Miscelánea

article title

NFL – Super Bowl XILX: Los Patriots agrandan su leyenda

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Diez años ha tardado en llegar el ansiado cuarto Lombardi a New England. Tras dos intentos fallidos antes los Giants en 2007 y 2011, todo hacía indicar a falta de unos segundos que la historia se repetía, que los Patriots perdían otra vez la Super Bowl y, con ella, muchas de las opciones de Brady y Belichick para lograr ese póker de anillos que llevaban tanto tiempo buscando. Pero esta vez la moneda cayó del lado de los de Boston. Esta vez sí: ¡Los New England Patriots son los nuevos campeones!

¡Un monumento al football! Eso es lo que se pudo ver esta madrugada en el University Phoenix Stadium de Arizona. Una verdadera batalla de principio a fin donde ambos equipos estuvieron a un gran nivel. Uno de esos partidos que hacen afición a este deporte, con remontadas y con mucha emoción. Y es que, estoy seguro de que muchos de los que habéis ido a ver la Super Bowl por curiosidad o por el ambiente de fiesta de algún local, acabaréis siguiendo la próxima temporada de la NFL.

Pasadas las 00:30h en España comenzaba el partido. Atrás quedaban dos largas semanas que dieron para demasiadas tertulias sobre balones desinflados o extrañas comparecencias ante la prensa. Era lo que a todos los que nos gusta esto estábamos esperando, era tiempo de football.

EL PARTIDO

 

La Super Bowl empezaba con un claro dominio de las defensas ante los ataques. Mientras los Seahawks intentaban meter mucha presión a Brady, los Patriots cerraban todas las ventanas de pase a Wilson con defensas hombre a hombre. Aunque fueron los de Belichick los que empezaron más acertados en el apartado ofensivo, con una idea muy clara: pases rápidos y cortos a Edelman y Vereen. De esa forma dejaba a jugadores muy rápidos con posibilidad de ganar yardas tras recepción, y les funcionó bien.

Ya con los Patriots en la 10 de Seattle, Brady lanzó un mal pase a Edelman en la End Zone y por allí se cruzó Jeremy Lane para interceptar ese balón impidiendo la primera anotación del partido. Aunque esa jugada acabó pasándole factura al lesionarse un brazo cuando intentaba retornar.

Entrábamos en el segundo cuarto y los Seahawks iban a punt por drive. Mientras, pese a la presión de Michael Bennett, que se comió a la OL de New England, Brady seguía ganando yardas poco a poco. Y esta vez no falló, aprovechó el emparejamiento de LaFell con Simon para poner a su equipo por delante.

Russell Wilson seguía sin completar ningún pase a mediados del segundo cuarto, y a todos nos venía a la cabeza el partido de hace dos semanas. Pero pronto acabó esa sequía, un pase corto a Kearse y otro de 44 yardas a Matthews metían a su equipo en la Red Zone. Marshawn Lynch establecía el empate.

Los Patriots continuaban con su estrategia y a 30 segundos del descanso, Brady vio como Gronkowski se quedaba uno contra uno con K.J.Wright y aprovechaba la ventaja del TE para poner el 14-7. Parecía que nos iríamos a ver el show de Katy Perry con ese resultado, pero los Seahawks se recorrieron medio campo en menos de 15 segundos con carreras de Turbin Y Wilson. En la jugada siguiente, una recepción de Lockette y una penalización de la defensa ponían a los de Pete Carroll en la yarda 11 con 6 segundos en el reloj. Lejos de conformarse con el FG, intentaron una jugada rápida y les salió a la perfección. Pase de RW3 a Matthews, el invitado sorpresa de la noche, que dejaba el electrónico en 14-14.

Tras la reanudación, los Seahawks confirmaron la mejoría en ataque mostrada a finales del primer tiempo, aunque se tuvieron que conformar con un FG de 27 yardas.
Con un gran Lynch, que sacaba yardas tras cada placaje de una forma excepcional, Seattle conseguía avanzar siempre lo necesario. El partido parecía empezar a decantarse del lado de los de Seattle, y no sólo por adelantarse por primera vez en el marcador. Y es que de nuevo Brady era interceptado en su yarda 32, esta vez el autor fue Bobby Wagner, que además de placar todo lo que se movía a su alrededor, dejaba a su equipo muy cerca de la End Zone rival. Y no lo desaprovecharon, Baldwin atrapó un pase de Wilson y puso 10 arriba a los Seahawks.

Tras un par de punts de cada equipo llegábamos al último cuarto. Brady siguió buscando principalmente a un Edelman que estuvo enorme, muy elusivo y consiguiendo muchas yardas. Los Patriots volvían a la End Zone, donde Amendola recibía un pase de Brady para acortar distancias. Seattle no consiguió el primer down en el siguiente drive, recuperando New England la posesión. Entonces apareció de nuevo y de una forma determinante Gronkowski, al que no pudieron parar ni con K.J Wiright primero, ni con Kam Chancellor después.

Los Patriots consumían rápidamente el reloj y, a falta de dos minutos, Brady volvía a buscar un emparejamiento del que sacar ventaja. Edelman estaba con Simon, lo que acabó en TD. 28-24, otra remontada de Brady en Playoffs y otra en una Super Bowl, pero aún quedaban 2 minutos y Seattle tenía los tres tiempos muertos.

Con poco más de un minuto Wilson lanzó en largo buscando a Kearse, y lo que parecía un incompleto acabó siendo una recepción de mucha fortuna. El balón lo tocó el receptor y, tras no poder atraparlo, rebotó en sus piernas para acabar entre sus guantes. Los Seahawks estaban a una yarda de conseguir el TD, después de que Lynch ganase 4 en el primer down. En la segunda oportunidad, deciden pasar en vez de correr y el rookie Malcolm Butler intercepta el balón. Los Patriots ganan la Super Bowl en un auténtico partidazo.

LAS CLAVES

  • La lesión de Lane. Tras esto, Simon tuvo que ejercer de Nickel, siendo el auténtico chollo en los emparejamientos. Brady lo aprovechó durante todo el partido, buscando siempre al receptor que Simon cubría en situaciones de hombre a hombre.
  • El Playbook de Belichick y McDaniels. Sabían que la secundaria de los Seahawks era muy fuerte y que en las zonas medias tenían a jugadores muy atléticos que llegarían a casi cualquier corte. Lo que hicieron fue jugar muchísimos pases cortos muy rápidos a jugadores ágiles como Edelman y Vereen para que se quedasen en uno contra uno en campo abierto con un CB. Ganaron muchas yardas tras recepción.
  • El juego de carrera de Seahawks. Como era de esperar, los Patriots no pudieron contener a Lynch, que se fue a más de 100 yardas. Junto con Turbin y Wilson superaron las 160. Fue lo que hizo funcionar el play action después del mal inicio en los intentos de pase del QB. Además, el no correr en la última jugada pudo decidir el resultado del partido.

 

LA JUGADA DEL PARTIDO

 

28-24 en el marcador a favor de los Patriots con 25 segundos para finalizar el encuentro. Los Seahawks están en 2nd&goal en la yarda 1. Todos esperábamos una carrera de Lynch por varias razones: es el mejor RB de la liga, era la yarda 1, le quedaban dos intentos más, corres menos riesgo de turnover… Pero Russell Wilson se pone en shotgun, Lockette corta hacia dentro buscando recibir el pase y aparece el rookie undrafted Malcolm Butler para quedarse con el balón y convertirse en el héroe de la Super Bowl. Para mal de unos y bien de otros fue, sin duda, la jugada del partido y de la que se hablará bastante. Aunque según parece Pete Carroll ha asumido toda la culpa.

HIGHLIGHTS

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados