Se habla de:

Libros y guías

article title

Operación Malinche: un día con Mágico González

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Por Dani Pinilla | No es fácil cerrar una cita con Jorge Mágico González. Pero tampoco es misión imposible. El mejor jugador salvadoreño de todos los tiempos demostró en sus años mozos poseer una indiscutible habilidad para desmarcarse en los terrenos de juego, la misma que ahora fuera de ellos. De alguna forma podría decirse que este tipo tan poco dado a los convecionalismos (y libre por tanto) sirve de espejo de su propio país: El Salvador. Cuenta con recursos suficientes para haber sido en el fútbol lo que le hubiera dado la gana, jugar dónde le plazca… y sin embargo fue feliz en el modesto Cádiz CF compitiendo por no descender de categoría. También así le sucede al precioso país centroamericano: lo tiene todo en su mano pero peca de conformista y no sabe organizarse para crecer en absoluta plenitud. Quizás yo esté equivocado, véanlo como una impresión personal.

Mágico sigue viviendo en San Salvador. Cuando sale de su domicilio, pisa la calle. No reside en un condominio blindado apartado de todos. Cada semana se viste de corto y juega pachangas en el Estadio Nacional (que por supuesto ha sido bautizado con su propio nombre) y disfruta de una pensión vitalicia que le ha concedido el Parlamento por abrumadora mayoría. ¿Por qué motivo? Por ser él, el Mágico, el salvadoreño al que todos sus compatriotas están dispuestos a aplaudir y que permanece al margen de las muchas heridas abiertas por los años de plomo de la cruentísima guerra civil. Por algo ostenta el título de Hijo Emeritísimo del país.

Mágico también ejerce como apoyo psicológico de las selecciones nacionales inferiores. Se trata de estar para servir de estímulo y referente a los jóvenes jugadores. Es un cargo que sólo él podría desempeñar. Cualquier otro candidato chirriaría. Yo tuve la suerte de compartir un día con Mágico durante mi paso por América Central para la redacción de mi último libro de viajes (Operación Malinche. Un reportero tras las huellas de piratas, guerrilleros, indígenas, narcos y conquistadores). El Salvador sub 19 se medía a su homólogo canadiense. La derrota fue severa: cero a tres. Asistí al partido y luego eché la tarde con Mágico, su hijo y su amigo Carlos Oporto en la sede de la Federación Salvadoreña de Fútbol. Incluso probamos a lanzar algunos disparos en los campos de entrenamiento. Momentazo.

operaciónmalinche

 

En un momento le pregunté a Jorge si el anuncio de Pepsi, cuando él y Messi dan patadas a una lata de refresco, está trucado. Me miró con cara de incrédulo. “Nooo, tan sólo vaciamos un poco la lata porque me hacía daño en el pie”.

 

– ¿Es difícil ejercer de mejor futbolista de tu propio país?
– No es fácil llevarlo de la manera como soy, pero digo que se puede. Hay que estar un poco loco, aun con la edad que tengo ser soñador, ser consciente de las debilidades de uno mismo. Me compromete a dar lo mejor de mí. Ha sido un honor, un gracias a Dios que se me haya considerado como tal. Es un reconocimiento a ese tiempo que estuve jugando afuera del país, cuando nunca perdí de vista que lo estaba haciendo por El Salvador, nuestro paisito lindo y chiquito. Por eso trato siempre de cuidar mi personaje del Mágico.

En 1984, Diego Maradona lo reclamó para formar parte del FC Barcelona durante unos partidos amistosos en EEUU. A modo de prueba. Se produjo un incendio en el hotel de concentración de Los Ángeles. Todos los futbolistas salieron raudos a la calle… menos el salvadoreño, al que encontraron en la cama acompañado por una bella señorita. Cuando le descubrieron e informaron del fuego, tan sólo acertó a responder: “Yo no he sido”. El FC Barcelona acabó renunciando a su fichaje. Con anterioridad, el PSG se había desplazado a El Salvador para cerrar su contratación. Mágico no se presentó a la cita, aparentemente porque estaba echando la siesta. Tampoco los parisinos se hicieron con sus servicios. El Mago es así.

 

Pueden consultar y adquirir “Operación Malinche” en www.danipinilla.com

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados