Fútbol inglés

article title

N’Golo Kanté, seguro de vida

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El Chelsea de Conte hace tiempo que despegó para alzar un vuelo en solitario, logrando una distancia cada vez mayor entre sus perseguidores, que no logran volar hacia destino sin la necesidad de escalas. La jornada 22 resumió otra victoria de los blues. También el Arsenal se sumó al logro de los tres puntos, mientras el resto de aspirantes se los repartieron o dejaron en el verde. Tras estos tropiezos, la frontera con el líder va en aumento, produciendo una brecha que poco a poco va cobrando más longitud.

Quizás la predicción habría sido otra tras los primeros deslices. Más teniendo en cuenta que las únicas derrotas del Chelsea en la competición doméstica son justamente ante tres rivales directos: Liverpool, Arsenal y, más recientemente, Tottenham. No obstante, esas derrotas no han sido suficientes para que la lucha esté más ajustada. Los de Conte, tras el contacto con otros sistemas y la reiteración de un idílico 3-4-3 en la pizarra, cuentan con ocho puntos de ventaja a falta de 16 jornadas, y aunque resta competición, el Chelsea dirige la tabla con semblante ganador, imparable y con el récord de victorias consecutivas del club.

Entre los intocables de Antonio Conte, asoma ese aspecto aniñado que define el rostro de N’Golo Kanté, la luz de una sonrisa que resalta sobre su tez oscura. La historia de un hijo de suburbio parisino, alejado de las luces de los emblemas franceses por excelencia. La gran ausencia de un Leicester con resaca de trofeo, y pieza clave de un equipo encaminado a conquistar esta Premier League. De este modo, Kanté podría alcanzar un doblete consecutivo en su palmarés y seguir revalorizando su precio de mercado. Dos sueños cumplidos tras algunos rechazos y años de anhelo y paciencia.

Después de haber jugado en sexta, quinta y tercera división con el Boulogne, lo hizo en la Ligue 2 con el SM Caen, logrando el ascenso. Bastó un año en primera para que Olympique de Lyon y Leicester City solicitaran su fichaje. Las estadísticas de recuperación que había firmado Kanté eran el aval que confirmaba las necesidades del conjunto inglés, que finalmente se hizo con sus servicios tras el beneplácito de Ranieri, convencido por el ojo de Steve Walsh en la búsqueda de poder reemplazar la figura de Cambiasso. Es obvio el peso e influencia que tuvo Kanté en el equipo, que fue capaz de regalar un imposible al aficionado del fútbol.

Kanté sonríe antes de un partido en diciembre | Ian MacNicol/Getty Images

Cuando aquel jugador bajito y desconocido empezó a ofrecer destellos de sus cualidades en el King Power Stadium, se le adjudicó la similitud con Makelele. Curiosamente, ambos fichajes en la Premier League bajo la llave de vestuarios que poseía Claudio Ranieri. La perseverancia y el sacrificio son las armas con las que Kanté se erigió como un centrocampista defensivo de garantías, dejando a más de uno con la boca abierta.

Al fin y al cabo, sentirse seducido por Kanté es tarea fácil. Un tipo que parece duplicarse en el terreno de juego, omnipresente. Un ladrón que aparenta haber tramado con cada hurto de esférico un robo metódico, realizado con sutileza. Un físico lleno de potencia, que se transforma en el motor de un fórmula 1, siendo un plus para conducir el balón tras la recuperación. Un caballo de incansable galope al que no pueden seguir.

Ranieri ya hizo mención de ello: “Este jugador, Kanté, corría tanto que pensé que debía llevar un paquete completo de baterías oculto en sus pantalones. Nunca paraba de correr en el entrenamiento”. Preciso en el acierto de pases, con gran comprensión del espacio. Es el pulmón que administra oxígeno en la medular, que se adjudica tareas para liberar con su control al resto de centrocampistas.

Sus cualidades y la exquisitez de su buen trabajo, son grandes razones por las que los foxes sienten ese vacío tras su partida a Londres. Un esquema que se ha visto totalmente afectado al perder uno de los imprescindibles soportes con el que sostenerse.

Ranieri bromeó con Kanté al reencontrarse en el King Power Stadium. Un saludo atípico, descripción humorística de consciencia de lo que tuvo que dejar perder con total resignación. Como aquel padre que abre la puerta de casa para despedir a un hijo que se independiza. Con la alegría de contemplar la oportunidad y el avance, y la tristeza de vivir esa separación.

Kanté en un lance del partido contra el Hull | DANIEL LEAL-OLIVAS/AFP/Getty Images

Actualmente, Kanté es un fijo del once titular. Ha disputado 21 partidos de Premier League, solamente se ha perdido el encuentro ante el Bournemouth por acumulación de tarjetas. Ha disputado 1878 minutos, y las estadísticas le fijan como el sexto centrocampista que recupera más balones y el cuarto con más acierto de pases. Números que avalan la calidad del futbolista y algo que, en comparativa con las estadísticas de la pasada temporada, certifica como en el Chelsea proporciona un empuje más ofensivo.

Para Kanté, la Premier League lograda con los zorros no ha sido un año de gloria con fecha de caducidad. Esta temporada sigue mostrando su evolución como futbolista, transformándose y adaptándose al juego de las filas en las que milita.

La humildad sigue siendo una de las referencias que le describen. Posiblemente estamos hablando de uno de los mejores centrocampistas de Europa, que tras las cifras escandalosas que muestra el mercado de fichajes, ha sido obtenido por un coste que puede declararse rentable, cuando se evalúa su excelente rendimiento y la actitud del empeño de trabajar por y para el equipo.

La trayectoria de Kanté, que sólo aguarda con la vigente tres temporadas en primera división, se augura exitosa y en pleno crecimiento para un futbolista que ha ganado una Premier League, ha sido subcampeón de la Eurocopa de Francia 2016, y que tiene 25 años y un físico y capacidades de larga vida. El observatorio CIES ha publicado recientemente el valor de mercado de los 100 futbolistas más caros de Europa. Kanté se encuentra en el ranking de los 25 futbolistas más valorados.

El siguiente pulso del Chelsea tendrá lugar en Anfield, donde deberá mostrar si su rapidez y mano dominante son capaces de doblegar al Liverpool de Klopp, que ya les venció en la primera vuelta. Sería otro golpe en la mesa, más contundente si cabe, para confirmar su liderato intratable. Un nuevo escalón para que N’Golo Kanté pueda lograr otra Premier League en su escaparate, la segunda consecutiva con distinta elástica. Otra confirmación de éxito para aquel chaval que hace algunos años iba a entrenar arrastrando un patinete, sin saber que en un futuro vería su rostro en las portadas, la afición iba a corear su nombre, y el mundo del fútbol se iba a prendar completamente de él.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados