Se habla de:

NFL

article title

NFL, Semana 3: Finales de infarto, overtimes y Trump

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

NFL SEMANA 3. La tercera jornada fue espectacular desde el comienzo y estuvo trufada de emoción con partidos decididos en la prórroga y en los últimos instantes. Toda la jornada (salvo el temprano partido del jueves) se han visto contaminados con el ataque de Trump a Colin Kaepernick este fin de semana llamandole “hijo de pu** que merecía ser despedido fulminantemente por no respetar el himno”. Kaepernick, actualmente sin equipo, inició una protesta hace más de un año que se ha convertido en oleada de apoyo un año después. Él lo inicio todo con un gesto muy sencillo, escuchar el himno arrodillado en vez de en pie como señal de protesta por los problemas de injusticia racial que asolan su país.

La lucha de los afroamericanos, mucho de los cuales se han unido a la iniciativa y se arrodillan durante el himno, lejos de segregar la NFL por raza la ha unido como una sola familia multiracial que se ha convertido en un ariete contra el presidente más faltón y menos preparado en la historia de Estados Unidos. Trump quería conseguir un Touchdown insultando a Kaep y ha acabado sufriendo un Sack por parte de jugadores, técnicos y sorprendentemente hasta los dueños. Todos en la familia de la NFL unidos; todos contra Trump.

El final de la jornada produjo la imagen más icónica de todas, los Cowboys, el llamado equipo de América, arrodillados todos, desde el dueño hasta los técnicos y todos los jugadores sin importar la raza mandando el mensaje alto y claro que todo no está bien en su país y que no se van a conformar con sólo mirar.

RAMS 41-39 49ers: La jornada comenzó el jueves noche (que junto al partido del lunes) son las grandes citas de la semana del fútbol americano. El partido resultó ser histórico en puntuación para un partido de Thursday Night Football. Nunca se habían llegado a los 80 puntos combinados. Los dos entrenadores más jóvenes y prometedores de la NFL (McVay y Shanahan) se enfrentaron en un encuentro muy vistoso. Funcionaron los ataques de ambos equipos que se impusieron a las defensas. La mayor madurez del equipo de Goff se llevó el gato al agua en un partido entre dos equipos con mucho más futuro que presente y que intentan recomponerse de muy malas temporadas. A los Niners les quedan más deberes por hacer y cuentan de momento sus tres partidos como derrotas. Los running backs de ambos equipos brillaron. Todd Gurley ha vuelto tras su mala temporada anterior y los de San Francisco tienen que tener esperanza con el nivel de Carlos Hyde (por no hablar de su Wide Receiver estrella, Pierre Garçon).

RAVENS 7-44 JAGUARS: Los Jags barrieron a los Ravens sin paliativos en un nuevo partido de la Serie Internacional celebrado en Londres. Los Jaguars acuden cada año desde hace cinco a Londres a jugar un partido como local ahí. Y se especula que en 2018 el equipo de Jacksonville volverá a jugar en su  segundo hogar, el mítico estadio de Wembley. De hecho fuentes de la NFL aseguran que los Jaguars volverán a Londres las tres siguientes temporadas. Los Rams y los Dolphins también visitarán la capital de Reino Unido esta temporada. El vínculo con la capital londinense de los jaguares está en su dueño Shahid Khan. Ya conocen Wembley como su “home away from home” (su hogar lejos del hogar). El estadio de Jacksonville ha sido uno de los que peores entrada ha registrado en los últimos años y acortar la temporada en una casa abarata el abono y mejora la cifra de asistencia curiosamente. Como efecto secundario, los Jaguars son el equipo de la NFL de los ingleses en una unión de lo más inusual. Bortles funcionó tras su malísima pretemporada y encontró a Lewis y al fabuloso rookie Fournette.

BRONCOS 16-26 BILLS: Un partido nivelado en la primera mitad se acabó decantando por parte de los locales. El QB de Bufalo, Taylor se impuso con sobriedad y sangre fría a la defensa de Denver. Siemian se empezó a equivocar cuando llegó el momento de la verdad. Las dos intercepciones de los Bills en el tramo final le costó el partido a su equipo. Las dos victorias anteriores de los Broncos quedaron cortadas de raíz por un quarterback  que no estuvo a la altura. Queda la duda si los errores de Siemian son una mala tarde o el comienzo de un problema para los de Colorado.

SAINTS 34-13 PANTHERS: El Rock and Roll de Brees se impuso al swag de Cam Newton. A pesar de venir un equipo de dos derrotas y el otro de dos victorias, se intercambiaron los roles. Victoria holgada de los de Nueva Orleans a los que les salió todo. Sobre todo funcionaron bien en defensa secando a los de Carolina en tres de los cuatro cuartos. Cam Newton entregó tres balones a los Saints en una tarde para olvidar. Sólo funcionó su Rush Option y es que cuando corre, Cam es difícil de parar. Brees por contra protegió bien la pelota, limitó los riesgos a los necesarios y conectó 3 Touchdowns. Kamara añadió un Touchdown a la producción ofensiva de los de Louisiana para cerrar el partido.

STEELERS 17-23 BEARS: Los Steelers se quedaron en el vestuario durante el himno americano en señal de protesta por los exaruptos de Trump. Sólo el español Villanueva, se asomó al túnel de vestuarios a escuchar el himno con la mano en el pecho (lo cual ha generado una polémica enorme en torno a Villanueva). A pesar de la jugada más absurda de la jornada donde Marcus Cooper blocó un Field Goal y corrió con el Fumble 70 yardas para pararse antes del Touchdown para celebrarlo (y liarla parda). Los Bears, un equipo que parece diseñado para el gafe no sumó 6 puntos porque Vance McDonald se lanzó a parar el touchdown dejando a Cooper en ridículo. Finalmente los Bears acabaron esa jugada con un Field Goal. Tuvieron que ganar el partido los de Chicago con épica en el overtime evitando que el partido completo acabe en un lugar de honor de los anales de las grandes pifias de la NFL. Antonio Brown consiguió su recepción número 650 (en sólo 104 partidos) estableciendo un record en la NFL.

FALCONS 30-26 LIONS: Los Lions no aprovecharon las tres intercepciones que cazaron a Ryan y fallaron sobre todo en el Rushing. A pesar de remontar un 17-3 hasta ponerse 23-26, no rindieron al nivel esperado en el último cuarto. Los Falcons al margen de la victoria no pueden estar muy contentos por la irregular producción ofensiva. La derrota final de los Lions estuvo trufada de polémica pues la última recepción parecía un touchdown pero fue revertido tras revisar el video (como se hace con cada Touchown) dando el partido cruelmente por perdido a los de Detroit. Matt Ryan llevaba 300 pases sin lanzar una intercepción y rompió esa tendencia tan positiva regalando tres balones a los rivales. Los subcampeones se han recuperado mentalmente de la derrota tan trágica de la Super Bowl y vuelan con tres victorias en tres partidos pero no transmiten buenas sensaciones.

BROWNS 28-31  COLTS: El Quarterback rookie Deshone Kizer fue un digno rival con una gran actuación ante unos Colts que se impusieron gracias a la actuación de su lanzador Brisssett. El QB de Indianapolis tuvo una gran tarde incluyendo un Rushing Touchdown haciendo una ruleta para despistar a la defensa que quedará para los anales. Frank Gore y el rookie Hilton se impusieron por poco al ataque de Leslie y Johnson. Sin duda fue un gran partido, disputado hasta el final porque los Browns no se rindieron, obligando a los Colts a defender el resultado hasta los instantes finales.

BUCCANEERS 17-34 VIKINGS: Jameis Winston tuvo un día malísimo y entregó tres pases a los rivales. Las intercepciones fáciles y el ritmo ofensivo de los de Minnesota fue demasiado poderío para los de Tampa Bay que nunca amenazaron con alcanzar en el resultado a los Vikings. Los Buccaneers parecieron despistados en defensa toda la noche y concedieron balones en ataque, un cóctel perfecto para terminar el partido derrotado. Los bucaneros acabaron con la mitad de puntos que sus rivales en su visita al norte de Estados Unidos y dejaron evidencias de problemas más profundos que sólo la pérdida de un partido.

TEXANS 33-36 PATRIOTS: Brady volvió a agitar su varita mágica y desarboló a los Texans en un último cuarto mágico. El rookie Deshaun Watson volvió a demostrar que hay un QB de futuro. Su actuación con dos TD de precisión merecieron la victoria pero Watson no pudo con el GOAT de la NFL. Cuando Brady convoca a sus Wide Receivers y Tight Ends al akelarre patriota el mundo tiembla. Los Amendola, Gronkowski y Brandon Cook llevaron a los Patriots a su segunda victoria sobre la bocina con 4 recepciones consecutivas épicas que en Boston son simplemente otro día más en la oficina.

DOLPHINS 6-20 JETS: Los Jets acabaron con los Dolphins secándoles en defensa en los tres primeros cuartos. Tardó en abrirse el marcado pero al descanso ya iban ganando los Jets 0-10. Los Dolphins estuvieron tan inoperativos que marcaron su único Touchdown en la última jugada del partido. La tarde aciaga de Cutler (que regaló dos intercepciones) y los suyos tuvo colofón en la última jugada, ya que no lograron ni siquiera anotar el punto extra del Touchdown final.

GIANTS 24-27 EAGLES: Los Giants cayeron a pesar de que Odell Beckham Jr. volvió a carburar. Beckham logró su 300ª recepción de la mejor manera posible, de punteras logrando un Touchdown que metía a los Giants en un partido que perdían 0-14 en ese momento. El 301º balón recibido fue más espectacular aún con un touchdown a una mano, lleno de emoción y suspense. La gloria fue para el kicker Jake Elliott sin embargo. Los kickers tienen pocas oportunidades para la gloria pero logró los tres puntos que ganaron el partido para los Eagles. La paradoja es aún mayor porque pasó a la plantilla de 53 de los Eagles directo desde la Practice Squad (el equipo de once con el que entrenan los equipos) de los Bengals. De hecho el Field Goal ganador es el más largo en la historia del estadio de los Eagles.

SEAHAWKS 27-33 TITANS: Uno de los partidos más emocionantes fue la victoria de los Titans sobre los Seahawks que empezó lentó pero que tras un final de segundo cuarto trepidante se fue con un 7-6 a favor de los de Seattle, gracias al acelerón de Wilson y Graham antes del descanso. La conexión Graham-Wilson siguió funcionando en el tercer cuarto hasta que Mathews entró en juego logrando un Touchdown de potencia y habilidad yéndose de hasta tres defensas para anotar. Cambió la dinámica del partido. La defensa de los Seahawks, cansada por el tempo del primer tiempo, empezó a cometer errores y Mariota no dudó en castigarlos. Dos nuevos TD (impresionante el de Murray ganando a media defensa a la carrera) puso el partido 14-30. A pesar de marcar los Seahawks al principio del último cuarto y de acercarse al  final, a falta de 1:50, no tuvieron tiempo de intentar remontar el partido y la victoria se quedó en Tennessee.

BENGALS 24-27 PACKERS: Para los aficionados neutrales de la NFL es imposible no ser muy de Aaron Rodgers. El gun slinger de la liga nunca había ganado a los Bengals. Por fin lo consiguió; en overtime y mediante un field goal. Pero a él le vale con creces porque uno de sus pases estilo hail-mary son los que llevaron a los Packers a la zona de disparo desde la cual el Kicker de Green Bay ganó el partido.

CHIEFS 24-10 CHARGERS: Los Chiefs rompieron su record de victorias de división consecutivas llegando a las 12 victorias en un partido que pronto cogió color rojo. Los Chargers empezaron a hacer regalos pronto (dos intercepciones a Rivers) y Alex Smith lo castigó con dos Touchdowns en el primer cuarto. Los angelinos acortaron antes del descanso. Pero cuando parecía que podían meterse en el partido, Rivers lanzó su tercera intercepción del día antes del descanso. Los Chargers fueron incapaces de sumar puntos en el último cuarto y los Chiefs siguieron castigando con un Touchdown de Hunt corriendo 69 yardas en los dos minutos finales que cerraron el partido.

RAIDERS 10-27 REDSKINS: Los Redskins se merendaron a los Raiders y Carr cedió una intercepción en el primer drive. Regalaría dos balones más al rival. Cousins empezó a poner puntos en el marcador muy pronto y a los Raiders no les salió nada. Sin que funcionara el pase ni el Rushing, el tercer Touchdown de los Redskins en el tercer cuarto dejaba claro que el partido salvo debacle iba a ser de los Redskins. Sólo dos Fumbles le dieron una mínima oportunidad a los de Oakland de meterse en el partido pero no la aprovecharon del todo. Los californianos se volvieron de vacío con mal sabor de boca por la nula producción ofensiva.

COWBOYS 28-17 CARDINALS: El partido que cerró la jornada en el Monday Night Football se jugó en la madrugada del martes español. El duelo al sol de los QBs (Palmer y Prescott) tuvo claro color cardenal en el primer cuarto. Pero el liderazgo de Prescott jugándose el tipo en el primer TD de los suyos, espoleó a los de Dallas para acabar imponiéndose por su mejor ritmo ofensivo. El investigado Elliott (está pendiente de cumplir una sanción de 8 partidos por violencia doméstica) lideró el Rushing. Fitzgerald y Palmer no se rindieron y  llegaron a empatar el partido en el tercer cuarto. Pero el último cuarto fue Cowboy y decantó la victoria del lado tejano.

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados