es menor cuando a pesar de la carencia de sus dianas, los resultados del FC Barcelona siguen sumando puntos y logros. Sin embargo, si el 9 del Barça no marca goles, es sinónimo de estar señalado.

El sistema que ha adoptado el Barcelona con Ernesto Valverde en posesión de los mandos requiere para Luis una exigencia y unos esfuerzos obvios, ante más kilómetros. Suárez se encuentra más alejado de su deseado gol. Éste es sacrificado por la falta de oxígeno. El punto final de sus jugadas muestra a un Luis que llega más asfixiado para permitirle definir cómodamente. El fútbol exige a atletas.

Evidentemente, la mentalidad juega un papel relevante. La cabeza manda y es fundamental para superar las adversidades. Cualquier jugador que tiene, a parte de su aporte colectivo, un cometido tan claro como la suma de goles, empieza a ansiar el tanto cuando el acierto habitual desaparece. Seguramente esa ansiedad generada se refleja cada vez que encara a portería.

(Getty)

La pasada campaña, Luis Suárez finalizó con 37 dianas, cifra considerable ante el papel que ejecutó un Barcelona que desilusionó a algunos adeptos. En la temporada del 2015-2016, su segunda en el Barcelona, logró la cifra de 59 goles, logrando el Pichichi de La Liga y la Bota de Oro. Terminó en el cuarto lugar de la lista de jugadores del Balón de Oro. Sin duda, fue la Liga de Luis Suárez, que le consagró como el killer que necesitaba el FC Barcelona. Probablemente marcaría un antes y un después, generaría una gran expectativa para las siguientes y dejaría a Luis sin margen de error.

Suárez ha sido un respiro para el equipo azulgrana que, tras la despedida de Eto’o y con todas sus diferencias, ha vuelto a tener ese nueve de garantías.

Actualmente, solo cuenta con tres goles en Liga, y sigue sin estrenarse en la vigente edición de Champions League. El debate inicia la duda ante la edad de Luis (30 años) y el físico como factor imprescindible. Valverde defiende su versión, confía en su adaptación en la evolución del sistema y tiene claro que el acierto vendrá. Se refirió a centímetros. El gol depende de una medida de longitud. Si Suárez es capaz de galopar tantos metros, terminará encontrando esa unidad. No hay otra explicación para un jugador que aporta un espíritu de lucha de categoría, insaciable. El mayor hartazgo para quien le persigue.

Démosle oxígeno al pistolero, solo necesita respirar.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados