NFL

article title

NFL – Apostando por RGIII

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Han pasado ya varios días desde la Super Bowl 50 y, poco a poco, se ha ido pasando esa gran resaca hasta tal punto que parece que el football se va hasta dentro de muchos meses. Pese a que no volveremos a ver un partido hasta entrado el verano, los próximos dos meses son los más importantes del año en cuanto a gerencia de los equipos, ya que es cuando se forman las plantillas: unos jugadores son cortados, otros traspasados, muchos salen al mercado como agentes libres, otros tantos son renovados por sus equipos actuales, a alguno que otro le pondrán la etiqueta de jugador franquicia y, además, está el draft y todo lo que lo rodea.

Todo eso hace que desde hace unos días hayan empezado los movimientos en muchas franquicias de la NFL, donde se han visto los primeros cortes. Pero, sobre todo, han comenzado los rumores que, como casi siempre, se centran la figura del QB. Equipos como Broncos, Browns, Rams, 49ers, Eagles, Texans, Redskins no tienen asegurado quién será su titular en esta posición. En algunos casos porque no cuentan con los que tienen en plantilla y, en otros, porque tendrán que decidir si les merece la pena renovarlos teniendo en cuenta las cantidades que se están pagando.

Titulares como Sam Bradford, Brock Osweiler (no se cuenta con que siga Manning), Ryan Fitzpatrick o Kirk Cousins son los quarterbacks con más “caché” que salen al mercado este año. Aunque en la mayoría de los casos, sus equipos harán un esfuerzo por renovarlos y apostar así por alguien que conoce el sistema y el vestuario. Sin un QB de nivel realmente alto en el mercado ni opciones de elegir muy arriba en el draft, pocos se arriesgarán a no asegurar lo que tienen.
 

 

Pero hay un jugador que lleva un año en la sombra. Casi apartado de su equipo. Que fue número 2 del draft en 2012. Que ganó el Heisman Trophy en 2011. Que parece haber desaparecido del mapa. Pero que puede ser la gran bomba del año: hablo de Robert Griffin III. Sin haber jugado un solo partido en 2015 con los Redskins, donde ha pasado de ser el futuro de la franquicia a poco menos que repudiado, se espera que sea cortado antes del 9 de marzo. En caso contrario los de Washington tendrían que pagarle más de 16 millones, y teniendo en cuenta que han dejado de confiar en él, parece imposible que esto ocurra, incluso contando con que no lleguen a renovar a Cousins.

Parece que ya nadie recuerda la temporada que se marcó RGIII cuando llegó a la liga en 2012, promediando un QBR por encima de 100, metiendo a los Redskins en playoffs, y ganando el premio al rookie ofensivo del año. Es cierto que no ha vuelto a ser el mismo desde entonces, que las lesiones en de rodilla han sido un calvario (¡Ay Shanahan!…quien te mandaría a meterlo de nuevo en el campo aquel día…), y que su actitud tampoco le ayudado demasiado. Lo cierto es que RGIII acaba de cumplir 26 años y tiene calidad para ser un QB más que decente en esta NFL. Además, el hecho de que haya pasado toda esta temporada sin jugar un solo snap, pero haya estado en la banda en cada uno de los partidos como uno más, o que no haya habido ninguna declaración controvertida o noticia extra-deportiva en todo ese tiempo puede dar a entender que le ha servido para madurar. Al menos a mí me parece un hecho bastante significativo.
 

 
Teniendo en cuenta que va a quedar libre y nadie sabe cuál es el nivel actual de RGIII, el escenario más probable es un contrato de un año con un salario bajo (para un QB). Esto haría que el equipo que lo contratase no corriese ningún riesgo si le saliese mal y que Griffin pudiese ganarse un gran contrato al año siguiente si demuestra estar a buen nivel esta temporada.

En pocas semanas sabremos cuál será el futuro de RGIII y ojalá pueda demostrar lo buen jugador que es. Si ese físico está bien, y esa cabeza se ha asentado… puede ser una de las sensaciones de la temporada.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados