NFL

article title

NFL: ‘Estado de pánico’

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Sólo dos semanas han hecho falta para que se declarase el estado de pánico en ciudades como Baltimore, Philadelphia, Seattle, Detroit o Indianapolis. Y es que, para muchos, estos cinco equipos eran algunos de los aspirantes al título esta temporada.

No todos los casos son iguales, ya que mientras que unos han perdido en partidos disputados contra rivales de entidad, otros están dejando unas sensaciones muy preocupantes. El caso es que, en una liga de 16 partidos, empezar con 0-2 hace que una nueva derrota en la semana 3 pueda acabar con las aspiraciones de estos equipos.

Los Ravens cayeron en el primer partido de la temporada ante unos Broncos con una defensa espectacular, una derrota con la que se podía contar. El problema fue que perdieron a su mejor hombre en defensa, Terrell Suggs, para toda la temporada.
 

 
Lo que no entraba en los planes de nadie era que perdiesen en Oakland, y menos aún que lo hiciesen recibiendo 37 puntos. Y a eso hay que añadir la duda del otro LB estrella del equipo, CJ Mosley, para recibir a los Bengals (2-0) en lo que puede ser el partido de inflexión de la temporada.

Si hay un equipo que sabe pelear semana a semana, no hay duda de que es este. El problema es que en una división tan dura como la AFC Norte, empezar a tres victorias de tu máximo rival puede dejarte muy tocado.

Más preocupante es el caso de los Eagles, que partían como un equipo casi imposible de parar en ataque y que han resultado ser la gran decepción de este inicio de temporada. El lamentable ataque de carrera, el miedo de Bradford, y el mal rendimiento del CB Byron Maxwell están haciendo temblar los cimientos del equipo de Kelly. A esto hay que añadirle la lesión de Kiko Alonso, que estaba siendo de lo mejor del equipo en defensa.

Lo más positivo es que no parece que haya ningún equipo que vaya a pasearse por la división, principalmente con las importantísimas lesiones sufridas por los Cowboys. Ya que aunque los Redskins estén siendo una sorpresa agradable y los Giants sean siempre una incógnita hasta mediada la temporada, no parece que la AFC Este se vaya a ganar con un gran récord.

Si los Eagles están siendo la gran decepción, qué decir de los Colts. Con las incorporaciones de Frank Gore y André Johnson parecían haberle dado a Luck lo poco que le faltaba en ataque para acaban todos los partidos en unos números muy altos de anotación. Cierto es, que tampoco se esperaba demasiado de la defensa, pero que los partidos los ganarían por el hecho de acabar con muchos puntos. La realidad es bien distinta, tanto contra los Bills como contra los Jets se vieron totalmente superados. El ataque no funciona y eso es mortal para este equipo.
 

 
Aun estando horribles no deberían de tener problemas para ganar en una AFC Sur que es, posiblemente, la división más floja de toda la NFL. Otra cosa son los playoffs…

Caso muy distinto es el de los Seahawks, dos derrotas ante Rams y Packers era algo con lo que no se contaba pero que tampoco debería de preocupar. Las sensaciones son algo dispares, hay ratos en los que parecen tan duros como siempre y otros donde son irreconocibles. Las bajas en la OL están afectando a las carreras de Lynch, y tampoco parece que estén sabiendo utilizar a Jimmy Graham, quien ya sabíamos que bloquea más bien poco pero que debería ser un arma importante en este ataque. En defensa parece que Thomas no está del todo bien y Chancellor se ha borrado en los dos primeros partidos a la espera de mejora en el contrato, aunque “Bam Bam” vuelve en la semana 3 en un partido en teoría asequible contra los Bears.

No se pueden permitir muchos tropiezos los de Pete Carroll si no quieren tener que acabar remontando como el año pasado. Y es que, los Cardinals han empezado muy fuertes y en la NFC las plazas de Wild Card se venden caras.

Los Lions no es que fuesen grandes favoritos, pero sí que parecían claros aspirantes a meterse en playoffs. Las bajas en defensa de esta temporada ya hacían pensar que serían menos agresivos, aunque con la recuperación de “Megatrón”, la adquisición de Abdullah y el buen momento de Golden Tate, muchos esperábamos que formaran un ataque temible. La realidad es que tras las dos primeras semanas están rindiendo muy por debajo de lo que se esperaba.

El principal problema que tienen es la división, sin duda la más dura de la NFC. Con unos Packers que siempre son favoritos y unos Vikings que pintan muy bien, no pueden dormirse o se encontrarán sin posibilidades de llegar a playoffs más pronto que tarde.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados