Tenis

article title

Nadal, entre los tres más grandes

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

A sus 27 años, y tras recuperarse de la tendinitis en la rodilla que le dejó en el dique seco durante gran parte de 2012, Nadal se ha repuesto y de qué manera. El tenista manacorí está arrollando en 2013, donde ha conseguido siete títulos de nueve torneos en los que ha participado, cayendo sólo en Viña del Mar y en Mónaco, ambos en la final, ante Horacio Zeballos y Novak Djokovic respectivamente.

Su colección de triunfos en torneos de Gran Slam aumentó en Paris hasta la docena, logrando su octavo Roland Garros, algo que hasta la fecha nadie había conseguido, ocho grandes de un mismo torneo. Rafa pasó al olimpo de los elegidos, sino lo estaba ya. Ahora, por delante de él solo quedan dos leyendas del tenis, Pete Sampras, con 14 títulos de Gran Slam y el hegemónico Roger Federer con 17. Rafa es además el segundo tenista más joven en conseguir 12 títulos de Gran Slam, por detrás del suizo, habiendo tardado 27 años y 6 días –Roger los ganó con 26 años y 36 días-. Rafa ha asegurado que “los 17 de Federer están a años luz”, pero la palabra imposible no puede ir nunca unida al apellido Nadal. El tenista español ha sabido reivindicarse en todo momento, levantándose cuando muchos lo daban por acabado, sacando golpes inverosímiles que le han hecho ser el rey de la tierra batida, un monstruo difícil de parar allá por donde va.

En su currículum, además de los ocho Roland Garros aparecen dos Wimbledon, un Open de Australia, un Abierto de EEUU y 24 triunfos en Masters 1000, siendo el tenista que más títulos de este tipo ha levantado en la historia, por delante de Federer con 21 y de Agassi con 17.

La rodilla le está dando una tregua, parece haberse recuperado de pleno de sus problemas, pero ahora llega la hierba, un cambio radical que no será sencillo para Rafa. Se ha caído del torneo de Queen’s, donde solía ser un habitual, pero su cuerpo le ha dicho basta. Antes de Wimblendon habrá una pequeña aclimatación en tierras inglesas, pero sin disputar ningún torneo oficial. Es un cambio drástico, pero la salud es lo primero, y más tras todo lo que ha sufrido. Para estar en lo más alto hay que cuidarse, y el español ha aprendido la lección.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados