NBA

article title

No nos olvides, Jerry

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Hoy amanecíamos con una noticia terrible, de esas que te encogen el estómago cuando las lees, y más si te toca de cerca. Jerry Sloan, figura mítica de la NBA, ha anunciado que padece Parkinson y un tipo de demencia, que no es otra que la denominada Cuerpos de Lewy, un trastorno neurológico que afecta a la memoria y al pensamiento analítico, siendo la segunda forma más común de demencia después del Alzheimer.

Los compañeros del Salt Lake Tribune fueron los primeros en oír la trágica noticia, en una charla que mantuvieron con la leyenda en su casa de Riverton, ciudad ubicada en el condado de Salt Lake, perteneciente al estado de Utah.
¿Y ahora qué, Jerry? No puedes hacernos esto, queríamos verte envejecer yendo a tu casa, el antiguo Delta Center. Aquella cancha que gracias a ti se convirtió en una cárcel cinco estrellas, cómo bien decía Andrés Montes.

Como jugador fue elegido en la cuarta posición del Draft del año 1965, pasó una temporada en los Baltimore Bullets y toda una década en los Chicago Bulls, de 1966 a 1976, franquicia donde logró ser dos veces All-Star e integrante del Mejor Quinteto Defensivo. En el United Center cuelga su dorsal número 4, todo un honor con las camisetas que se colgarían décadas después.

Jerry Sloan junto a Karl Malone. Leyendas en Utah

Jerry Sloan junto a Karl Malone. Leyendas en Utah

Su verdadero legado llegó cuando decidió abandonar el parqué y sentarse en el banquillo. En 1979 tomó las riendas de los Bulls hasta 1982, con suerte dispar. Su obra maestra llegó después. Desde 1988 hasta 2011 fue el entrenador de los Utah Jazz, es decir, la friolera de 23 temporadas. Cogió una franquicia perdedora y la hizo competir con los mejores de la Liga. Tercer entrenador con más victorias en la historia de la Regular Season: 1221 (entre Chicago y Utah), sólo por detrás de Don Nelson (1335) y Lenny Wilkens (1332). La cifra de 1223, que es la suma de victorias en fase regular (1127) más las obtenidas en playoffs (96) con los Jazz, fue la que le retiraron en Utah el 31 de enero de 2014 a modo de homenaje.

Todo una hazaña a la que le faltó conquistar el anillo, algo que estuvo muy cerca de ocurrir en las finales de 1997 y 1998, cuando los Jazz estuvieron cerca de derrotar al mejor equipo de todos los tiempos, los (sus) Chicago Bulls de Michael Jordan. Tu memoria irá perdiendo el partido, el anillo lo ganaste ya: “el tamaño de un jugador no importa, no marca en realidad diferencias. Lo que realmente cuenta es el corazón”.

Mucho ánimo, coach. Nosotros seremos tu pulso para seguir adelante. Lo que más nos duele es que nos olvides, nosotros no lo haremos. Hiciste grande el baloncesto e hiciste grande a todo un estado. ¿Un campeón sin anillo? No, una leyenda sin anillo. No nos olvides, Jerry.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados