Atlético

article title

Nadie es imprescindible… ¿o sí?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Hay gente que cree que un equipo es lo que es por los jugadores que lo forman, y no les falta razón, pero ¿por el nombre?

Cuántas veces hemos escuchado en un estadio, en una conversación de fútbol con tus amigos en el bar o en el trabajo, entre otros, la frase: “¡ese no merece vestir la camiseta, que se vaya ya!”. Muchas. Y cada vez más.

Estamos en un momento en el que el fútbol y el mercado de fichajes se han vuelto completamente locos. La mayoría de jugadores van de un lado a otro, sin importarle la camiseta que vistan y sí los números que engordan su cuenta bancaria año tras año. Se perdió, hace tiempo, lo que significa el sentimiento de pertenencia a un club, a tu club. O, mejor dicho, solo muy pocos saben apreciarlo.

Hace poco hacía memoria junto a un amigo de los jugadores que han pasado por el Atlético de Madrid en los últimos 17 años. Perdimos la cuenta de los nombres que contamos; unos dejaron más huella que otros, pero todos fueron importantes. Y en esa conversación, que solo dos auténticos locos del fútbol podían tener, nos dimos cuenta de una curiosidad: desde que llegó Simeone apenas ha habido cambios en la plantilla.

Muchos estaréis de acuerdo en que cuando se fueron jugadores tan importantes como Futre, el mismo ‘Cholo’, Kiko Narváez o Pantic del club rojiblanco, la mayoría de la gente pensó: “¿y ahora qué hacemos? ¿quién vendrá?”. Posiblemente, por la situación del Atleti en ese momento y por ser lo que ha sido y es, una de las salidas más sonada, triste y alarmante fue la de Fernando Torres al Liverpool. En 2007, una parte de la afición creyó que, con la salida de Fernando, el Atleti caería en picado ya que la pieza fundamental del equipo cambió el Calderón por Anfield. ¿Y qué ocurrió? Que el Atleti comenzó su escala hasta convertirse en uno de los equipos más importantes de Europa a base de trabajo. Misma historia que cuando los goleadores Forlán, Agüero o Falcao dejaron el club rojiblanco para tomar otro camino. Pero no, los jugadores van y vienen sin ser nadie imprescindible… o casi nadie.

Estamos de acuerdo en que la historia de un equipo de fútbol se compone a base de estadísticas, números, datos, goles… que sin los jugadores no serían posibles. Pero también es sabido que esto, a lo largo del tiempo, cae en el olvido. Lo que realmente se guarda en el recuerdo con cariño son las personas que en cada partido se han dejado el alma por su camiseta. Pocos recuerdan datos; muchos guardan jugadas, momentos de tensión, de sacar la rabia, gritar al compañero, de euforia, de enfados y de pelear cada balón. Sobre todo, de pelear cada balón. Eso lo que queda y es lo que debe quedar, porque los imprescindibles no entienden de datos pero sí de lucha.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados