NBA

article title

NBA: Los Rockets despiden a Kevin McHale

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El irregular inicio de los Rockets se ha cobrado su primera víctima: Kevin McHale ha sido despedido de su puesto como entrenador jefe de la franquicia. Su lugar lo ocupará su asistente J.B. Bickerstaff, hijo del actual asistente de los Lakers Bernie Bickerstaff. Tras perder 7 de sus primeros 11 partidos Daryl Morey ha decidido cortar por lo sano, y quizá un cambio en el banquillo haga despertar a los apáticos Rockets que hemos visto en este inicio de temporada.

La situación, aunque bien es cierto que no llevamos ni un mes de temporada, era preocupante. El equipo comenzó la temporada rompiendo un record negativo de la historia de la NBA. Ningún equipo había comenzado el curso perdiendo sus 3 partidos por más de 20 puntos. Al batacazo en el debut contra Denver en casa, siguieron una clara derrota ante los Warriors y el colapso que el equipo sufrió en Miami, cuando acabaron perdiendo por 20 un partido en el que iban ganando por 21, encajando un parcial de 65-24 en los 2 últimos cuartos. Tras este desastroso inicio, el equipo pareció recuperarse un poco con 4 victorias que pese a lo ajustadas que fueron, parecían enderezar el rumbo del equipo. James Harden anotó 37, 28, 43 y 46 puntos en las victorias frente a Oklahoma, Orlando, Sacramento y Los Angeles Clippers.

Tras este amago de remontada, el desastre se ha vuelto a adueñar de los Rockets esta semana. Cuatro derrotas consecutivas ante rivales a priori bastante fáciles (a destacar la derrota contra los Mavericks, en los que no jugaron ni Nowitzki, ni Parsons, ni Matthews; y otra derrota en casa contra unos Brooklyn Nets que aún no habían ganado ningún partido) han vuelto a sacar al equipo de la zona de playoffs y a sumirlo de nuevo en la crisis.

Las causas de esta debacle son varias. La primera, una ya habitual, los problemas de salud de Dwight Howard. El pívot se ha perdido 4 partidos ya, y cuando juega no lo hace al 100%, lo que lastra mucho al equipo en ataque y en defensa. Además, Donatas Montejunas está lesionado para toda la temporada, y el teórico ala-pívot titular, Terrence Jones, también está teniendo problemas físicos en este inicio. Esta ausencia de interiores ha obligado a McHale a usar como equipo titular un smallball en el que el recién llegado Marcus Thornton ha pasado a ser titular, junto a Lawson, Harden, Ariza y Howard/Capela. El estado de forma de Harden también les ha pasado factura en muchos partidos. Está promediando un 37,2% en tiros de campo y un terrible 26,2% en triples (incluyendo un 0 de 10 contra Miami, un 2 de 11 contra Orlando y un 1 de 10 contra Golden State). El éxito de los Rockets el año pasado se basó en el tremendo año que hizo La Barba, y sin él jugando a un nivel espectacular, Houston baja mucho sus prestaciones.

¿Se rompió el amor de tanto usarlo? | Getty Images

¿Se rompió el amor de tanto usarlo? | Getty Images

El gran fichaje de este verano, Ty Lawson, tampoco está funcionando como se espera de él. Llegó con la etiqueta de gran director de juego y está promediando menos asistencias que Harden, además de estar tirando aún peor que él. En realidad, nadie está tirando bien en el equipo. Con un 42.1% de acierto como equipo, solo Lakers, Pistons, Grizzlies y 76ers están lanzando a canasta peor que Houston. En defensa, también están entre los 5 peores equipos de toda la NBA.

McHale cargó contra sus jugadores después del que sería su último partido como técnico de los Rockets: “O juegas, o pones excusas. Si estas poniendo excusas, no piensas en lo que estás haciendo. Hasta que ellos puedan hablar unos con otros para decirse “hey, esto fue culpa mía”, no empezaremos a jugar bien. En los equipos funcionales, te acabas dando cuenta de todo lo que tu oponente hace contra ti. En los equipos disfuncionales, los jugadores se culpan unos a otros. No podemos jugar al juego de las culpas. Tenemos que arreglar esto”. McHale también se refirió en partidos anteriores a la falta de esfuerzo de sus hombres, y a una mala actitud defensiva que debían cambiar. Este vídeo de la terrible defensa de Harden contra Dallas es buena prueba de ello.

Ayer la plantilla tuvo una reunión solo para jugadores. En Sacramento les funcionó bien, después de que DeMarcus Cousins y los suyos se reunieran, los Kings están imbatidos y han ganado 4 partidos seguidos. Tras esta reunión, el general manager no ha esperado a ver los resultados, ha despedido fulminantemente al entrenador.

Algunas voces apuntan a que los jugadores podrían estar haber estado “haciéndole la cama” a McHale. El técnico, ex jugador de los Celtics tiene muy buena prensa en Estados Unidos, y los periodistas locales culpan de la crisis de los Rockets enteramente a los jugadores. Nunca lo sabremos con seguridad, pero si con el nuevo entrenador los Rockets empiezan a ganar partidos otra vez, la hipótesis de que la crisis del equipo fue causada por los jugadores para echar a McHale cobrará más fuerza que nunca.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados