JJOO

article title

“Nuestra doctrina es la defensa de los atletas limpios”

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El alemán Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), sigue considerando la decisión de permitir al equipo ruso participar en los Juegos de Río como la única correcta. Thomas Bach, de 62 años, es presidente del COI desde 2013. Alemán, fue esgrimista y ganó la medalla de oro por equipos en los Juegos Olímpicos de Montreal en 1976.

“Esto no gusta a los que habrían deseado una decisión política simbólica. Nuestra doctrina es la defensa de los atletas limpios”, dijo Bach en una entrevista con la agencia dpa que se realizó antes de la publicación del segundo informe de Richard McLaren.

dpa: ¿Qué dice a los que critican que Rusia no fuera excluida por completo de los Juegos de Río?

Bach: Una vez calmada la excitación, cada vez se reconoce más que tomamos una decisión de acuerdo a la justicia con los atletas. Y que nos negamos a tomar una decisión política. Esto se entiende cada vez más. Nuestra doctrina es la defensa de los atletas limpios. Para una organización global como el COI esto significa la defensa de los atletas limpios de todo el mundo, independientemente de su procedencia y sin distinciones.

dpa: Independientemente de la reforma de la Agencia Mundial Antidoping (AMA), ¿qué le falta al COI en la lucha contra el doping?

Bach: Como no queríamos esperar a la reforma de la AMA, el COI hizo ya para los Juegos de Río lo que estaba en nuestras manos: el programa más amplio de controles retroactivos para Pekín 2008 y Londres 2012, con el que cazamos a 41 deportistas que no pudieron participar en Río. La sanción de los dopados la hicimos fuera del COI y la dejamos en manos de la Corte Arbitral del Deporte. Además de continuar con la reforma de la AMA queremos también desligar del COI todo el sistema de tests para los Juegos de invierno de 2018.

dpa: ¿Cómo se puede hacer rápidamente la reforma de la AMA dado el problema con Rusia?

Bach: Hasta ahora el diálogo entre los implicados sencillamente se ha atascado. No hubo suficiente intercambio directo entre los representantes del movimiento olímpico y los gobiernos. Esto llevó a malos entendidos e interpretaciones erróneas por ambas partes. Ahora queremos reforzar ese diálogo y hemos invitado a los representantes de los gobiernos. No se debe llegar siempre a las mismas conclusiones, pero hay que entender los argumentos contrarios. En la siguiente reunión de la dirección de la AMA debe haber resultados.

dpa: ¿Cuál debe ser el núcleo de la reforma?

Bach: Queremos que las organizaciones deportivas y los gobiernos, con sus intereses nacionales y sus agencias antidoping locales, mantengan la distancia. Sólo así habrá independencia y credibilidad. Vemos que muchos de los problemas que aparecen no son problemas de las federaciones internacionales, sino simplemente problemas nacionales: Rusia es un problema nacional, pero también Kenia o España. Por eso tiene que haber un sistema internacional transparente que le dé normas claras a por ejemplo un saltador de pértiga. Cuántos tests necesita pasar antes de poder participar en unos Mundiales o Juegos Olímpicos. El atleta tiene que poder confiar en que su rival de otro país tendrá que hacer al menos el mismo número de controles, independientemente de dónde entrene en el mundo.

dpa: ¿Cómo se puede reparar una relación tan dañada como la actual con Rusia?

Bach: La AMA y los expertos internacionales están ocupándose ya del laboratorio suspendido de Moscú y de la Agencia Rusa Antidoping para que el laboratorio vuelva a recibir acreditación y el país vuelva a ser declarado en cumplimiento con el código. Esto es un proceso en marcha.

dpa: ¿Cómo pueden los Juegos seguir siendo atractivos para las próximas generaciones?

Bach: El reto y el arte en la formación del programa olímpico es encontrar la mezcla correcta entre tradición y progreso. Hay que estar abierto a nuevas modalidades deportivas pero no se puede seguir toda moda y sucumbir al espíritu de una época que luego desaparece rápido. Esto lo estamos haciendo bien por lo que parece demostrar Río. Más de la mitad de la población mundial siguió los Juegos. En las encuestas vimos que la percepción del COI y los Juegos, de Londres a Río, es ahora mucho más moderna.

dpa: Usted piensa en cambiar el método de concesión de los Juegos para que las ciudades que no lo logran no se sientan como perdedoras. ¿Dónde está el COI en este proceso?

Bach: Ahora lo importante es romper el hielo internamente y sondear la disposición de los miembros del Ejecutivo para meditar sobre este proceso. Lo bueno es que podemos tomarnos tiempo y hablar con las federaciones internacionales. Los primeros Juegos para los que se consideraría un nuevo proceso son los de invierno de 2026, cuya sede se elegirá en 2019.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados