África

article title

Nzalang Nacional y Guinea Ecuatorial, fútbol y respeto

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El 12 de Octubre de 1968, tras décadas de colonización, Guinea Ecuatorial fue declarado país independiente, dejando así de ser territorio español. Lógicamente, hasta día de hoy, parte de la cultura española se mantiene en esta pequeña República situada en el oeste africano. De hecho, es el único país del continente negro que tiene el español como idioma oficial, juntamente con el francés.

Hablar de la selección nacional de fútbol de Guinea Ecuatorial es referirse a un pasado gris y a una historia reciente con dosis de alegría aleatorias. En 2003, hartos de malos resultados y de no ser respetados en el resto de África, se decidió hacer un llamamiento a los hijos de ecuato-guineanos que se dedicaban al fútbol en España para reforzar a Nzalang Nacional (apodo de la selección). Una llamada de África en toda regla. Entonces empezó la fiebre de Nzalang. Los Bodipo, Benjamín, Juvenal, Epitié y compañía desataron la euforia entre una hinchada que pasó años sin conocer la derrota en su propia casa. La Copa África 2012, coorganizada entre Gabón y Guinea Ecuatorial, fue la explosión definitiva. Un golazo de Balboa en las postrimerías del partido inaugural y, sobre todo, un latigazo estratosférico de Kily frente a Senegal que dio el pase a cuartos de final: una hazaña histórica. Euforia efervescente, endorfina en erupción.


Nzalang Nacional / www.guineaecuatorialpress.com

En las calles de Guinea Ecuatorial, el fútbol es una fuente inagotable de conversación. Los debates sobre el Barça y el Madrid son apasionados. Las discusiones sobre si tal o cual jugador ‘ya no vale’ se alargan hasta el anochecer. Como en el resto de África, cuando la selección nacional juega, todo se paraliza. Las calles se tiñen de rojo para animar y empujar a Nzalang. Evuy (Liga estonia), Sipo (Liga rumana) Randy (Liga griega), Valeriano (Inter de Milán), Nsue (Mallorca), Belima (RM Castilla), Akapo (Numancia) son, además de los ‘pesos pesados’ Juvenal (Cornellà), Kily (Noja) y Balboa (Estoril), la base de una selección que, debido a sus vínculos con España, intenta siempre tratar bien el balón. Mantener una estructura fuerte, fomentar la aparición de nuevos talentos nacidos en territorio guineano y asomarse a una Copa de África a medio plazo son los objetivos del combinado que ahora dirige el español Andoni Goikoetxea.

La actual campeona del Mundo va a tener el reconocimiento que merece: en honor de multitudes y repleto de miradas de admiración de aquéllos que tiempo atrás eran paisanos a pesar de tener piel oscura. El partido es un escaparate inmejorable. Futbolistas que, a pesar de haberse desarrollado futbolísticamente en España, van a ser reconocidos aquí, donde se han criado, por disputar un amistoso defendiendo a Guinea Ecuatorial contra España a miles de kilómetros. Paradojas de la vida. Las cosas de África.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados