Se habla de:

Multideporte

article title

Objetivo disputar la SuperBowl: Playoffs Conferencia Americana en la NFL

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Suenan tambores de guerra. En el horizonte de la NFL, siluetas uniformadas hondeando sus estandartes hacen acto de presencia. Un total de 12 se pueden distinguir. Divididos en dos frentes a partes iguales (AFC y NFC) se preparan para comenzar la batalla que lleve a dos de ellos hasta la ansiada SuperBowl.

LEER MÁS: Cinco reflexiones en frío tras la Superbowl 50

La temporada regular terminó y ahora es el turno de los más fuertes durante el curso, el turno para demostrar quién tiene madera de campeón y a quién le puede la presión. Tiempo de sorpresas, de duelos épicos y de emoción, mucha emoción por saber quién estará en la SuperBowl, y quién será el único en pie al final del camino.

En la conferencia americana estos han sido los 6 equipos que buscarán representar con orgullo el honor de toda la AFC en la gran final.

NEW ENGLAND PATRIOTS (14-2)

En cabeza de la conferencia americana y de la liga, encontramos a New England. Los guerreros más patriotas de la NFL, comandados por Bill Belichick, un general inflexible con sus rivales en un legado que se alarga y no parece tener fin, han pasado el corte con solvencia y se permitirán el lujo de no competir la primera jornada en los duelos por una Wild Card.

Su campaña ha ido sobre ruedas, con una regularidad exquisita en la que tan solo un mal día ante los Bills y otro ante los Seahawks han roto la posibilidad de un curso perfecto.

El gran poder y “fuente de juventud” de los Patriots reside en la capacidad de, año tras año, mantener un bloque donde todos cumplen con su papel a las mil maravillas.

En ataque, hombres como el RB LeGarrette Blount en la carrera (18 TD está temporada), o los siempre fiables receptores Julian Edelman, Chris Hogan, Martellus Bennett y la joven incorporación Malcolm Mitchell, serán algunas de las bazas ofensivas en playoffs junto (como no) a un Tom Brady en plena forma.

Las tareas defensivas tendrán protagonistas de mismo nivel. Malcolm Butler o Logan Ryan se encargarán de cubrir las esquinas y a los receptores rivales, mientras Chris Long y Trey Flowers ponen en apuros al QB, y Rob Ninkovich acompañado de Hightower, no esperan para echar un cable donde se les requiera. Además en los equipos especiales, Stephen Gostkowski (K) y Ryan Allen (P) poseen cañones de garantías en sus piernas.

Muchos nombres importantes, pero lo mejor de todo, es que son muchos más los que pueden ser determinantes gracias al extenso fondo de armario con el que cuenta Belichick, tanto a nivel de jugadores como de estrategia.

Soluciones desde el banco tiene miles y es por ello que no importa quién juegue, los Patriots siempre son ese enemigo que nunca quieres encontrar en tu camino. Ahora con Brady en modo estelar desde su vuelta, aunque sin su estrella en la recepción, Rob Gronkowski (TE), son muchas las opciones para que New England vibre con la disputa de una nueva SuperBowl.

KANSAS CITY CHIEFS (12-4)

Andy Reid lo ha vuelto a lograr. Con un estilo eficaz por encima de cualquier otra cosa, el entrenador de los Chiefs ha llevado a su equipo hasta los playoffs.

Kansas City ha terminado segundo en la conferencia americana, y ahora, con la ilusión y fuerza de toda su afición, buscarán un hueco en la SuperBowl.

Alex Smith ha mantenido la ofensiva de los suyos con solvencia, sangre fría y cabeza, mucha cabeza. Buen rigor táctico y experiencia se combinan, junto a todo lo demás mencionado anteriormente, en el QB formado en la universidad de Utah para que esté ponga en movimiento una ofensiva regular y resolutiva.

Travis Kelce, su TE y posiblemente mejor jugador en la recepción, con permiso de Jeremy Maclin, será otra pieza decisiva en el ataque, casi tanto como lo puede ser Smith. Además, Tyreek Hill, el prometedor WR con función de RB en muchas jugadas, y aún mejor retornador, tendrá que ser vigilado por sus rivales si no quieren acabar mal parados en el marcador.

No obstante, a pesar de contar con estos nombres en la ofensiva, el punto fuerte de los Chiefs, y donde se sustentan la mayor parte de sus opciones para alcanzar la Superbowl, se encuentra en su defensa. Marcus Peter, Eric Berry y Ron Parker (entre otros) guardarán las espaldas de una línea defensiva en la que Dontari Poe estará apoyado por temidos y fieros LB como Ramik Wilson, Dee Ford (10 sacks en esta temporada) o Justin Houston.

Si juegan bien sus cartas no sería raro verles como el gran rival de los Patriots por el título de conferencia.

PITTSBURGH STEELERS (11-5)

Un curso con altibajos y con demasiadas dudas sobre su estancia en playoffs hasta el final. Plantilla plagada de estrellas que sin embargo, estuvo al borde del colapso. Los Ravens pudieron arrebatarles el liderato de la AFC North, pero en los últimos segundos del duelo ante los de Baltimore, el talento que reúnen los Steelers salió a la luz. A partir de ahí quedó encarrilada una primera plaza que han terminado por confirmar.

Fortificados a base de finales increíbles, y con un equipo capaz de tumbar a cualquiera si se lo proponen, miran a los playoffs con las ganas de ser la sorpresa que arrebate el puesto en la SuperBowl a los teóricos favoritos de la conferencia americana, los Patriots.

Un objetivo como este requiere máxima concentración desde el minuto 1 de cada partido, y si están certeros y encuentran su mejor juego, pueden suponer un grave problema para el resto de rivales de conferencia.

Su punto fuerte es el ataque, aunque la defensa no ha estado nada mal. ‘Big Ben’ dirige con seriedad y un brazo portentoso la ofensiva, donde no podemos evitar fijar la vista en uno de los mejores receptores de toda la liga, Antonio Brown. Su endiablada velocidad y gran salto serán difíciles de contener para cualquiera que lo intente. Junto a él, Jesse James será el otro hombre a seguir en la recepción. Pero no contentos con ello, en las labores de carrera aparecen dos figuras de la liga que se reparten en la tarea de hacer daño por tierra, Le’Veon Bell y De Angelo Williams. Una línea ofensiva en la que aparece el nombre de un jugador español, Alejandro Villanueva, permite que las labores de sus RB se desempeñen con mayor facilidad abriendo huecos en la defensa rival.

En la defensa de Pittsburgh sobresale Lawrence Timmons, que está campaña ha estado en gran forma. Bud Dupree, Ryan Shazier o Mike Mitchell son otros de los nombres más destacados en una defensiva que se ha mostrado más sólida de lo esperado.

Estos son los ingredientes con los que Mike Tomlin intentará adjudicarse un billete para el evento más esperado del curso, la SuperBowl.

HOUSTON TEXANS (9-7)

Houston llega a playoffs como campeón de la AFC Sur, en donde a pesar de empatar en balance con los Titans, ha terminado por llevarse la división.

Los Texans sufrieron a comienzos de temporada la baja crucial de J.J Watt, sin embargo lograron reponerse, y a partir de una defensa mermada con tan significativa baja, construir su camino a la postemporada.
No sólo han puesto un parche, han logrado que su defensa se mantenga como la que menos yardas permite a su adversario (301.3 por partido).

La primera línea, con la notable ausencia de su estrella, ha quedado relegada al mando de un veterano como Vincent Wilfork, que si bien no ha cuajado su mejor temporada, siempre es un muro difícil de superar. A su lado Christian Covington y Jadeveon Clowney han garantizado la seguridad de los Texans en una primera parte de la defensiva.
Benardrick McKinney (ILB) ha cuajado un gran curso, con hasta 129 tackles, liderando a un grupo de LB sensacional. Y si todo esto no era suficiente, la profundidad del campo propio está bien cubierta por hombres como Quintin Demps (6 intercepciones), Kareem Jackson y Johnathan Joseph. Todo ello con la inclusión en su defensa de un peligro andante para los QB enemigos como es Whitney Mercilus, quien a pesar de estar un peldaño por debajo, respecto al pasado curso, ha concluido su temporada regular con 7.5 sacks.

La defensa es su punta de lanza, mientras que en ataque necesitan ganar enteros para ser un equipo competitivo ante rivales más fuertes. Osweiler (QB) ha sido bastante irregular, pero ahora no le queda otra que cumplir con su labor y encontrar la manera de conectar con sus receptores, donde Hopkins sobresale por encima del resto. La carrera quedará a cargo de Lamar Miller, garantizando un salvoconducto en caso de atasco por parte de su comandante en el ataque. Importante el papel de la línea ofensiva a la hora de asegurar algunos segundos más de margen para que Osweiler pueda demostrar lo que su contrato señala.

Puede que los Texans, a pesar de contar con una gran defensa, sean el rival más blando dentro de los seis contendientes de la AFC, pero si encuentra la fórmula en ataque, puede ocurrir cualquier cosa.

OAKLAND RAIDERS (12-4)

Los Raiders llegan heridos a playoffs, pero siguen en la lucha. Tras perder en el último partido la segunda plaza de la AFC, y una semana antes ver como su QB y máxima estrella, Derek Carr, se retiraba del campo lesionado para no volver más esta campaña, son muchos los pronósticos que les sitúan fuera a las primeras de cambio. Por si no fuera poco, sus dos WR estrella (Amari Cooper y Michael Crabtree) llegan tocados. Con todo ello, es normal que hayan perdido muchos boletos para alcanzar la Superbowl, pero si algo han demostrado los de Oakland, con Jack Del Río al mando, es que nunca te puedes fiar si les tienes delante.

Ahora la ofensiva está liderada por el novato e inexperto, Connor Cook, un rookie que hará su debut como titular en playoffs. Menuda responsabilidad a la vez que oportunidad para presentarse a los millones de aficionados pendientes del partido. Cooper y Crabtree, tocados pero no hundidos, estarán atentos para facilitar el pase a su QB, mientras Murray sale a la carrera aprovechando los espacios de una línea donde aparecen Kelechi Osemele, Donald Penn o Rodney Hudson entre otros.

El ataque ha llevado el peso a lo largo del curso, pero llegados a este punto, la defensa tendrá que estar a su altura. Uno por uno cuentan con un plantel sensacional en la defensiva. Dentro de un grupo formidable, Khalil Mack (11 sacks está temporada) es la estrella que más luce, pero con la inestimable compañía de Bruce Irvin (7 sacks), Malcolm Smith (103 tackles) o Reggie Nelson (5 intercepciones) entre otros, tienen todas las condiciones necesarias para ser un bloque sin fisuras con el que parar cualquier ofensiva. Veremos qué cara muestra en playoffs.

Equipo y jugadores hay de sobra para batallar con sus adversarios, y a pesar de las bajas, les queda su inestimable garra. Pueden estar contra las cuerdas, pero hasta que no les tumben que nadie les quite del mapa.

MIAMI DOLPHINS (10-6)

Miami no sabe de medias tintas. O todo o nada. Así ha ido su temporada, en la que han experimentado un crecimiento extraordinario cimentado en una mejora cuantiosa y valiosa de su ataque.

Adam Gase ha llevado a cabo un gran trabajo, que permite a los de Florida disfrutar, tras 8 años, de un partido de playoffs. Tras perder cuatro de los cinco primeros partidos, Miami estuvo en el filo, a punto de tirar la temporada nada más arrancar, pero con una prueba de carácter sacaron la situación hacia delante. Ahora ven la recompensa a todo su esfuerzo con la disputa de los playoffs.

La ofensiva será el pilar fundamental si quieren contar con opciones de avanzar, como lo ha sido desde su explosión a mitad de curso.

Dirigiendo desde el pase no podrán contar con su QB estrella (al menos en el primer partido), Ryan Tannehill, a causa de una lesión. Su lugar será ocupado por Matt Moore, un veterano que, sin arriesgar más de la cuenta, puede llevar las riendas con eficacia. Facilitando su trabajo es fundamental la labor de la línea ofensiva. Los veteranos Branden Albert y Jermon Bushrod son piezas claves junto al rookie Laremy Tunsil en una línea que puede marcar diferencias.

Proteger al QB y abrir brechas en la defensa rival, esa será la tarea de la línea, cuyos espacios serán aprovechados por uno de los RB más en forma de toda la liga, Jay Ajayi. A todo ello hay que sumar la aparición de algunos WR más que interesantes como Landry o Parker.

Si bien la ofensiva está rindiendo, la defensa no está siendo menos, aunque necesita escalar un peldaño para alcanzar a sus compañeros. Jugadores como Kiko Alonso, Cameron Wake o Ndamukong Suh no lo necesitan, ya que su curso ha sido sensacional, pero en conjunto tienen más talento y capacidad para aumentar sus prestaciones. Importantes baja en esta parte de Bacarri Rambo y Byron Maxwell.

Miami puede dar alguna sorpresa, pero se antoja difícil pensar en los de Florida como un aspirante a disputar la SuperBowl, aun así, su ofensiva les mantiene en un sueño que veremos como termina.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados