Osasuna

article title

La pasión por el todo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El mejor Sevilla de la historia -según los 39 puntos de la clasificación- llega a El Sadar en uno de los momentos más delicados para Osasuna. Con nueve puntos, el equipo rojillo ocupa la última posición de la tabla y, aunque ha recuperado sensaciones positivas en las dos últimas jornadas, se encuentra muy lejos del nivel del conjunto andaluz. Los números lo recuerdan. En Pamplona apenas cuentan con los dedos de una mano lo bueno, mientras que en Sevilla el negativismo a estas alturas de la temporada no existe.

Futbolísticamente, Osasuna no puede hacer sombra al equipo de Sampaoli. A priori, los hispalenses por nombres y calidad técnica superan con creces a lo que Osasuna puede ofrecer sobre el terreno de juego. Como muestra, los encuentros que ambos conjuntos han disputado hasta el momento. En la capital navarra muchos han tirado la toalla y ven imposible una salvación del equipo. Ya se dice que Osasuna tiene poco que perder cada fin de semana. Sin embargo, mañana los de Vasiljevic tienen, al menos, una cosa que demostrar: que Osasuna, poco a poco, recupera su personalidad. Enfrente, quizá, uno de los rivales más sólidos en este sentido. Porque si algo caracteriza a los equipos de Sampaoli es la fe en una idea y su ejecución hasta el final.

Es sabido que al técnico argentino le mueve la pasión por el fútbol. Quedarse aquí sería simplificar mucho la figura de Jorge Sampaoli, pero en la base siempre permanecerá ese arrebato ordenado de sus equipos. Allá por donde ha pasado, el entrenador del Sevilla ha sabido transmitir su percepción del fútbol a los futbolistas. No es un hecho fácil, pero lo consigue y le siguen. El Sevilla de Sampaoli es un equipo convencido, decidido, aplicado, ilusionado y con un propósito. Si el partido dura 92 minutos, los andaluces se concentran para jugar 95. Son varios los puntos -y las victorias- que han conseguido en los minutos finales. El último ejemplo, contra el invencible Real Madrid de Zidane. Los blancos jugaron un partido casi perfecto, pero los sevillistas aprovecharon cinco minutos de duda merengue para darle la vuelta al resultado y cerrar en 39 las victorias consecutivas del Madrid.

Fue la mejor prueba de lo que Osasuna tiene que mostrar en El Sadar. Si con los pies el equipo navarro no supera al rival, la cabeza pasa a ser lo más importante. Osasuna tiene en el Sevilla el mejor ejemplo al que aferrarse para conseguir algo positivo. Más allá de los esquemas tácticos, el equipo de Vasiljevic debe moverse por esa pasión, ese sentimiento de lucha y de creencia hasta el último segundo que ha acompañado a Osasuna desde que nació y que el Sevilla lo plasma a día de hoy a la perfección. La afición quiere que vuelva “el Osasuna de toda la vida”: un conjunto que se reconoce a sí mismo y que sabe ganar sin olvidar su propia personalidad. Solo así Osasuna, quizá, saque algún punto.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados