JJOO

article title

No olvidemos a los deportistas paralímpicos

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Acaban de terminar los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro y aparte de ser un inesperado éxito de público (sobre todo si tenemos en cuenta las numerosas gradas semivacías en los Juegos Olímpicos), han supuesto 31 medallas para el equipo español, una cifra que se antoja alta teniendo en cuenta las 17 medallas logradas en los Juegos Olímpicos hace un mes. Pero la realidad es bien distinta. El número de preseas conseguidas es la peor cosecha desde Toronto 1976 (entonces la sede no siempre era la misma en Juegos Olímpicos y Paralímpicos) cuando se lograron 12 medallas.

El éxito de España en los Juegos Paralímpicos siempre ha sido mayor que en el de los Olímpicos, pero como en éstos, se dio un gran salto a partir de Barcelona 92, donde se superaron las 100 medallas, como así sucedió igualmente en Atlanta y Sídney. A partir de ahí ha sido un cuesta abajo y sin frenos, consiguiendo 71 medallas en Atenas, 58 en Pekín, 42 en Londres y 31 en Río de Janeiro.

paralimpicos

Desde luego la culpa no es de los héroes y heroínas que cada cuatro años consiguen sus pequeños milagros, sino que debe haber un fallo estructural en cómo se hace el trabajo durante el periodo olímpico de cuatro años. Si tenemos la mala costumbre de perder de vista durante ese periodo entre unos Juegos y otros a muchos de nuestros deportistas, con los paralímpicos este hecho se acentúa y no nos damos cuenta como la administración hace un peor trabajo en esto (también en esto) y la crisis económica parece haberse cebado en los últimos años aún más con estos deportistas que deben tener todo nuestro reconocimiento.

No nos olvidemos de ellos nosotros ni la administración durante cuatro años porque su lucha es más difícil que la de cualquiera y necesitan el apoyo de todos.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados