Polideportivo

article title

Nadal y Moyá, un binomio de números 1

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Eran demasiadas las voces que lo recomendaban. Desde hace un par de temporadas parecía necesario que se añadiera otra figura al cuerpo técnico de Rafa Nadal, encabezado por su tío Toni y Francis Roig.

Esa figura, por fin, ha llegado. Tras llevar al gigante Milos Raonic al tercer escalafón del tenis mundial, Carlos Moyà será uno de los entrenadores de Nadal a partir de 2017. Quién sabe si la aparición de Moyà era la que necesita en estos momentos Rafa. La pelotita dirá. Un Rafa en su mayor crisis de resultados desde que se hizo profesional y sin olvidar nunca las lesiones.

Sobre el papel, la unión entre dos de las únicas tres raquetas españolas capaces de ser números uno mundial parece ilusionante. Cabe recordar que Moyà siempre fue el ídolo tenístico de Nadal. Tal era el respeto que Rafa le profesaba que la primera vez que coincidieron, teniendo él 12 años, no se atrevió a mirarle.

La historia no queda ahí. Cuatro años más tarde, Nadal, de 16 años, ganó al top 10 Moyà en el circuito ATP. Lejos de sentir como su gran legado podía ser vulnerado, Carlos ha ayudado a Rafa desde sus inicios y les une una gran amistad.

Volver a levantar trofeos de Grand Slam es el principal objetivo. En el repertorio del ex tenista mallorquín se incluía un gran servicio y la facilidad por subir a la red. Dos factores en los que el juego del campeón de 14 Grand Slams puede pulirse. La experiencia que ha ganado entrenando a Raonic este año puede ser muy positiva.

Murray con Lendl, Djokovic con Becker, Federer con Edberg y, ahora, Nadal con Moyà. Todos los miembros del Big4 han optado, en un momento u otro de sus carreras, por añadir a su equipo de trabajo al ídolo de su infancia.

Quién mejor que tu espejo a seguir para recomendarte el camino a tomar. El 2017 tenístico suena trepidante.

Sólo pido una cosa. Espero que el binomio Nadal-Moyà nos haga ver la imagen que a muchos nos encanta. Rafa mordiendo copas.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados