Real Madrid

article title

Odegaard, el héroe nómada de Noruega

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La vida en Drammer no es muy distinta a la del resto de Noruega. Es una ciudad pequeña, a 40 km de Oslo, dibujada por grandes zonas naturales donde la gente, fría y tranquila, disfruta de los humildes ingresos que genera una tradicional región pesquera. Una ciudad poco habituada a ver su nombre en los principales medios de comunicación de todo el mundo. Sin embargo, hay alguien que lo ha hecho posible: Martin Odegaard, el héroe nómada noruego.

“Tiene una visión fantástica para el juego y una comprensión del juego y una técnica extremas”, dice Ronny Deila, su entrenador en el Stromsgodset, ahora en el Celtic. Ha hecho debutar a Odegaard un 13 de abril de 2014, con 15 años y 117 días,  el más joven de la historia de la Primera División de Noruega. Se deshace en elogios con el chaval. También la grada, que corea su nombre y vibra con cada regate, cada incursión en el área y cada gesto técnico que deja el chico. Juega con una facilidad pasmosa, con la seguridad de un jugador experimentado pero con la bisoñez de una madurez adelantada. Un mes más tarde, Odegaard marca en un partido con el Stromsgodset y se convierte en el jugador más joven en marcar en la más alta categoría noruega.

martin-odegaardok

La estrella local ya está forjada. Una estrella que estaba latente un año antes, cuando los focos no le prestaban atención, mientras Odegaard entrenaba con el Bayern de Munich. El equipo alemán acaba de ser campeón de Europa y el joven está encantando. “Es el mejor club del mundo. Juegan buen fútbol con muchos grandes futbolistas”, afirma la joven estrella. Por aquel entonces, Odegaard no era más que una semilla desconocida. “Nunca le había visto jugar. Sabía que era una de las jóvenes promesas”, acepta Ole Martin Arst, exfutbolista noruego. Todos coinciden: el futbolista apunta maneras, pero todavía no tiene un nombre hecho.

Una vez que el joven ha debutado y empieza a marcar goles ayudando el equipo a mantener el nivel, incluso a mejorarlo, a Odegaard se le empieza a ver con otros ojos. La sensación que transmite es la de un chico cuya mente no va acorde a su edad. No obstante, es difícil ver a un chico tan joven entrenar casi 20 horas diarias, tanto en los entrenamientos con el club como fuera de él. Es inteligente, tiene personalidad y, sobre todo, no duda en echarse el equipo a la espalda. Davy Wathne, periodista deportivo noruego, lo corrobora: “tienes que comparar con otros chicos de 15 años para entender lo maduro que es y lo diferente que es con respecto a otros chicos de su misma edad”. Dentro y fuera del campo, Odegaard muestra que los focos no le asustan, que el camino para derribarle no está en la presión. Piensa como un jugador experimentado y juega con la frescura y naturalidad de su juventud. La mente de un ganador en el cuerpo frágil de un adolescente.

“El nuevo Messi”

Las gradas del Marienlyn Stadion se empiezan a nutrir de aficionados que quieren ver al joven del que toda la ciudad habla y de ojeadores con boli y agenda en mano. Barcelona, Manchester City y Bayern de Munich le vigilan. Odegaard es toda una atracción en Drammen, incluso en el resto de Noruega, y su presencia en los medios de comunicación es cada vez más habitual. Le empiezan a comparar con Messi. Su personaje se agiganta. Drammen ya aparece en los mapas de las escuelas. A Odegaard esto no le afecta. “Me divierte jugar al fútbol”, repite como un mantra. Mientras, a Noruega cada día llegan más equipos en busca de la perla escandinava.: Dortmund, Ajax, Real Madrid, también le tienen en cartera.

Martin-Odegaard-ha-sido-convoc_54413850486_54028874188_960_639

Martin Odegaard se ha convertido en el futbolista modelo. En la referencia de todos los niños de Noruega. Sueñan con ser como él, con aparecer en la prensa, con captar la atención de los grandes clubes. De lo pequeño a lo grande, de Drammen a Noruega y de Noruega al mundo. El país, además, “necesita un héroe, un virtuoso, un artista. Necesita un Zlatan o un Laudrup noruego”, analiza Davy. El salto al equipo nacional, que era cuestión de tiempo, ya es un hecho: es el futbolista más joven en debutar con la selección noruega. El lunes, Odegaard tiene su primer día de colegio; el martes está entrenando con la selección absoluta de fútbol de Noruega. Y el 17 de agosto de 2014 está defendiendo la camiseta de su país en un partido frente a Emiratos Árabes. Noruega empata el partido, pero Odegaard deja destellos de calidad y su consolidación está presupuesta. Es más, sus próximos partidos los juega con el número 9 a la espalda.

Martin-Odegaard

La historia, a partir de aquí, es más o menos conocida. Empieza la ruta de entrenamientos en los mejores equipos del mundo: Bayern, Liverpool, Real Madrid. La sensación de estar ante un futbolista especial ya no está solo en Drammen, ni en Noruega, quizás en una liga que, por su nivel, es fácilmente impresionable. Ahora quienes hablan son jugadores de primer nivel, del Liverpool o del Real Madrid, estrellas consagradas. Están impresionados por sus cualidades. Los ídolos de Odegaard alabando las aptitudes de Odegaard. El joven noruego visita las instalaciones del Real Madrid y entrena con el primer equipo. Además, presencia el partido del equipo blanco frente al Atlético de Madrid en un palco del Calderón. A Odegaard le gusta Madrid. Y ha convencido a todos, Florentino Pérez incluido. Rechaza la oferta económica del Bayern.

El héroe noruego que avanzó a pasos agigatados por su Drammen natal hasta defender la elástica de su país da el salto definitivo. El Real Madrid, a razón de 2 millones y medio de euros, se adjudica a Odegaard. Le llaman “el Messi noruego”. Una promesa todavía por moldear que tendrá que demostrar en una competición más exigente que los elogios se dieron en su justa medida. De momento es un jovenzuelo privilegiado con maneras de estrella que ha calmado la sed de Noruega, un país que necesitaba un héroe nacional. Ya lo tienen. Y jugará en el Real Madrid.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados