Betis

article title

Oda al fútbol en el Villamarín

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El partido que jugaron ayer, 15 de octubre de 2017, Betis y Valencia quedará en el recuerdo de los muchos que vimos el encuentro. Un 3-6 que dejó momentos para todo. El juego fue entretenido en todo momento, incluso en los momentos en los que no había demasiadas ocasiones de gol. Ambos técnicos, Setién y Marcelino, dieron una lección de fútbol durante los 93 minutos que duró el partido. En definitiva, uno de los grandes partidos de la octava jornada de La Liga no defraudó. Dos de las revelaciones de lo que llevamos de liga demostrando por qué no tienen techo.

La primera media hora de partido fue una auténtica delicia. No hubo grandes ocasiones de gol, pero el juego de ambos equipos era increíble. Setién y Marcelino trataban de imponer su idea sobre la de su rival, y, durante esa primera media hora, ninguno lo consiguió. Para el aficionado que no aprecia la táctica fueron 30 minutos aburridos, pero, para el apasionado del juego fue un rato de fútbol espectacular. La batalla táctica continuaba, y en una acción de pizarra del Valencia llegó el 0-1. Era el minuto 35 y el partido cambiaba. Justo antes del descanso, una genialidad de Guedes puso el 0-2. El partido parecía sentenciado, pero esto era solo un espejismo.

El Betis debía hacer algo para cambiar las tornas del partido. Y lo que hizo fue ser fiel a sí mismo, Setién continuó con su idea de juego hasta el final y estuvo a punto de salirle la jugada perfecta. El Betis lo intentaba y no podía, Jeison Murillo dio una lección de fútbol magistral. Estuvo correcto durante todo el encuentro, incluso protagonizó acciones dignas de los mejores centrales del mundo. El balón parado volvió a aparecer para que el Rodrigo pusiera el 0-3 y marcase por quinto partido consecutivo. Con el Betis volcado llegó el 0-4 en una buena contra finalizada de maravilla por Santi Mina.

La gente empezaba a abandonar el Villamarín cuando el encuentro cambió, Setién dio entrada a Joel Campbell y el Betis fue otro. Sin abandonar su idea de juego, los béticos se mostraron más ofensivos y agresivos que en el resto del partido. Esto les sirvió para estar a punto de protagonizar una machada épica. Campbell, Sanabria y Tello consiguieron poner el partido 3-4 en tan solo cinco minutos. Era el minuto 85 y el beticismo creía en la remontada. Los aficionados que no se fueron antes de tiempo del estadio empujaron durante los 93 minutos de partido, incluso con un duro 0-4 en el marcador.

El Betis seguía empujando en busca de un gol que les hiciese empatar un partido que tenían perdido en el minuto 79. Sin embargo, en el 88, un zarpazo de Zaza quitó de un plumazo las ilusiones béticas de remontada. Más tarde, en la última acción del encuentro, Andreas Pereira anotó un gran gol para cerrar un partido trepidante en el que, por encima de todo, gano el fútbol. Setién y Marcelino maravillaron a todos aquellos que confiamos en un Betis-Valencia antes que en un Inter-Milan. Disfrutaron y nos hicieron disfrutar, y, lo más importante, sin renunciar a su identidad. La oda al fútbol que vimos ayer en el Villamarín fue deliciosa.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados