article title

Nuestro primer héroe deportivo: Lucio Minicio Natal

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Fernando ARRECHEA – Lucius Minicius Natalis Quadronius Verus (nacido en la actual Barcelona en el año 96 d.C.) fue un patricio romano de gran influencia como mecenas de Barcino en el siglo II, al igual que su padre.

Lucio Minicio fue tribuno militar, cuestor, pretor, senador, legado en Cartago y Britannia, cónsul de Mesia y procónsul de África.

Pero sobre todo es recordado por haber participado en los Juegos de la 227ª Olimpiada (año 129 d.C.) en la carrera de cuadrigas y haberla ganado. El gran divulgador e investigador de este hecho excepcional (un hispanorromano campeón olímpico en la Antigüedad) fue el doctor Frederic-Pau Verrié i Faget (Girona, 1920). Mi total reconocimiento y homenaje a esta eminencia de la arqueología y la historia al que algunos han olvidado citar cuando han escrito sobre Lucio Minicio Natal y su victoria olímpica. Pequeñas miserias habituales en este país nuestro.

El doctor Verrié viajó a Olimpia en 1972 y localizó la inscripción que Lucio Minicio hizo grabar en el zócalo del monumento que erigió en el Santuario para conmemorar su victoria del año 129 d.C. Esta noticia provocó algunos comentarios disparatados en la prensa internacional, el Alburquerque Journal de Nuevo México llegó a titular "Ancient Olympic Medal Found in Barcelona", según ellos en una excavación arqueológica en Barcelona se había localizado una medalla olímpica ganada por Lucio Minicio Natal…

Años más tarde Verrié se encargó de realizar una copia exacta del zócalo del monumento de nuestro campeón hispano que se instaló frente al INEFC en Montjuïc en 1989 y la historia del campeón olímpico barcelonés de la 227ª Olimpiada fue bien usada por la candidatura de Barcelona a los JJOO de 1992 como argumento sentimental.

Debemos precisar que los campeones olímpicos de las carreras de cuadrigas eran los propietarios de las mismas, no los aurigas que solían ser esclavos. El doctor Verrié no descarta que en el caso de Lucio Minicio se produjera una excepción y el general de Barcino fuera el auriga de su propia cuadriga, otras hipótesis hablan de un esclavo que había adquirido en el circo de Tarraco (Tarragona).

Un enigma histórico a desvelar.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados