article title

Once reválidas para discernir el fracaso de la redención

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Joel SIERRA – Chievo Verona, Bologna, Livorno, Catania y Sassuolo son los implicados, por este orden, en la disputa por seguir jugando entre los mejores de Italia. Los cinco viven una temporada angustiosa y destinada sin remedio, ya a estas alturas, a una feroz pugna quíntuple para evitar el drama del descenso en las once finales que tienen por delante. Ninguno quiere tener que protagonizar películas de Serie B durante la próxima temporada pero sólo dos de ellos podrán evitar el castigo y mantener su caché.

CHIEVO VERONA
Dos victorias en los últimos cinco partidos -una de ellas ante un rival directo como el Catania- han permitido al cuadro veronés huir de la quema y ser el mejor situado para no perder la categoría a día de hoy. Corini, que cogió al equipo último con seis puntos tras la duodécima jornada, ha conseguido darle la vuelta a una situación harto complicada, aunque certificar la salvación es un reto de mucha mayor enjundia. El Chievo afronta de forma inminente sendos duelos de altura -Fiorentina y Roma- y tienen por delante en su calendario tres enfrentamientos directos -Bologna, Livorno y Sassuolo- que pueden dictar sentencia. Los goles de Paloschi y mantener el buen balance defensivo, el mejor de este grupo de cinco, son activos que deberán seguir haciendo acto de presencia si los mussi volanti no quieren poner fin a seis cursos consecutivos en la máxima categoría del Calcio.

BOLOGNA
Los rossoblù son los que menos derrotas acumulan
de esta escena de cinco actores -tan sólo una más que el Verona o la Sampdoria- pero les cuesta una barbaridad sumar de tres en tres. La llegada de Ballardini hizo más fuerte al equipo defensivamente pero la balanza se ha desnivelado en exceso, hasta alejarse del gol de forma preocupante, como indica el hecho de no haber visto puerta en los últimos cuatro encuentros. La marcha de Diamanti sigue escociendo y aunque el Bologna ha sabido desenvolverse con final feliz en situaciones semejantes en pretéritos cercanos, la configuración actual del plantel -diseñado para cotas más altas- y el nerviosismo cada vez más acuciante, pueden pasarles factura. La próxima jornada toca visita al Livorno, en un duelo de vital necesidad, de alta tensión y de victoria obligada para ambos.


Bologna y Livorno lucharán por evitar el descenso a Serie B | Getty Images

LIVORNO
El caso amaranto es el opuesto al de sus compañeros de fatigas boloñeses. El cuadro toscano es el más goleador de todos los que anhelan y pelean por la salvación gracias, en su mayor parte, a los tantos de Paulinho, quien suma ya una decena y que se ha constituido indudablemente en la viga maestra sobre la que asentar la permanencia. Sin embargo, las lagunas llegan en tareas defensivas. Los de Di Carlo –tercer técnico del año– han recibido ya medio centenar de goles a pesar del buen trabajo de Bardi bajo palos, motivo principal por el que no terminan de conseguir salir del pozo. Ahora se les presenta una oportunidad inmejorable para tratar de insuflar aire a su moral y sacar fuerzas de flaqueza si logran llevarse la victoria en el Armando Picchi en la próxima jornada. Necesitan sumar puntos cuantos antes. Su parte final de calendario es la más dura y exigente, con rivales como Juventus, Lazio, Udinese, Fiorentina y Parma en las últimas seis fechas, y puede suponer un hándicap de difícil abordaje.

CATANIA
Nadie en las cinco grandes ligas europeas tiene las cartucheras más vacías de pólvora que los sicilianos
. Una carencia insostenible que se encargan de demostrar en cada partido y a la que no han conseguido revertir ni la vuelta de Maran al banquillo, ni la de Lodi al terreno de juego. El choque del próximo fin de semana en Reggio Emilia, será otro enfrentamiento tan crudo como decisivo y conllevará, intrínseca e irremediablemente, el hundimiento del contendiente derrotado en el fondo de la tabla. Los rossazzurri saben muy bien lo que es salvarse in extremis, ya lo hicieron en la última jornada de la campaña 2007/08 con 37 puntos, uno más que el Empoli. Misma puntuación con la que también se salvó el Bologna una temporada después. Todo hace pensar que por dichas cotas bajas pueden ir los tiros este año aunque esa es una marca que para los etnei está todavía muy lejana. Si el Catania no remonta el vuelo cuanto antes, pronto será demasiado tarde como para alcanzar la altura necesaria para seguir planeando por la Serie A.

SASSUOLO
El farolillo rojo no gana un partido desde el póquer de Berardi al Milan en la última jornada de la primera vuelta
. La única victoria de los neroverdi en 2014. Entonces eran decimosextos, con 17 puntos. Ocho partidos después, han acumulado un triste punto más, con siete derrotas anteriores de forma consecutiva. Su cociente cara a puerta de medio gol por partido en esos últimos ocho encuentros es tan ínfimo como extraño para un equipo que cuenta entre sus filas con buenos delanteros. La principal angustia es que Berardi, Zaza y Floro Flores suman 22 de los 25 tantos sassolesi y nadie más aporta en ataque, mientras en defensa se desangran. La marcha atrás con Di Francesco y los múltiples fichajes en invierno no ha supuesto ni un minúsculo auge en su rendimiento y, tras un inicio de temporada ilusionante, el Sassuolo se hunde irremediablemente tras su primera temporada en la élite. La inminente visita del Catania puede ser el mazazo definitivo o, en cambio, un pretexto perfecto para seguir creyendo. Un duelo que, en apenas unos meses, tiene todas las papeletas para ser de Serie B.

[Sigue toda la actualidad del Calcio en @CalcioSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados